¿Qué en­gran­de­ce a los paí­ses?

Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Pa­ra el doc­tor Alfonso Cas­tro Bei­ras, in me­mo­riam.

Do­mi­na­da la vi­da so­cial, como es­tá, por la po­lí­ti­ca, aquí y en to­das par­tes —aunque en Es­pa­ña, es cier­to, es­ta se dis­tin­ga por ha­ber­se en­ca­na­lla­do has­ta ex­tre­mos de de­li­rio— he­mos lle­ga­do a creer a pies jun­ti­llas en la im­por­tan­cia sus­tan­cial de he­chos po­lí­ti­cos que, vis­tos en pers­pec­ti­va, son inanes; y, co­rre­la­ti­va­men­te, a des­pre­ciar he­chos so­cia­les de una enor­me tras­cen­den­cia pa­ra el fu­tu­ro del país.

¿Qué re­le­van­cia tie­ne se­guir al mi­nu­to lo que di­cen o ha­cen hoy Igle­sias o Ri­ve­ra, que per­fec­tí­si­ma­men­te pue­den de­cir o ha­cer ma­ña­na lo con­tra­rio y pa­sa­do lo con­tra­rio de lo con­tra­rio? ¿Cuán­to in­flui­rá en nues­tras vi­das la ¡ubi­ca­ción del des­pa­cho! en que se re­uni­rán en el Con­gre­so Sán­chez y Ra­joy? ¿Me­re­cen el es­pa­cio pú­bli­co que se les de­di­ca dia­ria­men­te las ba­la­dro­na­das de Puig­de­mont o las lu­chas in­tes­ti­nas de la CUP, que tie­ne me- nos mi­li­tan­tes que tra­ba­ja­do­res al­gu­nos hos­pi­ta­les? To­do ello es, sin du­da, pres­cin­di­ble: no lo es, sin em­bar­go, sa­ber cuál se­rá el signo de nues­tro pró­xi­mo Go­bierno, pues en ello nos va en gran­dí­si­ma me­di­da el por­ve­nir

Por eso, que na­die pon­ga en mi bo­ca lo que de las pre­gun­tas an­te­rio­res no ca­be de­du­cir: que la po­lí­ti­ca es al­go irre­le­van­te. La his­to­ria de­mues­tra con una con­tun­den­cia irre­ba­ti­ble lo con­tra­rio: que la bue­na po­lí­ti­ca es ab­so­lu­ta­men­te in­dis­pen­sa­ble pa­ra que los paí­ses con­si­gan avan­zar y me­jo­rar; y que la ma­la em­peo­ra, en oca­sio­nes has­ta ex­tre­mos in­sal­va­bles, las po­si­bi­li­da­des de que la so­cie­dad con­tri­bu­ya a ha­cer avan­zar con sus es­fuer­zos el bien pú­bli­co.

Pe­ro, con­tra lo que a sim­ple vis­ta pu­die­ra pa­re­cer, y con­tra lo que ca­bría de­du­cir de la for­ma en que mu­chos po­lí­ti­cos ac­túan a dia­rio, tam­bién —y, en mu­chas oca­sio­nes so­bre to­do—, con­tri­bu­yen a la «fe­li­ci­dad de la na­ción» (se­gún la ex­pre­sión in­su­pe­ra­ble de la Cons­ti­tu­ción de Cá­diz) el buen ha­cer, la res­pon­sa­bi­li­dad y el sen­ti­do del de­ber de sus mé­di­cos y su per­so­nal sa­ni­ta­rio en ge­ne­ral; de sus em­pre­sa­rios; de sus pro­fe­so­res; de sus co­mer­cian­tes; de sus pe­rio­dis­tas y es­cri­to­res; de sus in­ves­ti­ga­do­res; de sus ar­tis­tas; de sus tra­ba­ja­do­res ma­nua­les, sea cual sea la ac­ti­vi­dad que desa­rro­llen; de su bu­ro­cra­cia ad­mi­nis­tra­ti­va; de sus fuer­zas de se­gu­ri­dad y sus ejér­ci­tos; y, en fin, de sus or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les de to­do ti­po.

La in­men­sa ma­yo­ría de las per­so­nas con­cre­tas, con nom­bres y ape­lli­dos, que con­for­man esos gru­pos son po­co o na­da co­no­ci­dos pa­ra la so­cie­dad a la que sir­ven, fue­ra de sus ám­bi­tos pro­fe­sio­na­les, pe­ro rea­li­zan una la­bor esen­cial e in­sus­ti­tui­ble pa­ra que aque­lla fun­cio­ne de ver­dad y sus pro­ble­mas de ca­da día se re­suel­van: la sa­lud, la edu­ca­ción, el tra­ba­jo, la in­for­ma­ción, el ocio, la se­gu­ri­dad, to­do lo que nos per­mi­te dis­fru­tar de nues­tra vi­da.

En­tre esas per­so­nas ocu­pa­ba un des­ta­ca­dí­si­mo lu­gar el doc­tor Alfonso Cas­tro Bei­ras, que­ri­do ami­go a quien hoy tan­tos re­cor­da­mos. Con to­do el afec­to, ad­mi­ra­ción y gra­ti­tud que él me­re­cía. Des­can­se en paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.