El ha­llaz­go de on­das gra­vi­ta­cio­na­les abre una nue­va era en la as­tro­no­mía

La evi­den­cia di­rec­ta con­fir­ma la úl­ti­ma pre­dic­ción de Eins­tein, de ha­ce cien años

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - R. ROMAR

Ima­gí­ne­se que el uni­ver­so es como una gi­gan­tes­ca ca­ma elás­ti­ca que re­pre­sen­ta el te­ji­do es­pa­cio-tiem­po que con­tie­ne to­da la ma­te­ria. So­lo que es­ta te­la no es uni­for­me, sino que es­tá cur­va­da, de­for­ma­da por ma­sas ace­le­ra­das que ac­túan so­bre ella. La gra­ve­dad es el pro­duc­to de es­ta cur­va­tu­ra, como si fue­ra la abo­lla­du­ra que so­bre la ima­gi­na­ria ca­ma elás­ti­ca pro­du­ce un ni­ño dan­do bo­tes al es­ti­rar­la y com­pri­mir­la. En el es­pa­cio, es­ta ac­ción es­tá pro­vo­ca­da por los acon­te­ci­mien­tos más vio­len­tos, como la fu­sión de agu­je­ros ne­gros o la ex­plo­sión de su­per­no­vas. Su hue­lla son las on­das gra­vi­ta­cio­na­les, que ha­cen que el te­ji­do es­pa­cio­tiem­po vi­bre como un tam­bor y que se pro­pa­gan en to­das las di­rec­cio­nes del uni­ver­so via­jan­do a la ve­lo­ci­dad de la luz, al­go pa­re­ci­do a lo que ha­cen las on­das sís­mi­cas en la cor­te­za te­rres­tre.

Es­tas on­du­la­cio­nes, que re­tro­traen al pri­mer eco del bi­gbang, fue­ron pre­di­chas por Al­bert Eins­tein ha­ce cien años en su Teo­ría Ge­ne­ral de la Re­la­ti­vi­dad, pe­ro sus efec­tos son tan im­per­cep­ti­bles que nun­ca se han po­di­do de­tec­tar de for­ma di­rec­ta. En la tie­rra, por ejem­plo, una on­da gra­vi­ta­cio­nal in­ten­sa pro­vo­ca­ría un mo­vi­mien­to mil ve­ces más pe­que­ño que un diá­me­tro de un pro­tón, de ahí que el pro­pio Eins­tein cre­ye­se que nun­ca se iba a con­fir­mar su exis­ten­cia de for­ma di­rec­ta. Pe­ro por una vez se equi­vo­có. Aca­ban de ser de­tec­ta­das por los in­ves­ti­ga­do­res del ex­pe­ri­men­to LIGO en dos agu­je­ros ne­gros que cho­ca­ron ha­ce 1.300 mi­llo­nes de años, un des­cu­bri­mien­to que ga­ran­ti­za un No­bel di­rec­to y que su­po­ne uno de los ma­yo­res ha­llaz­gos de la fí­si­ca de los úl­ti­mos tiem­pos, ade­más de abrir una nue­va ven­ta­na al uni­ver­so. Em­pie­za la era de la as­tro­no­mía gra­vi­ta­cio­nal, la que per­mi­ti­rá ob­ser­var el es­pa­cio os­cu­ro, la ma­yor par­te del cos­mos que es in­vi­si­ble a los te­les­co­pios de ra­dia­ción elec­tro­mag­né­ti­ca (ra­yos gam­ma, ra­yos x, ul­tra­vio­le­ta, in­fra­rro­ja o la pro­pia luz vi­si­ble). Se­rá una nue­va for­ma de ver, o me­jor di­cho de es­cu­char, lo que ocu­rre ahí afue­ra y com­pren­der los se­cre­tos de los agu­je­ros ne­gros, las su­per­no­vas o las estrellas de neu­tro­nes, que nun­ca has­ta aho­ra se han po­di­do de­tec­tar de for­ma di­rec­ta.

«La ra­dia­ción gra­vi­ta­cio­nal, una es­pe­cie de su­su­rro cós­mi­co, nos per­mi­ti­rá co­no­cer me­jor la his­to­ria del uni­ver­so», cons­ta­ta Ali­cia Sin­tes, res­pon­sa­ble del gru­po de Re­la­ti­vi­dad y Gra­vi­ta­ción de la Uni­ver­si­dad de las Is­las Ba­lea­res, el úni­co de Es­pa­ña que par­ti­ci­pó en el ex­pe­ri­men­to Ligo, que mo­vi­li­zó a 950 cien­tí­fi­cos de 15 paí­ses.

Fu­tu­ro No­bel

«Es­te pa­so ade­lan­te mar­ca el na­ci­mien­to de un do­mi­nio en­te­ra­men­te nue­vo de la as­tro­fí­si­ca, com­pa­ra­ble al mo­men­to en que Galileo apun­tó por pri­me­ra vez su te­les­co­pio ha­cia el cie­lo» en el si­glo XVII, sub­ra­yó aún con más vehe­men­cia Fran­ce Cor­do­va, di­rec­to­ra de la Fun­da­ción Na­cio­nal Es­ta­dou­ni­den­se de Cien­cias (Na­tio­nal Scien­ce Foun­da­tion), que fi­nan­cia el la­bo­ra­to­rio Ligo. Sus pro­mo­to­res, Rainer Weiss, Kip Thor­ne y Ro­nald Tre­ver se­rán, ca­si con to­tal se­gu­ri­dad, los nue­vos ga­na­do­res del No­bel de Fí­si­ca. Ya lo fue­ron en 1993 Rus­sel A. Hul­se y Jo­seph H. Tay­lor, que vein­te años an­tes ha­lla­ron la pri­me­ra evi­den­cia in­di­rec­ta me­dian­te la ob­ser­va­ción de una pa­re­ja cós­mi­ca for­ma­da por una es­tre­lla de neu­tro­nes y un púl­sar.

LIGO es­tá com­pues­to por dos in­ter­fe­ró­me­tros, uno en Han­ford (Wash­gin­ton) y otro en Li­vings­to­ne (Lous­sia­na) que ha­cen re­bo­tar la luz lá­ser en­tre es­pe­jos si­tua­dos en los ex­tre­mos opues­tos de tu­bos de va­cío de cua­tro ki­ló­me­tros de lar­go.

CAL­TECH

De­tec­tor de las on­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.