A la ca­za de los úl­ti­mos cóm­pli­ces de Ausch­witz

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

Mé­di­cos, en­fer­me­ros, con­ta­bles... Todos ellos tra­ba­ja­ron en el cam­po de concentración de Ausch­witz, has­ta que fue li­be­ra­do por las tro­pas so­vié­ti­cas el 27 de enero de 1945. Aunque ese día cambió el cur­so de la his­to­ria, los em­plea­dos del sím­bo­lo na­zi por ex­ce­len­cia que­da­ron im­pu­nes du­ran­te dé­ca­das, ya que el sis­te­ma ju­rí­di­co ale­mán so­lo per­mi­tía sen­tar en el ban­qui­llo a aque­llos que ha­bían par­ti­ci­pa­do ac­ti­va­men­te en el en­vío de pri­sio­ne­ros a la cá­ma­ra de gas. Pe­ro en no­viem­bre de 2011, un tri­bu­nal de Mú­nich sen­ten­ció al ucra­niano John Dem­jan­juk, de 91 años, a cin­co de pri­sión por ser cóm­pli­ce del ase­si­na­to de 28.000 ju­díos en So­bi­bor, don­de tra­ba­jó como guar­dia vo­lun­ta­rio.

Aquel fa­llo his­tó­ri­co sen­tó ju­ris­pru­den­cia y, des­de en­ton­ces, la jus­ti­cia ale­ma­na in­ten­ta juz­gar con­tra­rre­loj a los úl­ti­mos co­la­bo­ra­do­res del Ho­lo­caus­to que, de se­guir vi­vos, van ca­mino de con­ver­tir­se en cen­te­na­rios. El úl­ti­mo de ellos, Rein­hold Han­ning, te­nía so­lo 20 años cuan­do en­tró en Ausch­witz como sar­gen­to de la de­no­mi­na­da Uni­dad Ca­la­ve­ra de las SS, el bra­zo ar­ma­do del par­ti­do na­zi, en­tre 1943 y 1944. El an­ti­guo guar­dia, que ha cum­pli­do 94 años, se sen­tó ayer por pri­me­ra vez en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos por ser tes­ti­go de 170.000 ho­mi­ci­dios.

Con ga­fas os­cu­ras, cha­que­ta ma­rrón y ca­biz­ba­jo. Así lle­gó Han­ning a la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Det­mold (en el oes­te del país), don­de se ce­le­bró la pri­me­ra de las do­ce vi­si­tas que com­ple­ta­rán es­te pro­ce­so, ca­li­fi­ca­do de «tar­dío» por las víc­ti­mas del Ho­lo­caus­to que se des­pla­za­ron has­ta allí pa­ra ofre­cer su tes­ti­mo­nio. «No ten­go odio, pe­ro de al­gún mo­do sien­to que es jus­to ver a es­te hom­bre, que con­tri­bu­yó a ma­tar a mi ma­dre, en el ban­qui­llo», ex­pli­có a Reuters Er­na de Vries, que fue de­por­ta­da a Ausch­witz en 1943, con 23 años. Otro de los su­per­vi­vien­tes, Leon Sch­warz­baum, de 94, ins­tó a Han­ning a con­fe­sar.

El ex sar­gen­to, que ayer guar­dó si­len­cio, re­co­no­ce ha­ber tra­ba­ja­do en el cam­po de concentración, aunque nie­ga su par­ti­ci­pa­ción en los ase­si­na­tos. Sin em­bar­go, el tri­bu­nal con­si­de­ra que, so­lo por ser ple­na­men­te cons- cien­te de los crí­me­nes, Han­ning ya con­tri­bu­yó a lo que de­no­mi­na «la ma­qui­na­ria de la muer­te». Al jui­cio de ayer le se­gui­rán otros tres en las pró­xi­mas se­ma­nas: una mu­jer en­car­ga­da de las co­mu­ni­ca­cio­nes por ra­dio, un en­fer­me­ro y otro guar­dia de Ausch­witz-Bir­ke­nau. Por­que Ale­ma­nia no va a de­te­ner aho­ra la ca­za de todos aque­llos que sir­vie­ron en aquel lu­gar, en el que mu­rie­ron más de 1,1 mi­llo­nes de per­so­nas, y cu­ya con­sig­na era «Ar­beit macht frei»: «El tra­ba­jo os ha­rá li­bres». Co­rea del Nor­te con­si­de­ró ayer «una de­cla­ra­ción de gue­rra» la de­ci­sión de Seúl de ce­rrar el par­que in­dus­trial con­jun­to de Kae­song, al tiem­po que pi­dió la mar­cha de todos los sur­co­rea­nos y anun­ció la re­qui­sa de «equi­pa­mien­to, ma­te­rial y pro­duc­tos de em­pre­sas sur­co­rea­nas» que que­den allí. La zo­na es­pe­cial, si­tua­da en Co­rea del Nor­te pe­ro cer­ca de la fron­te­ra y que su­po­nía el ca­nal de co­mu­ni­ca­ción más im­por­tan­te de am­bos paí­ses, se pon­drá de in­me­dia­to ba­jo con­trol mi­li­tar, in­for­mó Pyong­yang. Ade­más, se des­mon­ta­rán dos im­por­tan­tes lí­neas di­rec­tas en­tre los dos ve­ci­nos. Co­rea del Nor­te reac­cio­nó así a la de­ci­sión anun­cia­da por Seúl de ce­rrar com­ple­ta­men­te el par­que, con el ob­je­ti­vo de cor­tar una im­por­tan­te fuen­te de di­vi­sas al ré­gi­men co­mu­nis­ta que Co­rea del Sur cree que se usan pa­ra desa­rro­llar el pro­gra­ma nu­clear.

BERND THISSEN EFE

El an­ti­guo guar­dia de las SS en­tre sus abo­ga­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.