Los Coen inau­gu­ran la Ber­li­na­le con un me­ro di­ver­ti­men­to, «Hail, Cae­sar!»

El fil­me na­rra en tono pa­ró­di­co las pe­ri­pe­cias de un es­tu­dio del Holly­wood de los años 40

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - JO­SÉ LUIS LO­SA

Lle­ga­ron los Coen con su pe­lí­cu­la pa­ró­di­ca del Holly­wood de la edad de oro. Y con ellos, cla­ro, Geor­ge Cloo­ney, Til­da Swin­ton y Josh Bro­lin y Chan­ning Ta­tum. Es una fies­ta como even­to de inau­gu­ra­ción y sold out en la sa­la de pren­sa. Como ci­ne, Hail, Cae­sar! es una bi­rria. Un ar­gu­men­to de des­ma­ña­dos en­re­dos con va­rias sub­tra­mas en el marco de unos gran­des es­tu­dios: que si Geor­ge Cloo­ney, ému­lo de Vic­tor Ma­tu­re, es se­cues­tra­do, mien­tras fil­ma una de ro­ma­nos y de via crucis, por una cé­lu­la co­mu­nis­ta que le echa dro­ga en el Co­la Cao. Que si Scar­lett Johans­son, aquí una Est­her Wi­lliams po­li­go­ne­ra, quie­re ser ma­dre de ta­pa­di­llo. Que si Chan­ning Ta­tum, bai­la­rín a lo Stan­ley Do­nen, es un crip­to­so­vié­ti­co que se es­ca­pa a la URSS en un sub­ma­rino po­tem­ki­niano. Y Josh Bro­lin es el ca­pa­taz del es­tu­dio, el que tra­ta de cui­dar de sus cria­tu­ras.

Lo que pa­sa es que no hay en Hail, Cae­sar! el me­nor es­fuer­zo por com­pac­tar lo que pa­re­cen sket­ches de­sar­ma­dos en una obra que no mi­ra más allá del gag por li­bre. Son bri­llan­tes, por se­pa­ra­do, las se­cuen­cias de com­po­si­ción de las pis­ci­nas de Busby Ber­ke­ley, de los mu­si­ca­les de la Me­tro, con Ta­tum de im­pa­ga­ble ma­ri­ne­ro en proa, o de Cloo­ney re­me­dan­do la mi­ra­da ha­cia la cruz de La tú­ni­ca sa­gra­da. Se agra­de­ce ver a Til­da Swin­ton en el rol de la le­gen­da­ria ví­bo­ra de Holly­wood, Hed­da Hop­per. Y has­ta ce­le­bra­mos la re­su­rrec­ción de Ch­ris­top­her Lam­bert, esa es­trá­bi­ca des­apa­ri­ción ca­si lo­ba­to­nes­ca.

Pe­ro re­sul­ta po­co to­le­ra­ble pen­sar que quie­nes su­pie­ron ahon­dar en las en­tra­ñas per­tur­ba­do­ras de azu­fre y fue­go non san­cto de aque­lla fá­bri­ca de fal­sos sue­ños holly­woo­dien­ses en su obra maes­tra Bar­ton Fink, en­tre­guen, un cuar­to de si­glo más tar­de, una pe­lí­cu­la tan pe­re­zo­sa, su­per­fi­cial e inane como es Hail, Cae­sar! No es que los Coen lle­ga­sen aquí anun­cian­do de al­gu­na for­ma un ago­ta­mien­to crea­ti­vo. Ve­nían de ofre­cer las ex­ce­len­tes cin­tas Va­lor de ley y A pro­pó­si­to de Llewyn Da­vies.

Ca­pi­tol Re­cords

Su nue­va in­cur­sión en la Ca­pi­tol Re­cords —se man­tie­ne aquí el nom­bre fic­ti­cio de la pro­duc­to­ra de la pe­lí­cu­la Bar­ton Fink (1991)— es un ejer­ci­cio de de­ja­dez en el cual se per­ci­be, a fo­go­na­zos, el ADN del ta­len­to de quien hay de­trás. Pe­ro Hail, Cae­sar! no pa­sa de ser una car­ca­sa co­lo­ris­ta del te­rri­to­rio Coen. Unas bur­bu­jas efí­me­ras que fun­cio­nan fe­no­me­nal­men­te como ne­go­cio de aper­tu­ra de una Ber­li­na­le —las car­ca­ja­das en una con­fe­ren­cia de pren­sa en­tre­ga- da fue­ron ma­yo­res que du­ran­te la pro­yec­ción— pe­ro que se­me­jan im­pro­pias de dos au­to­res que no na­cie­ron pa­ra el di­ver­ti­men­to au­to­com­pla­cien­te.

