«No se lo de­seo a na­die», di­ce tras do­ce años en pri­sión por una vio­la­ción que no co­me­tió

El ho­lan­dés Van Der Dus­sen sa­lió li­bre de una cár­cel ma­la­gue­ña

La Voz de Galicia (Ourense) - - España -

El cal­va­rio ter­mi­nó ayer pa­ra Li­ber­to Van Der Dus­sen, un ho­lan­dés que lle­va­ba do­ce años en la cár­cel por una vio­la­ción que no co­me­tió. La Sec­ción Se­gun­da de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Má­la­ga or­de­nó su pues­ta en li­ber­tad, des­pués de que el Tri­bu­nal Su­pre­mo anu­la­se la condena que le fue im­pues­ta, al te­ner en cuen­ta unas prue­bas de ADN que de­mos­tra­ban su inocen­cia. «No pue­do ex­pli­car lo que he su­fri­do, no se lo de­seo a na­die, ni a mi peor enemi­go», ex­pli­ca­ba Van Der Dus­sen a su sa­li­da de pri­sión. «Lo peor, es que no he po­di­do es­tar con mi ma­dre los úl­ti­mos me­ses de su vi­da», con­fe­sa­ba an­tes de de­ta­llar que no re­gre­sa­rá a Ho­lan­da «has­ta que ha­ya lim­pia­do mi nom­bre en Es­pa­ña».

Van Der Dus­sen fue con­si­de­ra­do au­tor de tres agre­sio­nes se­xua­les co­me­ti­das en Fuen­gi­ro­la (Má­la­ga) en agos­to del 2003, y con­de­na­do por esos crí­me­nes, ade­más de otros de­li­tos aso­cia­dos como ro­bo y le­sio­nes, a quin­ce años de cár­cel. Su iden­ti­fi­ca­ción como au­tor por par­te de las víc­ti­mas fue la úni­ca prue­ba. Du­ran­te va­rios años su abo­ga­do pi­dió la re­vi­sión de las tres con­de­nas ba­sán­do­se en que el ADN apor­ta­do por una de las víc­ti­mas coin­ci­de con el de un cri­mi­nal se­xual con­de­na­do en Gran Bre­ta­ña.

El ar­gu­men­to cen­tral del re­cur­so ra­di­có en que, a pe­sar de que las víc­ti­mas iden­ti­fi­ca­ron al ho­lan­dés como el au­tor del de- li­to, Mark Phi­llip Di­xie, un pre­so bri­tá­ni­co con­de­na­do por ase­si­na­to y crí­me­nes se­xua­les en el Reino Uni­do cu­yo pa­re­ci­do fí­si­co con el reo es in­du­da­ble, fue iden­ti­fi­ca­do por el ADN como el pro­ba­ble au­tor de uno los de­li­tos por los que fue con­de­na­do Van Der Dus­sen.

En la sen­ten­cia de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Má­la­ga se atri­bu­yó al ciu­da­dano ho­lan­dés otras dos vio­la­cio­nes que no ha­bía co­me­ti­do ba­sán­do­se en la ma­ne­ra de ope­rar y en otras cir­cuns­tan­cias. Pe­ro los res­tos ge­né­ti­cos que sir­vie­ron pa­ra dar un gi­ro ra­di­cal al ca­so so­lo se en­con­tra­ban en una víc­ti­ma, por lo que la de­ci­sión del Su­pre­mo se re­fe­ría so­lo a la pri­me­ra vio­la­ción por la que fue con­de­na­do Der Dus­sen, a seis años y me­dio de cár­cel. To­da­vía te­nía pen­dien­tes otros nue­ve, pe­ro como ya ha­bía cum­pli­do do­ce, su pues­ta en li­ber­tad de­bía se in­mi­nen­te y se pro­du­jo me­nos de 24 ho­ras des­pués de que se co­no­cie­se la de­ci­sión del al­to tri­bu­nal. El Su­pre­mo ade­más re­sol­vió que los re­sul­ta­dos de las prue­bas de ADN re­ve­lan da­tos nue­vos y tie­nen un ca­rác­ter téc­ni­co e iden­ti­fi­ca­dor de su­pe­rior va­lor que las que lle­va­ron a la condena de Der Dus­sen. La Au­dien­cia Pro­vin­cial de Má­la­ga de­be­rá de ins­truir de nue­vo el ca­so y el prin­ci­pal sos­pe­cho­so no se­rá un ho­lan­dés, sino el bri­tá­ni­co Di­xie. Agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal han en­con­tra­do los cuer­pos sin vi­da de un hom­bre y una mu­jer en avan­za­do es­ta­do de des­com­po­si­ción, y sin apa­ren­tes sig­nos de vio­len­cia, en una vi­vien­da del mu­ni­ci­pio va­len­ciano de Go­de­lla. Los cuer­pos no pre­sen­ta­ban sig­nos ex­ter­nos de vio­len­cia y la ca­sa es­ta­ba ce­rra­da y or­de­na­da. Se­gún las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes po­li­cia­les, to­do pa­re­ce in­di­car que el hom­bre falleció pri­me­ro por cau­sas na­tu­ra­les, y su ma­dre mu­rió ho­ras o días des­pués por ina­ni­ción.

El ha­llaz­go tu­vo lu­gar des­pués de que una ve­ci­na lla­ma­se al ser­vi­cio de emer­gen­cias, ya que lle­va­ba va­rios días sin ver al hom­bre, de 58 años, que cui­da­ba de su ma­dre. El he­dor que des­pren­día la vi­vien­da fue un mal pre­sa­gio. Tras va­rios in­ten­tos, agen­tes de la po­li­cía lo­cal en­tra­ron en el do­mi­ci­lio y en­con­tra­ron el cuer­po de la ma­dre en la ca­ma y el de su hi­jo ten­di­do en el pa­si­llo.

Se­gún las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes, el hom­bre pu­do fa­lle­cer de un in­far­to ha­ce ocho o nue­ve días. Su ma­dre mu­rió ho­ras o días des­pués, se­gún la pri­me­ra es­ti­ma­ción de la fo­ren­se, por ina­ni­ción de­bi­do a la fal­ta de ali­men­tos y de me­di­ca­ción. Al pa­re­cer, la mu­jer tam­po­co pu­do be­ber a pe­sar de que ha­bía una ja­rra de agua en la me­si­lla. Es­ta­ba tan dé­bil que ne­ce­si­ta­ba ayu­da has­ta pa­ra po­der su­je­tar el va­so.

J. REI­NA AFP

Van Der Dus­sen no pu­do ver a su ma­dre an­tes de mo­rir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.