El amor ou­ren­sano de Sha­kes­pea­re

Jo­seph Fien­nes, el pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la «Sha­kes­pea­re in lo­ve», es­tá casado des­de 2009 con una jo­ven sui­za cu­yos pa­dres son na­ti­vos de Pe­na Fo­len­che (Tri­ves)

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad -

No son Romeo y Ju­lie­ta. Su his­to­ria no aca­bó fa­tal en ape­nas unas ho­ras. La su­ya es una de esas his­to­rias con fi­nal fe­liz y pro­ba­ble­men­te el do­min­go, como dos enamo­ra­dos más, el ac­tor Jo­seph Fien­nes y su mu­jer sal­drán a ce­nar.

La esposa de Fien­nes es Ma­ría Do­lo­res Dié­guez, una gua­pí­si­ma mo­de­lo na­ci­da en Sui­za cu­yo nom­bre de­ja cla­ro que fue hi­ja de la emi­gra­ción. Sus pa­dres sa­lie­ron del concello ou­ren­sano de A Po­bra de Tri­ves en bus­ca de una vi­da me­jor y aca­ba­ron en el país hel­vé­ti­co. Allí na­ció y cre­ció Dié­guez, en un país que in­ten­tó re­pre­sen­tar como la más gua­pa. Fue can­di­da­ta a Miss Sui­za, pe­ro fi­nal­men­te no pu­do op­tar al pre­mio por­que con­fe­só que se ha­bía ope­ra­do los pe­chos. Y las ci­ru­gías pa­ra me­jo­rar el as­pec­to no pasan el fil­tro en los con­cur­sos de be­lle­za. Así que tu­vo que con­for­mar­se con la ban­da de Miss Fo­to­ge­nia.

Mien­tras, Fien­nes se ha­cía in­ter­na­cio­nal­men­te co­no­ci­do por su pa­pel pro­ta­go­nis­ta en Sha­ke

la his­to­ria del dra­ma­tur­go in­glés en la que com­par­tía car­tel con Gwy­neth Pal­trow.

Sus ca­mi­nos, los de Fien­nes y Dié­guez, se cru­za­ron en 2005, en una fies­ta or­ga­ni­za­da por una jo­ye­ría en la ciu­dad si­ci­lia­na de Taor­mi­na. Tres años más tar­de se com­pro­me­tían y ele­gían agos­to del 2009 pa­ra dar­se el sí quie­ro an­te el al­tar. Fue en una ce­re­mo­nia ín­ti­ma en la que vol­vie­ron a apos­tar por Ita­lia, el país don­de sur­gió el amor, so­lo que en el otro ex­tre­mo. La ce­re­mo­nia se ce­le­bró en la Fin­ca Car­tu­leg­gio en la Tos­ca­na, cer­ca de la ciu­dad de Luc­ca. En­ton­ces ella te­nía 27 años. El no­vio, 39.

No hay mu­chos da­tos so­bre el en­la­ce, pues­to que los con­tra­yen­tes op­ta­ron por la in­ti­mi­dad. Ape­nas unos po­cos fa­mi­lia­res y ami­gos, se­gún re­co­gie­ron las re­vis­tas del co­ra­zón. La no­via lu- ció dos ex­clu­si­vas crea­cio­nes del di­se­ña­dor es­pa­ñol Ma­nuel Mo­ta pa­ra Pro­no­vias. Pa­ra la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa, Dié­guez eli­gió un ves­ti­do de en­ca­je con es­co­te bar­co, acom­pa­ña­do de un ve­lo de tul bor­da­do a mano con el mis­mo en­ca­je del ves­ti­do. En la red es po­si­ble en­con­trar una ima­gen de los con­tra­yen­tes arro­di­lla­dos du­ran­te el en­la­ce en el al­tar; y ver par­te del tra­je de am­bos.

Pa­ra la fies­ta pos­te­rior, ya en el bos­que de la fin­ca, la jo­ven op­tó por un ves­ti­do pa­la­bra de ho­nor he­cho en tul de se­da al igual que el ve­lo. El cuer­po era ce­ñi­do a la cin­tu­ra, al es­ti­lo de los años 50, y re­ma­ta­do con un cin­tu­rón bor­da­do en pla­ta vie­ja.

Ape­nas unos me­ses des­pués del en­la­ce se co­no­cía la no­ti­cia de que el ma­tri­mo­nio es­pe­ra­ba su pri­mer hi­jo. Fue la pri­me­ra de dos her­ma­nas, en una fa­mi­lia de cua­tro miem­bros que ha pa­sa­do al­gu­nos ve­ra­nos en la tie­rra de la mu­jer. Los pa­dres de Dié­guez com­pra­ron una ca­sa en su pue­blo na­tal, Pe­na Fo­len­che, una pe­que­ña al­dea en la sa­li­da ha­cia Cas­tro Cal­de­las que cuen­ta con un mi-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.