La otra pre­sen­ta­ción que aca­pa­ró aten­cio­nes fue la del ju­ra­do que de­ci­di­rá el Oso de Oro. Cla­ro, lo pre­si­de la gran ac­triz Meryl Streep y eso sue­na a pri­vi­le­gio de Can­nes. Pa­re­ce di­fí­cil pen­sar que ni el ac­tor bri­tá­ni­co Cli­ve Owen, ni su co­le­ga ale­mán Lars Ei­din­ger, ni la ac­triz ita­lia­na Al­ba Rohr­wa­cher, ni la di­rec­to­ra po­la­ca Mal­gor­za­ta Szu­mows­ka, ni la fo­tó­gra­fa fran­ce­sa Bri­git­te La­com­be o el crí­ti­co bri­tá­ni­co Nick Ja­mes se atre­van a re­chis­tar­le a es­ta da­ma de hie­rro y de se­da que de­ci­di­rá, sin du­da, so­bre el ci­ne que co­men­ce­mos a ver en con­cur­so en la 66.ª edi­ción de la Ber­li­na­le a par­tir de hoy. Gran no­ti­cia que Li­bros del As­te­roi­de ha­ya de­ci­di­do ocu­par­se del res­ca­te del es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se John D. Ma­cDo­nald (1916-1986). Y que lo ha­ya he­cho por el prin­ci­pio, por Adiós en azul, tí­tu­lo que en 1964 inau­gu­ró la im­pa­ga­ble se­rie del de­tec­ti­ve Tra­vis McGee. Es ver­dad que ese mis­mo año Ma­cDo­nald pu­bli­có otras tres en­tre­gas, y que al fi­nal lle­vó a los quios­cos más de una vein­te­na —por una de ellas, The Green Ripper (1979), ob­tu­vo el Na­tio­nal Book Award—. El se­llo Bru­gue­ra in­cor­po­ró Adiós en azul en 1967 a su inen­con­tra­ble co­lec­ción Caballo Ne­gro, y aho­ra se co­rri­ge por fin el ol­vi­do im­per­do­na­ble de un au­tor que de­jó en­tre su abun­dan­te pro­duc­ción na­rra­ti­va no­ve­las como The Exe­cu­tio­ners (1957), que fue adap­ta­da con for­tu­na al ci­ne en dos oca­sio­nes, por John Lee Thom­pson (1962) y por Mar­tin Scor­se­se (1991): El ca­bo del mie­do. «Es un es­cri­tor mu­cho me­jor que Saul Be­llow, se mi­re por don­de se mi­re», de­cía Kings­ley Amis, pa­dre de Mar­tin Amis. Sin ne­ce­si­dad de lle­gar tan le­jos, sí pu­de afir­mar­se que su re­la­to es ágil, di­ver­ti­do y vi­bran­te, lleno de vio­len­cia, hu­mor, in­te­li­gen­cia, sus­pen­se y ac­ción, bas­tan­te más de lo que pue­de es­pe­rar­se de la ma­yo­ría. Sus per­so­na­jes es­tán muy lo­gra­dos, y es­pe­cial­men­te McGee, un hom­bre prác­ti­co que so­lo pierde la ló­gi­ca por las mu­je­res. Una es­pe­cie de Ro­bin Hood, pe­ro con un ya­te.

TO­BIAS SCH­WARZ, BERND VON JUTRCZENKA AFP

A la iz­quier­da, los her­ma­nos Et­han y Joel Coen po­san pa­ra la pren­sa grá­fi­ca con mo­ti­vo del pa­se del fil­me «Hail, Cae­sar!», úl­ti­mo tra­ba­jo de los ci­neas­tas que ayer inau­gu­ró la 66.ª edi­ción del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Ber­lín. Aba­jo, el ac­tor Geor­ge Cloo­ney, pro­ta­go­nis­ta de la cin­ta de los Coen, fir­ma au­tó­gra­fos a los afi­cio­na­dos apos­ta­dos a la en­tra­da del Ber­li­na­le Pa­last.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.