El em­pre­sa­rio se­cues­tra­do du­ran­te seis días blin­dó su ca­sa y ase­gu­ra que tie­ne mie­do a sa­lir a la ca­lle

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - AL­BER­TO MAHÍA

El em­pre­sa­rio de Cam­bre Abel Dié­guez re­cor­dó ayer en la Au­dien­cia Pro­vin­cial de A Co­ru­ña que per­ma­ne­ció seis días en­ce­rra­do en un gal­pón, ha­cien­do sus ne­ce­si­da­des en un cu­bo y con­ven­ci­do de que en cual­quier mo­men­to iban a en­trar a ma­tar­lo. Pe­ro las ocho per­so­nas acu­sa­das por ello o no lo sa­bían o es­ta­ban ahí por­que te­mían por sus vi­das. El ma­tri­mo­nio sep­tua­ge­na­rio pro­pie­ta­rio del lu­gar, que dor­mía y ha­cía vi­da a unos me­tros del cha­mi­zo don­de es­ta­ba re­te­ni­da la víc­ti­ma pen­sa­ban que es­ta­ba allí por vo­lun­tad pro­pia, se­gún de­cla­ra­ron. Su hi­ja Isa­bel, que tam­bién re­si­día en la ca­sa jun­to a un hi­jo de 14 años, di­jo que cre­yó a su pa­re­ja cuan­do le di­jo que Abel se en­con­tra­ba en el gal­pón por­que te­nía pro­ble­mas con su mu­jer y les ha­bía pe­di­do pa­sar tres días allí. La pa­re­ja de es­ta mu­jer, Jo­sé Ma­nuel Me­ju­to, ase­gu­ró que par­ti­ci­pó en el se­cues­tro por­que te­nía mie­do a que su her­mano Je­sús lo ma­ta­se. Es­te no so­lo lo nie­ga, sino que afir­ma que fue en­ga­ña­do por el res­to, que él so­lo que­ría dar­le una pa­li­za. Su hi­jo se pre­sen­ta como víc­ti­ma al ase­gu­rar que en to­do mo­men­to pe­día que lo li­be­ra­ran y que no le ha­cían ca­so. Los ami­gos su­pues­ta­men­te con­tra­ta­dos pa­ra vi­gi­lar a Abel di­je­ron al tri­bu­nal que es­ta­ban ame­na­za­dos por Je­sús Me­ju­to y que tra­ta­ron al se­cues­tra­do como si es­tu­vie­ra en un ho­tel.

En re­su­men, que na­die se sien­te cul­pa­ble ni creen me­re­cer pa­sar en­tre 10 y 13 años en pri­sión, tal y como pi­de la Fis­ca­lía. Han lle­ga­do a de­cir in­clu­so que el se­cues­tra­do po­día ha­ber hui­do cuan­do qui­sie­ra. Pe­ro en­ton­ces ha­bló Abel Dié­guez y pu­so a ca­da uno en su si­tio. Ase­gu­ró que por mu­cho que aho­ra di­gan las ocho per­so­nas sen­ta­das en el ban­qui­llo, to­das ellas par­ti­ci­pa­ron en el se­cues­tro. El em­pre­sa­rio, que afir­mó que des­de en­ton­ces su vi­da ha cam­bia­do por com­ple­to, con mie­dos y te­rror a que­dar con gen­te, ex­pli­có al tri­bu­nal que ca­da uno de ellos te­nía su mi­sión. Las mu­je­res le ha­cían la co­mi­da y se la ser­vían, apar­te de lim­piar de vez en cuan­do el cu­bo don­de ha­cía sus ne­ce­si­da­des. In­clu­so la pri­me­ra no­che lo vi­gi­la­ron jun­to a otros dos cus­to­dios. Pe- ro quie­nes pa­re­cía que lle­va­ban la voz can­tan­te eran Je­sús Me­ju­to, su her­mano Jo­sé Ma­nuel y su hi­jo, que en­ton­ces te­nía ape­nas 18 años. Fue­ron ellos los que más lo ame­na­za­ron, jun­to a sus com­pin­ches. Uno de ellos, Mi­gué­lez, le pe­gó con la pis­to­la en la ca­be­za y lo ató pa­ra me­ter­lo en el ma­le­te­ro. El otro era quien lo vi­gi­la­ba ca­si siem­pre.

«Es­ta­ba con­ven­ci­do de que me iban a ma­tar», ase­gu­ró el em­pre­sa­rio, que en una oca­sión los es­cu­chó dis­cu­tir. Unos de­cían que ha­bía que pe­gar­le un ti­ro y otros que no. Pe­ro todos lo ame­na­za­ron de muer­te. Quien lo ci­tó en un mon­te de Aran­ga en enero del 2014 fue Je­sús Me­ju­to, di­jo. Y allí vio al res­to de la ban­da. Lo me­tie­ron a gol­pes en el ma­le­te­ro de un co­che y lo lle­va­ron a una ca­sa en Lu­go. Al día si­guien­te, ya lo tras­la­da­ron a un gal­pón en Xar (La­lín), don­de es­tu­vo seis días an­tes de que la Guar­dia Ci­vil lo li­be­ra­ra.

¿Có­mo se en­cuen­tra aho­ra? «Ten­go mie­do a sa­lir de ca­sa. Me cam­bié de ca­sa y gas­té mi­llón y me­dio (de pe­se­tas) en la se­gu­ri­dad», afir­mó. Apar­te de de­cla­rar­se arre­pen­ti­dos, la ma­yo­ría di­jo ha­ber par­ti­ci­pa­do por­que te­nían mie­do a que el ca­be­ci­lla los ma­ta­se.

PA­CO RODRÍGUEZ

Una par­te de los acu­sa­dos, ayer, en el juz­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.