El ma­tri­mo­nio víc­ti­ma de una agre­sión ho­mó­fo­ba en San­tia­go me­di­ta mu­dar­se a otra ciu­dad

Ase­gu­ran que las he­ri­das psí­qui­cas son peo­res que las fí­si­cas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - XURXO MEL­CHOR

Ro­ber­to Bass y An­to­nio Roldán, el ma­tri­mo­nio víc­ti­ma de una agre­sión ho­mó­fo­ba en San­tia­go, es­tán muy agra­de­ci­dos por las mu­chas mues­tras de apo­yo re­ci­bi­das. De su ca­so has­ta se ha­bló en el Par­la­men­to de Ga­li­cia y to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas les han mos­tra­do su apo­yo y so­li­da­ri­dad. Hoy mis­mo hay con­vo­ca­da una concentración de apo­yo en la pla­za del Obra­doi­ro. Sin em­bar­go, ellos quie­ren ol­vi­dar lo su­ce­di­do lo an­tes po­si­ble y han lle­ga­do a la con­clu­sión de que les cos­ta­rá más si si­guen en Com­pos­te­la. Por eso me­di­tan mu­dar­se a otra ciu­dad y de­jar to­do es­te asun­to atrás. Una idea que ya ha­bían me­di­ta­do en al­gu­na otra oca­sión y que aho­ra co­bra fuer­za. «To­do de­pen­de­rá de como evo­lu­cio­ne An­to­nio, mais el es­tá mal e se se­gue así cre­mos que o me­llor se­rá mar­char», ex­pli­ca Ro­ber­to, su ma­ri­do.

Fue Roldán el que su­frió los pu­ñe­ta­zos y el que ca­si no pue­de ha­blar por­que tie­ne la bo­ca muy do­lo­ri­da. Pe­ro la reali­dad es que a ellos les due­len más las he­ri­das «psí­qui­cas» que les ha cau­sa­do es­te tris­te in­ci­den­te que las fí­si­cas. No obs­tan­te, ad­mi­ten es­tar «or­gu­llo­sos y emo­cio­na­dos» por to­das las mues­tras de apo­yo y afec­to re­ci­bi­das des­de to­da Ga­li­cia y Es­pa­ña.

La idea de mar­char­se de San­tia­go se de­be tam­bién a que se han per­ca­ta­do de que es­ta no era la pri­me­ra vez que su­frían una agre­sión ho­mó­fo­ba por par­te de la mis­ma per­so­na. Se­gún re­la­ta Ro­ber­to Bass, «o agre­sor dí­xo­lle a An­to­nio que xa o amea­za­ra dou­tra vez. El nin se lem­bra­ba, por­que non o co­ñe­cía, pe­ro hou­bo un­ha vez na que un ho­me, que de­be ser o mes­mo, lle pu­xo ta­mén un pa­ra­ugas no pes­co­zo e o in­ti­mi­dou».

La agre­sión se pro­du­jo el pa­sa­do lu­nes a las 21 ho­ras. An­to­nio Roldán iba a com­prar al su­per­mer­ca­do de la ca­de­na Fa­mi­lia de la com­pos­te­la­na ca­lle Ga­le­ras y cuan­do se dis­po­nía a de­jar a su pe­rro ata­do en la puer­ta se dio cuen­ta de que ha­bía otro ani­mal suel­to. En­tró en el lo­cal pa­ra re­cri­mi­nar al due­ño del can que no lo hu­bie­se ata­do y, se­gún de­nun­cia­ron, el hom­bre que les agre­dió sal­tó por en­ci­ma de una ca­ja re­gis­tra­do­ra y sin me­diar pa­la­bra em­pe­zó a pe­gar­le.

Pe­se a que el de­to­nan­te del in­ci­den­te fue­se una dis­cu­sión por los pe­rros, Ro­ber­to Bass tie­ne muy cla­ro de que la cau­sa de es­ta agre­sión no es otra que la ho­mo­fo­bia aún exis­ten­te en una par­te de la so­cie­dad «a la que no lle­ga­mos, no in­tere­sa­mos e in­clu­so ni nos en­tien­de ni preo­cu­pa­mos ni con­si­de­ra». En un co­mu­ni­ca­do pu­bli­ca­do en su per­fil de la red so­cial Fa­ce­book ase­gu­ra ade­más que es­tos he­chos no su­ce­de­rían si no exis­tie­se un ma­chis­mo la­ten­te en par­te de la so­cie­dad al que con­si­de­ra el res­pon­sa­ble de que aún ha­ya «agre­sio­nes homófobas, mu­je­res ase­si­na­das por su pa­re­ja, ma­rio­ne­tas te­rro­ris­tas y to­do lo que estamos vi­vien­do en es­tos úl­ti­mos años».

La concentración de apo­yo al ma­tri­mo­nio víc­ti­ma de la agre­sión ho­mó­fo­ba ha si­do con­vo­ca­da por el co­lec­ti­vo Ul­treia LGTBI. Ade­más, el coor­di­na­dor del gru­po 7 Co­res Com­pos­te­la, Gon­za­lo Diz, que es tam­bién miem­bro del PS­deG-PSOE lo­cal, pre­gun­tó ayer al Concello com­pos­te­lano si va a per­so­nar­se como acu­sa­ción par­ti­cu­lar en el ca­so, que ha re­caí­do en el juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 3 de San­tia­go, cu­yo ti­tu­lar es el ma­gis­tra­do An­drés La­go Lou­ro.

Aunque el juez aún no ha da­do nin­gún pa­so, el re­co­rri­do ló­gi­co que se­gui­rá el asun­to en los juz­ga­dos se­rá el de lla­mar a de­cla­rar en ca­li­dad de in­ves­ti­ga­dos a los pre­sun­tos agre­so­res y en la de tes­ti­gos tan­to a los agre­di­dos como a todos los que pre­sen­cia­sen el in­ci­den­te.

Ro­ber­to y An­to­nio, en una fo­to­gra­fía col­ga­da en una red so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.