El aban­dono de la ba­ra­ca

Fer­nan­do Óne­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Aho­ra ya no se ha­bla mu­cho de la ba­ra­ca de los po­lí­ti­cos. Ba­ra­ca (an­tes es­cri­to con k, ba­ra­ka, por su ori­gen ára­be) es la bue­na es­tre­lla de los go­ber­nan­tes, ca­si siem­pre atri­bui­da a la pro­tec­ción di­vi­na. ¿Exis­te real­men­te? Di­ga­mos que no, pe­ro que «ha­ber­la hay­la». En los Go­bier­nos, como en la vi­da mis­ma, hay ti­pos y ti­pas con suer­te a los que to­do les sa­le bien aunque sean unos zo­que­tes y hay ti­pos y ti­pas que no dan una a de­re­chas. Les so­le­mos lla­mar ga­fes, por­que a ellos nun­ca les pa­sa na­da, pe­ro su en­torno o sus do­mi­nios son un desas­tre: aunque es­tén mag­ní­fi­ca­men­te pre­pa­ra­dos y dis­pon­gan de mag­ní­fi­cos equi­pos, to­do les sa­le mal, les es­ta­lla la corrupción de­ba­jo de sus si­llas o se les pro­du­cen desas­tres na­tu­ra­les.

Creo que Ra­joy tie­ne o ha te­ni­do ba­ra­ca. Cuan­do to­das sus me­di­das y re­for­mas no con­se­guían dar el re­sul­ta­do ape­te­ci­do, em­pe­za- ron a apa­re­cer fac­to­res aje­nos a la ac­ción de su Go­bierno que en­ca­rri­la­ron la si­tua­ción. El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo regó de di­ne­ro los ban­cos y los mer­ca­dos. El pe­tró­leo co­men­zó a ba­jar has­ta po­ner­se en ni­ve­les de ha­ce más de diez años. La in­se­gu­ri­dad crea­da por el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta hi­zo que Es­pa­ña se con­vir­tie­ra en des­tino-re­fu­gio del tu­ris­mo mun­dial… To­do lo con­tra­rio que en la eta­pa de Rodríguez Za­pa­te­ro, que no so­lo no vio lle­gar la cri­sis, sino que tu­vo la ma­la suer­te de su­frir en su se­gun­do man­da­to y ha­cer­nos su­frir a todos una ca­de­na de su­ce­sos ex­ter­nos que, jun­tos, nos lle­va­ron a la rui­na.

El pro­pio pre­si­den­te Ra­joy, a pe­sar de no ser muy cre­yen­te en fe­nó­me­nos que va­yan más allá de la ló­gi­ca y el sen­ti­do co­mún, pe­ro tie­ne san­gre ga­lle­ga, acep­tó re­cien­te­men­te y pre­ci­sa­men­te al co­men­tar es­tos ca­pri­cho­sos de­ta­lles, que la bue­na suer­te es un im­por­tan­te fac­tor pa­ra el éxi­to po­lí­ti­co. Ayer, al leer el in­quie­tan­te análisis de Fer­nan­do Salgado, al ver có­mo vol­vía a cre­cer la pri­ma de ries­go, al ano­tar la fal­ta de un diag­nós­ti­co creí­ble del hun­di­mien­to de las bol­sas y al per­ci­bir esos mie­dos a una nue­va re­ce­sión, me acor­dé de la ba­ra­ca. ¿Y si aban­do­nó a Ra­joy y a su Go­bierno? ¿Y si la jo­ro­ba­da ba­ra­ca cre­yó las de­cla­ra­cio­nes de Pe­dro Sán­chez y otros so­cia­lis­tas y en­ten­dió que se ha ce­rra­do el ci­clo Ra­joy?

Iba a pe­dir per­dón a los lectores, por­que ja­más ha­brán leí­do na­da me­nos cien­tí­fi­co que es­to, pe­ro al lle­gar a es­te pun­to de la crónica me en­te­ro de que la Guar­dia Ci­vil en­tró en la se­de del Par­ti­do Po­pu­lar en bus­ca de un or­de­na­dor. ¡La Guar­dia Ci­vil re­gis­tra la se­de del par­ti­do que gobierna en bus­ca de prue­bas de un de­li­to! Y si­gue pis­tas de fi­nan­cia­ción ile­gal en ilus­tres pi­sos de Ma­drid. Ya no me dis­cul­po an­te los lectores: lo es­cri­to es más cien­tí­fi­co de lo que pa­re­ce. Apun­ten una nue­va cri­sis: la cri­sis de la ba­ra­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.