Pu­do ir­se en­tre aplau­sos y aca­ba­rá sa­lien­do a em­pu­jo­nes

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - Fer­nan­do Hi­dal­go

Fue una jornada in­só­li­ta. En un mis­mo día, dos de los presidentes de fe­de­ra­cio­nes gran­des, fút­bol y ba­lon­ces­to, pasan a te­ner so­bre sus ca­be­zas el yu­go de la in­ha­bi­li­ta­ción. En un ca­so, por los te­je­ma­ne­jes del Re­crea­ti­vo de Huel­va y en el otro por el uso del di­ne­ro fe­de­ra­ti­vo como si fue­ra su­yo. To­do pre­sun­ta­men­te, por­que aho­ra se­rá el Tri­bu­nal Ad­mi­nis­tra­ti­vo del De­por­te el que de­be­rá de­ci­dir si los he­chos me­re­cen san­ción y de qué ca­la­do se­rá la mis­ma.

Tan­to el fút­bol como el ba­lon­ces­to (mu­cho más el fút­bol) son dos deportes de ca­pi­tal im­por­tan­cia den­tro del te­ji­do de­por­ti­vo es­pa­ñol. Los dos mue­ven le­gio- nes de prac­ti­can­tes y de se­gui­do­res. Y los dos han vi­vi­do y vi­ven éxi­tos de­por­ti­vos que han lle­na­do de fe­li­ci­dad a es­te país. Qué pa­ra­dó­ji­co re­sul­ta que tras los go­les de Fer­nan­do To­rres y de Inies­ta; y tras las ca­nas­tas de Ga­sol y Na­va­rro, dos di­ri­gen­tes con­vir­tie­ran las res­pec­ti­vas fe­de­ra­cio­nes en sen­dos cor­ti­jos y en san­tua­rios de prác­ti­cas de du­do­sa le­ga­li­dad y mo­ra­li­dad. Es como si Es­pa­ña tu­vie­ra que pa­gar un os­cu­ro pea­je por go­zar de una ex­ce­len­cia de­por­ti­va de ni­vel pla­ne­ta­rio. No es jus­to.

En el ca­so de Vi­llar, se tra­ta de un ejem­plo pal­ma­rio de di­ri­gen­te que se afe­rra al car­go de tal for­ma que nun­ca ve el mo­men­to opor­tuno de re­ti­rar­se. Él ha de­ci­di­do que su per­so­na y sus ca­pa­ci­da­des son im­pres­cin­di­bles pa­ra el fút­bol es­pa­ñol. Y pri­va a su co­lec­ti­vo de la opor­tu­ni­dad de que otro pon­ga en prác­ti­ca una nue­va for­ma de go­ber­nar la fe­de­ra­ción. Pu­do ir­se con ele­gan­cia, en­tre aplau­sos y fe­li­ci­ta­cio­nes, y aca­ba­rá sa­lien­do a em­pu­jo­nes.

Pe­ro en cual­quier ca­so, sal­ga bien o mal Vi­llar de la pre­si­den­cia de la fe­de­ra­ción, se­ría su problema. Lo fun­da­men­tal es el fút­bol, al que se de­be, y el da­ño que le es­tá ha­cien­do. ¿Al­guien sa­be al­go so­bre su plan pa­ra los pró­xi­mos cua­tro años? So­lo tie­ne un pun­to: ha­cer lo que sea pa­ra se­guir en el des­pa­cho. Na­da de pro­yec­tos de fu­tu­ro, na­da de apro­ve­char­se de los mi­llo­nes y mi­llo­nes que es­tá ge­ne­ran­do la Li­ga. Na­da de al­can­zar acuer­dos con el Go­bierno pa­ra el desa­rro­llo del fút­bol ba- se. Na­da de trans­pa­ren­cia en la ges­tión. Na­da de luz y ta­quí­gra­fos en cuan­to a los suel­dos, ni en cuan­to a los prés­ta­mos a las te­rri­to­ria­les que lue­go de­ci­den con su vo­to quién es el pre­si­den­te. Pa­ra Vi­llar, el fút­bol es so­lo el marco del cua­dro. Y le da igual que es­té apo­li­lla­do por­que lo im­por­tan­te es lo que se cue­ce en la pin­tu­ra, don­de mien­tras unos pe­gan pa­ta­das al ba­lón, él se da la gran vi­da y ejer­ce de cau­di­llo de un reino al que quie­re man­te­ner al mar­gen de las le­yes y la de­cen­cia.

Aho­ra, el TAD tie­ne la pe­lo­ta en su te­ja­do. Ca­be exi­gir­le que ha­ga jus­ti­cia. Na­da más, por­que in­clu­so aunque Vi­llar no fue­ra in­ha­bi­li­ta­do, ha­brá com­pro­ba­do que in­clu­so él pue­de ser so­me­ti­do a exa­men en un es­ta­do de de­re­cho como es Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.