El ac­ce­so al ci­ne de es­treno en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

El sá­ba­do pa­sa­do fue la en­tre­ga de los pre­mios Go­ya y la pe­lí­cu­la Tru­man, que tie­ne muy bue­na crí­ti­ca, se lle­vó va­rios pre­mios. Es una pe­lí­cu­la que te­nía mu­chas ga­nas de ver cuan­do se es­tre­nó, por la pro­pia his­to­ria en sí y tam­bién por los dos gran­des ac­to­res que la pro­ta­go­ni­zan, Ri­car­do Da­rín y Ja­vier Cá­ma­ra, pe­ro, por des­gra­cia, los afi­cio­na­dos al ci­ne de Pon­te­ve­dra nos quedamos sin po­der ver­la en el ci­ne de nues­tra ciu­dad. Una pe­na. No se cuá­les son los mo­ti­vos que lle­van a una sa­la a pro­yec­tar o no unas pe­lí­cu­las, pe­ro pien­so que la ofer­ta ha de ser va­ria­da, por­que los aman­tes del ci­ne acu­di­mos cuan­do hay bue­nas his­to­rias en car­te­le­ra, aunque no sean pe­lí­cu­las muy co­mer­cia­les o no ha­yan te­ni­do mu­cha pu­bli­ci­dad. Es­te fin de semana pa­sa­do he vis­to Spotlight y Ca­rol, dos pe­lí­cu­las no muy co­mer­cia­les, y en las dos el día que fui a ver­las ha­bía una gran afluen­cia de pú­bli­co.

Es cier­to que es im­po­si­ble pa­sar en un ci­ne to­das las pe­lí­cu­las que sa­len ca­da semana, pe­ro sin­ce­ra­men­te con­si­de­ro que al­gu­nas pe­lí­cu­las no pue­den de­jar de pro­yec­tar­se, o al me­nos dar­les una opor­tu­ni­dad. Los aman­tes del ci­ne lo agra­de­ce­ría­mos. Lo que es una pe­na es que al­gu­nos fi­nes de semana en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res de Ga­li­cia no va­ya­mos al ci­ne por­que en la ofer­ta no hay na­da in­tere­san­te. Ahí las sa­las tam­bién pier­den di­ne­ro, por­que los ci­né­fi­los siem­pre acu­di­mos. Y, por el con­tra­rio, es tris­te ver que a me­nu­do tie­nen has­ta tres sa­las pro­yec­tan­do la mis­ma pe­lí­cu­la. JUAN RUI­BAL OR­DÓ­ÑEZ. la paz», ha di­cho. Y no es po­co. Es mu­cho. Es to­do. ALE­JAN­DRO A. cha fal­ta se­rán ful­mi­nan­te­men­te des­pe­di­dos, en un má­xi­mo de 48 ho­ras.

Los ita­lia­nos es­tán har­tos. Des­gra­cia­da­men­te, en Es­pa­ña tam­bién lo estamos, aunque no se ha­ya lle­ga­do a esa ra­di­cal so­lu­ción.

A los fun­cio­na­rios se les des­cuen­ta di­ne­ro por la ba­ja mé­di­ca. A ello se lle­gó por el abu­so reite­ra­do de gen­te sin es­crú­pu­los que se apro­ve­cha­ba de la vul­ne­ra­bi­li­dad del sis­te­ma, en be­ne­fi­cio pro­pio. Sin em­bar­go, si­gue ha­bien­do ver­da­de­ros es­tra­te­gas de la fal­se­dad que, con sus ar­ti­ma­ñas, con­si­guen pro­lon­gar, in­ne­ce­sa­ria­men­te, su si­tua­ción de ba­ja la­bo­ral, con el con­se­cuen­te per­jui­cio a la Ad­mi­nis­tra­ción y, por en­de, a los com­pa­ñe­ros, a los que se les so­bre­car­ga con su pro­pio tra­ba­jo y con el de los ab­sen­tis­tas.

Es una la­cra muy di­fí­cil de erra­di­car, pues­to que es­tá muy arrai­ga­da. Ha­brá que ver si en Ita­lia les da re­sul­ta­do su nue­va po­lí­ti­ca la­bo­ral y si, una vez va­lo­ra­dos los re­sul­ta­dos, al­guien plan­tea la po­si­bi­li­dad de apli­car­la tam­bién en Es­pa­ña. MA­RÍA JO- mis­mo país ha si­do así du­ran­te los úl­ti­mos 40 años. No obs­tan­te, es ló­gi­co y pre­ci­so ha­cer al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes, como evi­tar la ex­ce­si­va corrupción, es­pe­cial­men­te con los ca­sos que se han vis­to en Ca­ta­lu­ña, An­da­lu­cía, Ma­drid y Va­len­cia; y tam­bién hay que po­ten­ciar la economía de mer­ca­do, la edu­ca­ción y el con­trol ju­rí­di­co; y ade­más la sa­ni­dad pú­bli­ca de­be­rá mo­di­fi­car su or­ga­ni­za­ción.

Des­de ha­ce diez años pa­sa­mos un se­rio ca­ta­clis­mo eco­nó­mi­co y estamos me­jo­ran­do un po­co nues­tra economía, como in­di­can los da­tos de la Unión Eu­ro­pea, gra­cias a que no tu­vi­mos que re­cu­rrir al lla­ma­do res­ca­te. Por eso, aho­ra nos preo­cu­pa más la po­si­bi­li­dad de no sa­ber si al­gu­nos po­lí­ti­cos pre­ten­den sostener al Es­ta­do o que el Es­ta­do los sos­ten­ga a ellos, como so­lía de­cir Or­te­ga y Gas­set.

Hay aho­ra al­gu­nos as­pi­ran­tes a di­ri­gir la po­lí­ti­ca sin ex­pe­rien­cia nin­gu­na de Go­bierno, por­que pa­ra lle­gar a di­ri­gir un país o in­clu­so un mi­nis­te­rio siem­pre de­be­rían de te­ner es­tas per­so­nas un ro­da­je pre­vio en cual­quie­ra de los or­ga­nis­mos de la Ad­mi­nis­tra­ción. An­tes, pa­ra man­dar un pa­trón un bar­co, te­nía que ha­ber si­do an­tes ma­ri­ne­ro. Por eso la ma­yo­ría de los es­pa­ño­les es­tán hoy preo­cu­pa­dos, con to­da la razón, por ver si nos man­te­ne­mos en el ca­mino an­da­do has­ta aho­ra. FER­NAN­DO PAR­DO GÓ­MEZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.