Po­ner en or­den la in­dus­tria fi­nan­cie­ra

Ma­nuel La­go

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Si el prin­ci­pal ban­co del país más fia­ble del mundo pierde el 40 % de su va­lor en ape­nas un mes y me­dio, la pre­gun­ta no es si hay un problema, sino cuán­to de gran­de es ese problema. El Deuts­che Bank es el pri­mer ban­co de Ale­ma­nia y esa caí­da en lo que lle­va­mos de año se su­ma a una ra­cha ne­ga­ti­va que en los úl­ti­mos do­ce me­ses se lle­vó por de­lan­te el 61 % de su ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til. Aso­mar­se a la bol­sa es­tos días da mie­do, en­tre otras co­sas por la sen­sa­ción de que es­ta pe­lí­cu­la ya la he­mos vis­to... ha­ce ocho años.

El sis­te­ma fi­nan­cie­ro vuel­ve a es­tar en el pun­to de mi­ra. No so­lo los ban­cos de los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos, Gre­cia o Ita­lia. El ma­yor ni­vel de in­cer­ti­dum­bre es­tá so­bre el gi­gan­te ale­mán, que en un co­mu­ni­ca­do de ur­gen­cia emi­ti­do en la no­che del pa­sa­do lu­nes in­ten­ta­ba con­ven­cer a los in­ver­so­res de que va a ser ca­paz de cum­plir con sus com­pro­mi­sos de pa­go en los pró­xi­mos me­ses.

El fun­da­men­to del ne­go­cio ban­ca­rio es la con­fian­za y cuan­do es­ta se po­ne en du­da, cuan­do em­pie­za la es­tam­pi­da no hay for­ma de pa­rar­la. El des­agra­da­ble olor a Leh­man Brot­hers vuel­ve a re­vo­lo­tear por los par­qués. De na­da sir­ven los co­mu­ni­ca­dos, ni los gol­pes de pe­cho, ni los pa­ri­pés de los test de es­trés, ni la su­pues­ta vigilancia de la Au­to­ri­dad Ban­ca­ria Eu­ro­pea, el nue­vo su­per­vi­sor úni­co del sec­tor. Por­que lo que es­tá en cues­tión no es la sa­lud de al­gu­nos ban­cos en par­ti­cu­lar, lo que es­tá en du­da es la sol­ven­cia del con­jun­to del sis­te­ma fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal.

Y hay mo­ti­vos pa­ra ello, por­que cuan­do sal­tó por los ai­res en el 2008, los Es­ta­dos acu­die­ron rau­dos a su res­ca­te, con mi­les de mi­llo­nes de eu­ros o de dó­la­res que sa­lie­ron de nues­tros bol­si­llos, pe­ro no se apro­ve­chó la oca­sión pa­ra lim­piar la enor­me can­ti­dad de ba­su­ra que car­co­me al sis­te­ma y que anida en el ba­lan­ce de las en­ti­da­des más gran­des.

No es fá­cil sa­ber de lo que estamos ha­blan­do en una ac­ti­vi­dad tan opa­ca, con tan­tas zo­nas de som­bra y con tan­to ar­ti­fi­cio, pe­ro se cal­cu­la por di­ver­sas fuen­tes que en el mundo hay 700 bi­llo­nes de dó­la­res en «de­ri­va­dos fi­nan­cie­ros», pro­duc­tos com­ple­jos que se cons­tru­yen como un cas­ti­llo de nai­pes so­bre las ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras or­di­na­rias, como un cré­di­to hi­po­te­ca­rio, por ejem­plo. Y una par­te —¿cuán­to?— de esa enor­me mon­ta­ña fi­nan­cie­ra son pro­duc­tos que no se co­rres­pon­den con su va­lor en los ba­lan­ces, ac­ti­vos tó­xi­cos los lla­má­ba­mos en el 2008 ha­blan­do de los pa­que­tes de de­ri­va­dos cons­trui­dos so­bre las hi­po­te­cas sub­pri­me.

Se­gún un in­for­me de la or­ga­ni­za­ción Attac, la ex­po­si­ción del Deuts­che a es­tos de­ri­va­dos fi­nan­cie­ros es de 75 bi­llo­nes de dó­la­res, una ci­fra tan enor­me que re­sul­ta de di­fí­cil com­pren­sión, pe­ro pa­ra ha­cer­nos una idea de su di­men­sión mul­ti­pli­ca por vein­te ve­ces el PIB de Ale­ma­nia.

La hi­per­tro­fia de una in­dus­tria fi­nan­cie­ra que ac­túa de for­ma glo­ba­li­za­da y des­re­gu­la­da —con múl­ti­ples áreas de som­bra— es un ries­go per­ma­nen­te pa­ra la economía real, pa­ra las em­pre­sas y las fa­mi­lias. Lle­va­mos ya ca­si tres dé­ca­das con epi­so­dios de cri­sis fi­nan­cie­ras que cam­bia­ron de país o de con­ti­nen­te y que en el 2008 se ex­ten­die­ron al con­jun­to de paí­ses desa­rro­lla­dos, una ines­ta­bi­li­dad in­so­por­ta­ble que ame­na­za al con­jun­to del pla­ne­ta y que so­lo se re­sol­ve­rá cuan­do los Es­ta­dos se de­ci­dan a po­ner co­to a los des­ma­nes de una ín­fi­ma mi­no­ría de pri­vi­le­gia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.