«O Na­sei­ro es la fies­ta to­tal»

No es O Na­sei­ro la me­jor re­co­men­da­ción pa­ra guar­dar ré­gi­men, sino pa­ra dis­fru­tar de «la fies­ta to­tal», como la de­fi­ne Per­fec­to Parapar, uno de sus gran­des pro­ta­go­nis­tas. Del Ro­ma­xe do Bo Xan­tar es fá­cil sa­lir con ki­los de más, como in­ter­pre­tan Pin­to & Chi

La Voz de Galicia (Ourense) - - El Tiempo - A. LA­GO

Una de las más gran­des fran­ca­che­las de to­das cuan­tas in­gen­tes fran­ca­che­las tie­nen lu­gar ca­da año en Ga­li­cia es, sin du­da, el Ro­ma­xe do Bo Xan­tar, que se ce­le­bra el cuar­to fin de semana de agos­to en el Cam­po do Na­sei­ro, a cin­co ki­ló­me­tros de Vi­vei­ro. De vier­nes a mar­tes, la lo­ca­li­dad en­ca­de­na cin­co días de co­mi­lo­nas, can­tos, bai­les, or­ques­tas, atrac­cio­nes y un im­pa­ga­ble Des­cen­so Hu­mo­rís­ti­co del Lan­dro como co­lo­fón. En ese tiem­po, los vi­vei­ren­ses le­van­tan ca­se­tas en las que con­vi­dan a fa­mi­lia­res y ami­gos, pues se con­vier­ten en sus ca­sas mien­tras du­ra la fies­ta.

Des­de que su ma­dre le da­ba el bi­be­rón en el Cam­po do Na­sei­ro, Per­fec­to Parapar Tra­zan­cos (Vi­vei­ro, 59 años) es uno de los per­so­na­jes más po­pu­la­res de es­ta ro­me­ría. Per­fec­to re­pa­sa los in­gre­dien­tes gas­tro­nó­mi­cos esen­cia­les del fes­tín: «El vier­nes, pul­po; el sá­ba­do, ma­ris­co; el do­min­go, car­ne asa­da; el lu­nes, cal­do, y el mar­tes, sar­di­nas con ca­che­los». Cla­ro que el asun­to no es muy dog­má­ti­co y «todos los días se pue­de co­mer de to­do».

Regado «con buen vino», eso sí. Y pa­ra que no fal­te ese brin­dis, La Voz de­di­ca la nue­va en­tre­ga de su co­lec­ción de va­sos al Ro­ma­xe do Bo Xan­tar. Lle­ga­rá es­te do­min­go a los quios­cos con una ilus­tra­ción de Pin­to & Chin­to que de­ja bien cla­ro lo fá­cil que es per­der la lí­nea en so­lo cin­co días. La idea de lo que sig­ni­fi­ca O Na­sei­ro «es­tá muy lo­gra­da», con­fir­ma Parapar, sa- tis­fe­cho. La de O Na­sei­ro es «la fies­ta to­tal», se enor­gu­lle­ce Per­fec­to, que re­cu­pe­ra con ca­ri­ño sus pri­me­ros re­cuer­dos del Ro­ma­xe, cuan­do sus abue­las «ex­ten­dían en el cam­po aque­llos man­te­les blan­cos, cuan­do no ha­bía ni ca­se­tas y la gen­te traía su me­jor va­ji­lla de Sar­ga­de­los».

Hoy, to­do ha cam­bia­do. La se­sión ver­mú dia­ria es don­de se cue­ce to­do y se pal­pa «la bue­na re­la­ción, el am­bien­te en­tra­ña­ble de una fies­ta en la que no hay ni un ro­ce». Las or­ques­tas mo­vi­li­zan a nu­me­ro­sos ro­me­ros, aunque hay gen­te «que no sa­le ni un se­gun­do de su ca­se­ta», por­que es allí don­de dis­fru- tan «del ca­lor y la amistad de los su­yos» al son de la gaita y de las can­cio­nes. De un tiem­po a es­ta par­te se es­ti­lan tam­bién ca­se­tas de cha­va­les en que «úni­ca­men­te hay be­bi­da y bo­ca­di­llos».

Pues con es­tas in­di­ca­cio­nes —y el va­so de La Voz—, to­do lis­to pa­ra el pró­xi­mo mes de agos­to. Pe­ro que na­die se ol­vi­de del «kit de su­per­vi­ven­cia de O Na­sei­ro, esen­cial pa­ra com­ba­tir el fres­co y la hu­me­dad de las no­ches jun­to al río: Pa­ño­le­ta y bo­tas grue­sas, y un som­bre­ro pa­ra pro­te­ger­se del pol­vo». To­do el mundo lo lle­va. Los orí­ge­nes de la ce­le­bra­ción, que Parapar de­fi­ne tam­bién como «una Fe­ria de Abril más en­xe­bre y abier­ta», se re­mon­tan al si­glo XIX, aunque es du­ran­te la dé­ca­da de 1930 cuan­do se ge­ne­ra­li­za la par­ti­ci­pa­ción de los vi­vei­ren­ses.

PE­PA LO­SA­DA

Per­fec­to Parapar, con pro­duc­tos ha­bi­tua­les en O Na­sei­ro y un som­bre­ro, tí­pi­co en es­ta fies­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.