«La ba­ja­da de­mues­tra que si la so­cie­dad ca­mi­na en el mis­mo sen­ti­do po­de­mos ob­te­ner re­sul­ta­dos»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad -

La in­ges­ta de co­caí­na tam­bién se re­du­jo en el úl­ti­mo de­ce­nio, más de un 65 % en es­te ca­so, pe­ro en re­la­ción al in­for­me an­te­rior las ci­fras ex­pe­ri­men­tan un pe­que­ño re­pun­te. Tres de ca­da cien me­no­res la con­su­mie­ron el úl­ti­mo año. Se­gún las con­clu­sio­nes del es­tu­dio, de­no­mi­na­do Es­tu­des, en el 2014 se al­can­za­ron los va­lo­res más ba­jos des­de que se ha­ce es­ta en­cues­ta en alu­ci­nó­ge­nos, éx­ta­sis, an­fe­ta­mi­nas e in­ha­la­bles vo­lá­ti­les. En cuan­to a las nue­vas sus­tan­cias psi­coac­ti­vas, como ke­ta­mi­na, spi­ce —o ma­rihua­na sin­té­ti­ca— o me­fe­dro­na, un 4 % de los es­tu­dian­tes las pro­ba­ron una vez, aunque el 53 % no han oí­do ha­blar de nin­gu­na.

Uno de los as­pec­tos más im­por­tan­tes a la ho­ra de abor­dar la pro­ble­má­ti­ca de las dro­gas en­tre los ado­les­cen­tes es su per­cep­ción del ries­go. Es muy ele­va­da en el ca­so de la he­roí­na, el éx­ta­sis y la co­caí­na, y subió mu­cho la del tabaco, has­ta el pun­to de que en es­tos mo­men­tos los jó­ve­nes lo con­si­de­ran más pe­li­gro­so que el can­na­bis. Los ado­les­cen­tes si­guen sien­do per­mi­si­vos no obs­tan­te con el al­cohol —aunque me­nos—, y más del 40 % si­guen pen­san­do que to­mar una o dos ca­ñas o co­pas al día no tie­ne por qué pro­du­cir pro­ble­mas.

Más di­fí­cil con­se­guir dro­gas

Tam­bién ha des­cen­di­do des­de el 2010 la per­cep­ción que tie­nen los jó­ve­nes de la dis­po­ni­bi­li­dad de las dro­gas, sal­vo en el ca­so del al­cohol, que si­gue sien­do muy ase­qui­ble pa­ra los me­no­res. Alfonso Alon­so mos­tró su sa­tis­fac­ción por la efi­ca­cia de las me­di­das en la lu­cha con­tra las dro­gas, pe­ro in­sis­tió en que no pue­de ba­jar­se la guar­dia.

La in­for­ma­ción la dio a co­no­cer la Fun­da­ción Es­pa­ño­la del Co­ra­zón (FEC) por San Valentín, pa­ra «re­cor­dar có­mo el es­ta­do amo­ro­so de una per­so­na pue­de in­fluir en su sa­lud car­dio­vas­cu­lar». Y es que el es­trés cró­ni­co de­ri­va­do del di­vor­cio pa­re­ce ser el cau­san­te de me­ca­nis­mos bio­ló­gi­cos como el au­men­to de la pre­sión san­guí­nea, la ele­va­ción de cor­ti­sol o de la he­mo­glo­bi­na gli­co­si­la­da que pue­de pro­vo­car una coa­gu­la­bi­li­dad de la san­gre que lle­ve al in­far­to.

Dos o más se­pa­ra­cio­nes

La di­fe­ren­cia que es­ta­ble­ce es­te es­tu­dio es que «mien­tras se sa­be que los in­far­tos afec­tan más a los hom­bres que a las mu­je­res, el di­vor­cio como fac­tor de ries­go de es­ta en­fer­me­dad es más co­mún en­tre ellas», se­gún Lo­ren­zo Sil­va, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la FEC.

Una mu­jer di­vor­cia­da tie­ne una pro­ba­bi­li­dad 1,52 ve­ces ma­yor de pa­de­cer un in­far­to que una ca­sa­da. En los hom­bres, la pro­ba­bi­li­dad es 1,26 ve­ces ma­yor en el ca­so de di­vor­cia­dos fren­te a ca­sa­dos En el úni­co ca­so en el que el di­vor­cio afec­ta de for­ma más ele­va­da tam­bién a hom­bres es cuan­do es­tos han su­fri­do dos o más se­pa­ra­cio­nes. Pe­ro in­clu­so en ese su­pues­to las mu­je­res sa­len per­dien­do: su pro­ba­bi­li­dad se mul­ti­pli­ca por 2 y la de ellos, por 1,38.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.