El re­to im­po­si­ble de nues­tros po­lí­ti­cos

Jo­sé Ma­ría Gar­cía-Las­tra

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Mu­chos creen que el in­ten­to de Pe­dro Sán­chez tie­ne po­cos vi­sos de al­can­zar su ob­je­ti­vo. Po­si­ble­men­te, se di­ce, ha­ya nue­vas elec­cio­nes, y con ellas otra cam­pa­ña elec­to­ral. Se­ría to­do un re­to pa­ra nues­tros po­lí­ti­cos. Ten­drían que guar­dar en el úl­ti­mo ca­jón sus dis­cur­sos ac­tua­les y co­men­zar a te­jer una nue­va es­tra­te­gia. No val­drá ya so­lo enamo­rar a sus hoo­li­gans, sino —so­bre to­do— co­men­zar a ten­der puen­tes a los ne­ce­sa­rios y po­si­bles alia­dos. Has­ta hoy mis­mo na­die lo ha he­cho. Todos se han mi­ra­do el om­bli­go con sus atis­bos de pro­pues­tas pro­gra­má­ti­cas, de­jan­do muy po­co hue­co pa­ra que na­die se les acer­que. Lo evi­den­te, en es­tas si­tua­cio­nes, es cons­truir pis­tas de ate­rri­za­je pa­ra que los que es­tán en otras po­si­cio­nes pue­dan to­mar tie­rra o al me­nos co­men­zar una ma­nio­bra de apro­xi­ma­ción. Pe­ro pa­ra eso no va­len los dis­cur­sos ac­tua­les, ni tam­po­co los de la cam­pa­ña elec­to­ral, ni si­quie­ra nin­guno de los que es­tu­vi­mos oyen­do en la an­te­rior le­gis­la­tu­ra. Nues­tros po­lí­ti­cos, en su to­ta­li­dad, han ju­ga­do a fi­de­li­zar a sus fie­les y a es­pan­tar a los de­más. De esa for­ma han con­se­gui­do le­van­tar enor­mes ba­rre­ras in­fran­quea­bles en­tre par­ti­dos y ade­más in­to­xi­car de po­lí­ti­ca ca­da rin­cón de la vi­da pú­bli­ca y pri­va- da de los es­pa­ño­les. De­cía ha­ce unas se­ma­nas To­bías Buck en su co­lum­na de Fi­nan­cial Ti­mes que «es di­fí­cil es­ca­par de la po­lí­ti­ca en Es­pa­ña», y es ver­dad. To­do lo ha inun­da­do el de­ba­te po­lí­ti­co lle­van­do cual­quier co­sa a la má­xi­ma ten­sión. Da igual si es una ca­bal­ga­ta de Re­yes, un par­ti­do de fút­bol o una dis­cu­sión con el cu­ña­do plas­ta de siem­pre. Así es im­po­si­ble ten­der puen­tes.

Cual­quie­ra que se­pa de ne­go­cia­cio­nes sa­be que a la ho­ra de afron­tar­las hay que co­no­cer pri­me­ro has­ta dón­de se pue­de ser fle­xi­ble y se­gun­do dar se­ña­les a la per­so­na con quien ne­go­cias de có­mo pue­des mo­ver tus fron­te­ras. Nin­gu­na de esas tác­ti­cas las he­mos vis­to has­ta aho­ra. Y am­bas de­be­rán apa­re­cer cuan­to an­tes si que­re­mos sa­lir de las ro­cas en las que he­mos en­ca­lla­do. No sir­ven ade­más ni los ma­xi­ma­lis­mos ni los po­pu­lis­mos con lo que todos jue­gan. Hay que es­tar dis­pues­tos a de­jar­se mu­chos pe­los en la ga­te­ra y a mo­di­fi­car lo que has­ta aho­ra se prees­ta­ble­cía como in­mo­di­fi­ca­ble. La his­to­ria po­lí­ti­ca re­cien­te es­tá lle­na de mu­chos es­guin­ces cer­vi­ca­les por cam­bios de pos­tu­ra de nues­tros lí­de­res po­lí­ti­cos. Ahí es­tán ejem­plos tan co­no­ci­dos como los re­la­cio­na­dos con se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, de­fen­sa, po­lí­ti­ca fis­cal, abor­to, li­be­ra­li­za­ción de ho- ra­rios co­mer­cia­les y un sin­fín más de te­mas dón­de los de un la­do y los de otro han te­ni­do que cam­biar de opi­nión. Así que me­jor intentar pre­pa­rar el te­rreno que, si no es aho­ra, se­rá des­pués de una nue­va con­vo­ca­to­ria elec­to­ral.

Ade­más se­ría de agra­de­cer que a fa­vor de ese nue­vo am­bien­te de con­sen­so que tan­to año­ro tra­ba­ja­ran tam­bién al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Aunque en es­to sí que ten­go po­cas es­pe­ran­zas. Los me­dios han apren­di­do que si dan a sus fie­les lo que ellos es­pe­ran, les cuen­tan lo que quie­ren es­cu­char, opi­nan como de ellos se es­pe­ra que opi­nen, les irá bien. Lo apren­die­ron pri­me­ro de la pren­sa de­por­ti­va y des­pués de las ca­de­nas ra­dio­fó­ni­cas mu­si­ca­les. Ca­da uno quie­re oír lo que ya sa­be aunque sea re­pe­ti­do mil ve­ces.

Pe­ro a los po­lí­ti­cos se les de­be exi­gir más que nun­ca cor­du­ra, aunque no le­van­ten tan­tos aplau­sos en­tre los su­yos, aunque a al­guno de sus fie­les le re­chi­ne su mo­de­ra­ción. Ne­ce­si­ta­mos que em­pie­cen a cons­truir esas pis­tas de ate­rri­za­je y si de esa for­ma ade­más mo­de­ran la ten­sión de la ca­lle me­jor to­da­vía. Los hoo­li­gans no apor­tan na­da en es­te mo­men­to. El problema es si es­tos candidatos ac­tua­les se­rán ca­pa­ces o al­guno de­be­rá de­jar el re­le­vo a otro con más cin­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.