San­tia­go ex­hi­be los gra­ba­dos del ci­clo li­te­ra­rio de Dalí

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura -

no», ex­pli­ca­ron ayer Je­sús Ma­ría Gon­zá­lez de Zárate y Glo­ria Pa­tón, co­mi­sa­rios de la mues­tra, cu­ya coor­di­na­ción co­rre a car­go de Cha­ro San­juán. Pa­ra la ex­po­si­ción han to­ma­do como hi­lo ar­gu­men­tal tres gran­des au­to­res uni­ver­sa­les: Cer­van­tes, Ra­be­lais y La Fon­tai­ne.

LO­CU­RA Y SUE­ÑOS Don Qui­jo­te.

Dalí sen­tía una es­pe­cial pre­di­lec­ción por el per­so­na­je de Cer­van­tes, al que le de­di­có di­ver­sas se­ries de ilus­tra­cio­nes. No es aven­tu­ra­do su­po­ner que en él veía un re­fle­jo de sí mis­mo o, al me­nos de su par­te más irra­cio­nal, la que se sen­tía atraí­da por la lec­tu­ra y fas­ci­na­da por los sue­ños, a la vez que vi­vía un fer­vo­ro­so amor por una Ga­la que tam­bién po­dría en­car­nar a la Dul­ci­nea cer­van­ti­na. La con­fu­sión en­tre lo real y lo so­ña­do, tan pre­sen­te en el Qui­jo­te, tam­bién es una cons­tan­te en la obra de Dalí.

SÁ­TI­RA Y AB­SUR­DO Pan­ta­gruel.

El glo­tón por an­to­no­ma­sia de la li­te­ra­tu­ra, sa­li­do de la plu­ma de Ra­be­lais, tam­bién ins­pi­ró al pin­tor, quien re­creó vein­ti­cin­co de los tex­tos in­clui­dos en nes que hi­zo Des­prez en el si­glos XVI so­bre Pan­ta­gruel, quien pa­ra Dalí en­car­na la fan­ta­sía, la sá­ti­ra, el ab­sur­do y lo gro­tes­co de la con­di­ción hu­ma­na, ya que Ra­be­lais se va­lió de su per­so­na­je pa­ra ejer­cer crí­ti­cas cu­yos blan­cos iban des­de re­yes a pa­pas. La vi­sión del pin­tor in­tro­du­ce una di­men­sión oní­ri­ca en es­te mundo.

VIR­TU­DES Y DE­FEC­TOS Fá­bu­las mo­ra­les.

Dalí de­jó cons­tan­cia en el dia­rio que es­cri­bió en­tre 1952 y 1964 de sus lec­tu­ras de las Fá­bu­las de Jean de La Fon­tai­ne: el 1 de ju­nio de 1953 in­clu­so se des­cri­bió a sí mis­mo como el hé­roe de una de ellas (aunque en reali­dad su au­tor era Eso­po). El ar­tis­ta de­di­có a es­tos re­la­tos mo­ra­les do­ce gra­ba­dos, que aho­ra tes­ti­mo­nian su ex­tra­or­di­na­ria ha­bi­li­dad pa­ra el di­bu­jo. Al igual que los fa­bu­lis­tas se va­lían de ani­ma­les pa­ra trans­mi­tir su men­sa­je, Dalí crea un mundo irreal en el que él tam­bién mo­ra­li­za so­bre las vir­tu­des y de­fec­tos de la con­di­ción hu­ma­na, y lo ha­ce asi- mis­mo to­man­do como per­so­na­jes los ani­ma­les, lo que le va­le pa­ra re­tra­tar al­gu­nas de sus cria­tu­ras más per­so­na­les, como por ejem­plo los elefantes con pa­tas de ji­ra­fa.

La mues­tra se pue­de vi­si­tar de 12.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00 ho­ras, de lu­nes a do­min­go. Las vi­si­tas guia­das se­rán todos los jue­ves a las 19.00 ho­ras, mien­tras que pa­ra es­co­la­res se ha di­se­ña­do una pro­gra­ma­ción di­dác­ti­ca acor­de con ca­da uno de sus ni­ve­les de es­co­la­ri­za­ción.

XOÁN A. SO­LER

La co­lec­ción pre­sen­ta una de las fa­ce­tas me­nos co­no­ci­das del ar­te de Dalí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.