Lec­cio­nes del Su­pre­mo so­bre el «Pres­ti­ge»

Al­bino Pra­da

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

La re­cien­te anu­la­ción por par­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo de as­pec­tos muy re­le­van­tes de la sen­ten­cia de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de A Co­ru­ña de no­viem­bre del 2013, acla­ra muy mu­cho la ca­li­fi­ca­ción de los he­chos y res­pon­sa­bi­li­da­des aso­cia­dos a las ca­tas­tró­fi­cas ma­reas ne­gras pro­du­ci­das en no­viem­bre del 2002 en el nau­fra­gio del bu­que Pres­ti­ge.

Lo pri­me­ro que ha­ce es co­rre­gir la ca­li­fi­ca­ción de con­duc­ta arries­ga­da del ca­pi­tán y de los ar­ma­do­res por la de «un de­li­to im­pru­den­te con­tra el me­dio am­bien­te en la mo­da­li­dad agra­va­da de de­te­rio­ro ca­tas­tró­fi­co» (p. 69), una im­pru­den­cia gra­ve con­tra el me­dio am­bien­te que, de acuer­do con el ar­tícu­lo 45 de nues­tra Cons­ti­tu­ción, re­cla­ma san­cio­nes pe­na­les. Al mis­mo tiem­po pre­ci­sa que la con­duc­ta del di­rec­tor ge­ne­ral de la Ma­ri­na Mer­can­te, so­bre el ale­ja­mien­to del bu­que de la cos­ta, «no reúne los pre­su­pues­tos que per­mi­tan en­ca­jar­lo en el de­li­to con­tra el me­dio am­bien­te y da­ños por el que fue acu­sa­do» (p. 51).

Sien­do es­to así, las res­pon­sa­bi­li­da­des ci­vi­les po­drán y de­be­rán exi­gir­se, de for­ma ili­mi­ta­da por el mon­to de los gas­tos pú­bli­cos oca­sio­na­dos, los da­ños eco­nó­mi­cos y los am­bien­ta­les a los ase­gu­ra­do­res del bu­que. Asu­mien­do que «se de­cla­ra igual­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil del FIDAC con los lí­mi­tes es­ta­ble­ci­dos en el Con­ve­nio que lo re­gu­la» (p. 68), es de­cir por 135 mi­llo­nes fren­te a unos da­ños no am­bien­ta­les que as­cien­den a más de 600 mi­llo­nes.

Como quie­ra que las di­fi­cul­ta­des pa­ra eje­cu­tar la sen­ten­cia con­tra los ase­gu­ra­do­res (no di­ga­mos ya con­tra los ar­ma­do­res) se­rán a par­tir de aho­ra des­co­mu­na­les, pa­sa a pri­mer tér­mino la con­ve­nien­cia de que el Fon­do In­ter­na­cio­nal FIDAC ni li­mi­te la cuan­tía de sus res­pon­sa­bi­li­da­des, ni ex­clu­ya in­dem­ni­zar los da­ños am­bien­ta­les jus­ti­fi­ca­dos por pe­ri­ta­jes cien­tí­fi­cos (que al me­nos en las es­ti­ma­cio­nes dis­po­ni­bles igua­lan el mon­to de los da­ños no am­bien­ta­les).

Es es­ta una lec­ción muy bien apren­di­da por los Es­ta­dos Uni­dos ya en el ca­so del Ex­xon Val­dez en 1989, que allí los hi­zo rom­per con el FIDAC, exi­gir siem­pre la apli­ca­ción del prin­ci­pio de «quien con­ta­mi­na, pa­ga», al tiem­po que fi­ja una fian­za de mil mi­llo­nes pa­ra na­ve­gar por sus aguas.

Jus­to lo con­tra­rio de lo que la Unión Eu­ro­pea y el Go­bierno de Es­pa­ña han con­so­li­da­do des­pués del Pres­ti­ge, en la Di­rec­ti­va de res­pon­sa­bi­li­dad am­bien­tal del año 2004 y en nues­tra Ley de Res­pon­sa­bi­li­dad Am­bien­tal del año 2007, al ex­cluir el trá­fi­co de hi­dro­car­bu­ros del prin­ci­pio ge­ne­ral de «quien con­ta­mi­na, pa­ga».

Por­que mien­tras no lo ha­ga­mos así se­rá muy di­fí­cil evi­tar que los culpables sor­teen los da­ños que cau­san y, lo que es aún más im­por­tan­te, que los ope­ra­do­res de es­tos trán­si­tos to­men to­das las me­di­das pre­ven­ti­vas pa­ra no ac­tuar «te­me­ra­ria­men­te, con des­pre­cio cons­cien­te y de­li­be­ra­do de los gra­ves ries­gos que im­pli­ca­ba su ac­tua­ción» (p. 57). No he vis­to, en mi lec­tu­ra de los programas po­lí­ti­cos pa­ra las elec­cio­nes del 20D, nin­gu­na pro­pues­ta con­cre­ta pa­ra cam­biar aque­lla di­rec­ti­va y aque­lla ley en es­te sen­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.