Una ven­ta­na to­tal­men­te nue­va al cos­mos inex­plo­ra­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - Jo­sé Juan Blan­co Pi­lla­do Iker­bas­que Re­search. Pro­fe­sor Uni­ver­si­dad del País Vasco

Ha­ce po­co más de un si­glo Al­bert Eins­tein pre­sen­tó al mundo su Teo­ría de la Re­la­ti­vi­dad Ge­ne­ral, en la cual no so­lo unía ba­jo un mis­mo con­cep­to las ideas del es­pa­cio y el tiem­po, sino que ade­más le asig­na­ba un pa­pel mu­cho más re­le­van­te del que has­ta en­ton­ces dis­fru­ta­ba. Se­gún ella, el es­pa­cio-tiem­po no es al­go es­tá­ti­co sino di­ná­mi­co, y son la ma­te­ria y ener­gía las que mo­di­fi­can y al­te­ran su es­ta­do, de­for­mán­do­lo de di­ver­sas ma­ne­ras des­cri­tas en las ecua­cio­nes de Eins­tein. Es el mis­mo Eins­tein quien po­cos me­ses des­pués pre­di­ce la exis­ten­cia de las on­das gra­vi­ta­cio­na­les, que co­rres­pon­den a pe­que­ñas per­tur­ba­cio­nes del te­ji­do mis­mo del es­pa­cio-tiem­po y via­jan a la ve­lo­ci­dad de la luz. Sin em­bar­go, fue cla­ro des­de el pri­mer mo­men­to al de­cir que su ob­ser­va­ción di­rec­ta no se­ría una ta­rea fá­cil. Su in­ter­ac­ción con la ma­te­ria pro­du­ce, a su pa­so, pe­que­ñas mo­di­fi­ca­cio­nes en la dis­tan­cia re­la­ti­va en­tre los ob­je­tos en re­po­so. Pe­ro es­ta va­ria­ción es tan mi­nús­cu­la­men­te pe­que­ña que pa­re­cía ca­si im­po­si­ble de de­tec­tar. Es por es­to que han te­ni­do que pa­sar más de cien años y un buen nú­me­ro de fí­si­cos de gran ta­len­to y de­di­ca­ción pa­ra que hoy po­da­mos de­cir que fi­nal­men­te se han de­tec­ta­do.

La co­la­bo­ra­ción LIGO es sin lu­gar a du­das una obra de ar­te de la tec­no­lo­gía mo­der­na y el fru­to del em­pu­je a lo lar­go de los va­rias dé­ca­das de un gru­po de cien­tí­fi­cos com­pues­tos por cen­tros de in­ves­ti­ga­ción de 15 paí­ses dis­tin­tos. Es­tos de­tec­to­res uti­li­zan una téc­ni­ca lla­ma­da in­ter­fe­ro­me­tría pa­ra me­dir me­dian­te lá­se­res la va­ria­ción in­creí­ble­men­te pe­que­ña de la lon­gi­tud de los bra­zos del in­ter­fe­ró­me­tro ge­ne­ra­da por el pa­so de una on­da gra­vi­ta­cio­nal. En cier­to sen­ti­do po­de­mos pen­sar en es­tos de­tec­to­res como gi­gan­tes­cos oí­dos que nos per­mi­ten re­gis­trar las pe­que­ñas vi­bra­cio­nes del es­pa­cio-tiem­po de la mis­ma ma­ne­ra que es­cu­cha­mos las vi­bra­cio­nes del ai­re pro­du­ci­das por un tam­bor o la cuer­da de una gui­ta­rra. El ver­da­de­ro in­te­rés de las ob­ser­va­cio­nes anun­cia­das ayer es la de­mos­tra­ción de la ca­pa­ci­dad de de­tec­ción de un ti­po de ra­dia­ción, la gra­vi­ta­to­ria, que se pro­du­ce en un gran nú­me­ro de pro­ce­sos tan­to as­tro­fí­si­cos como cos­mo­ló­gi­cos. Es­to abre una nue­va ven­ta­na a un uni­ver­so to­tal­men­te inex­plo­ra­do has­ta aho­ra, ya que nun­ca an­tes ha­bía­mos si­do ca­pa­ces de oír na­da de es­ta ma­ne­ra. Es por es­to que el día de ayer mar­ca en cier­to sen­ti­do el na­ci­mien­to de una nue­va ra­ma de la As­tro­no­mía, la as­tro­no­mía de on­das gra­vi­ta­cio­na­les, de la cual es­pe­ra­mos apren­der mu­chas co­sas so­bre ob­je­tos as­tro­fí­si­cos que no tie­nen emi­sión elec­tro­mag­né­ti­ca y por lo tan­to no han si­do vi­si­bles has­ta aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.