San­grien­to mo­tín en una pri­sión de Mé­xi­co al intentar huir un lí­der nar­co

En la cár­cel de Mon­te­rrey per­die­ron la vi­da 52 reos al en­fren­tar­se dos ban­das ri­va­les

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - MI­LA­GROS LÓ­PEZ DE GUEREÑO

La ma­dru­ga­da del jue­ves, vís­pe­ra de la lle­ga­da del pa­pa a Mé­xi­co, se desató en el pe­nal de To­po Chi­co (Mon­te­rrey) un san­grien­to mo­tín que, se­gui­do de un in­cen­dio, de­jó 52 muer­tos y 12 he­ri­dos. La re­vuel­ta se ori­gi­nó cuan­do, en su in­ten­to de hui­da, uno de los ca­be­ci­llas del pre­si­dio y miem­bro del car­tel del Gol­fo fue ase­si­na­do por si­ca­rios de los Ze­tas. El ven­da­val de ven­gan­za que­dó con­tro­la­do dos ho­ras más tar­de.

El go­ber­na­dor de Nue­vo León, Jai­me Rodríguez, ex­pli­có que las ban­das ri­va­les se en­fren­ta­ron cuan­do los li­de­ra­dos por Jor­ge Iván Hernández, el Cre­do o

que mu­rió a ma­nos de sus ad­ver­sa­rios, pro­vo­ca­ron un in­cen­dio con el apa­ren­te pro­pó­si­to de fa­ci­li­tar la fu­ga de su je­fe. Pe­ro los Ze­tas, li­de­ra­dos por Juan Pe­dro Sal­ví­dar Fa­rias, el Z-27, les sa­lie­ron al pa­so.

El go­ber­na­dor, más co­no­ci­do por su apo­do de Bron­co, des­car­tó la pre­sen­cia de mu­je­res, ni­ños o ce­la­do­res en­tre las víc­ti­mas mor­ta­les y con­fir­mó que no se re­gis­tró nin­gu­na fu­ga.

La Po­li­cía Mi­li­tar y de la Ma­ri­na acu­die­ron al pe­nal pa­ra re­for­zar la se­gu­ri­dad, mien­tras la ten­sión au­men­ta­ba en­tre los fa­mi­lia­res de los re­clu­sos, que ti­ra- ron pie­dras y pa­los con­tra la en­tra­da en pro­tes­ta por la fal­ta de no­ti­cias. «Vi­mos hu­mo, oí­mos los dis­pa­ros y que­re­mos in­for­ma­ción», di­jo a una emi­so­ra lo­cal una mu­jer que lle­va­ba ho­ras sin po­der co­nec­tar con su ma­ri­do. Una vez que las au­to­ri­da­des di­fun­die­ron las lis­tas de víc­ti­mas, el am­bien­te se re­la­jó en me­dio de mues­tras de do­lor.

La gra­ve­dad del mo­tín su­pera a la del ocu­rri­do en el 2012 en la pri­sión de Apo­da­ca, don­de mu­rie­ron 42 per­so­nas. Se­gún or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, el ha­ci­na­mien­to de las cár­ce­les me­xi­ca­nas fa­vo­re­ce que el des­con­ten­to de­ri­ve en muer­tes vio­len­tas. Se­gún da­tos ofi­cia­les de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad (CSN), en To­po Chi­co, don­de con­vi­ven reos fe­de­ra­les y co­mu­nes, la su­per­po­bla­ción es so­lo de 200 re­clu­sos, pues la ca­pa­ci­dad es de 3.685 y ha­bía 3.965.

Por la can­ti­dad de víc­ti­mas, el mo­tín de ayer se com­pa­ra con las 53 del aten­ta­do con­tra el Ca­sino Ro­ya­le de Mon­te­rrey en el año 2011. Sin em­bar­go, en Amé­ri­ca La­ti­na hu­bo mo­ti­nes más te­rri­bles. Los más trá­gi­cos fue­ron el de Hi­guey (Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na), que en el 2005 de­jó 135 muer­tos; los 111 del pe­nal de São Pau­lo (Bra­sil) en 1992, o los 108 fa­lle­ci­dos en enero de 1994 en la pri­sión de Sa­ba­ne­ta (Ve­ne­zue­la).

J. C. AGUI­LAR

Fa­mi­lia­res de los in­ter­nos se agol­pan fren­te a la cár­cel pa­ra pe­dir las iden­ti­da­des de los muer­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.