Ra­joy y Sán­chez no se mue­ven y ven im­po­si­ble cual­quier ti­po de acuer­do

El socialista da por he­cho que se­rá pre­si­den­te y pi­de un cam­bio de lí­der en el PP

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - GON­ZA­LO BAREÑO

Ma­riano Ra­joy y Pe­dro Sán­chez no se mue­ven un mi­lí­me­tro de sus po­si­cio­nes. Me­dia ho­ra de reunión fue su­fi­cien­te pa­ra que am­bos cons­ta­ta­ran que es im­po­si­ble cual­quier acer­ca­mien­to po­lí­ti­co de ca­ra a una in­ves­ti­du­ra que el socialista es­tá se­gu­ro de con­se­guir sin el apo­yo del PP, y a la que el po­pu­lar no re­nun­cia por­que es­tá con­ven­ci­do de que su ri­val va a fra­ca­sar. Pe­se a lo bre­ve de la ci­ta y a lo des­a­bri­do de las for­mas, am­bos se es­for­za­ron en pre­sen­tar­la como al­go útil y des­ta­ca­ron sus pun­tos de coin­ci­den­cia en asun­tos de Es­ta­do. Y ello, a pe­sar de que, por lo vis­to ayer, las coin­ci­den­cias se li­mi­ten a la po­lí­ti­ca an­ti­te­rro­ris­ta y a la ne­ce­si­dad de man­te­ner la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria, aunque con un ca­len­da­rio dis­tin­to al que mar­ca Bru­se­las. Na­da más.

Ra­joy no re­nun­cia a na­da

Re­sul­ta­dos no hu­bo nin­guno, por­que Ra­joy se li­mi­tó a reite­rar su ofer­ta de un Go­bierno pre­si­di­do por él mis­mo que cuen­te con el res­pal­do del PSOE y de Ciu­da­da­nos, al­go que Sán­chez re­cha­za de plano y que ni si­quie­ra se mo­les­tó en va­lo­rar. De he­cho, el lí­der socialista plan­teó que su úni­co ob­je­ti­vo es des­alo­jar al PP del Eje­cu­ti­vo pa­ra cons­truir un Go­bierno «de cam­bio», aunque no acla­ró con quién pien­sa for­mar­lo. «No me cie­rro a nin­gu­na po­si­bi­li­dad», se­ña­ló Sán­chez. Pe­ro, de sus pa­la­bras se de­du­ce que pre­ten­de el di­fí­cil ejer­ci­cio de su­mar el apo­yo de Po­de­mos y el de Ciu­da­da­nos, lo que él de­no­mi­na «las fuer­zas de cam­bio». Aunque las pro­pues­tas mo­de­ra­das que hi­zo ayer es­ta­ban más cer­ca de las te­sis del par­ti­do na­ran­ja, ase­gu­ró que tie­ne «mu­chí­si­mas coin­ci­den­cias» con los de Igle­sias.

A pe­sar de que la reunión se pro­du­jo po­cas ho­ras des­pués del re­gis­tro rea­li­za­do en la se­de del PP en bus­ca de prue­bas de su fi­nan­cia­ción ile­gal, Sán­chez no plan­teó ca­ra a ca­ra Ra­joy el te­ma de la corrupción. Sin em­bar­go, an­te la pren­sa se mos­tró ta­xa­ti­vo al re­cla­mar un cam­bio de li­de­raz­go en el PP, al­go que con­si­de­ró im­pres­cin­di­ble pa­ra la re­ge­ne­ra­ción de la po­lí­ti­ca.

Tam­po­co se tra­tó en la en­tre­vis­ta, sor­pren­den­te­men­te, la si- tua­ción en Ca­ta­lu­ña. Ra­joy se li­mi­tó a ex­pre­sar la ne­ce­si­dad de de­fen­der la uni­dad de Es­pa­ña y la so­be­ra­nía na­cio­nal. Sán­chez, ya an­te la pren­sa, ex­pli­có que su pro­pues­ta es que ha­ya una con­sul­ta en la que todos los es­pa­ño­les ten­gan «de­re­cho a de­ci­dir». Y esa con­sul­ta no se­ría otra que una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción.

Sán­chez, en tono pre­si­den­cial

El lí­der del PSOE plan­teó a Ra­joy la ne­ce­si­dad de que el PP par­ti­ci­pe en esa re­for­ma de la Carta Mag­na que tie­ne pre­vis­to im­pul­sar en es­ta le­gis­la­tu­ra. Sán­chez, que man­tu­vo en su com­pa­re­cen­cia un tono mu­cho más so­se­ga­do en sus ata­ques al PP que en an­te­rio­res oca­sio­nes, dio por se­gu­ro que go­ber­na­rá e in­clu­so em­pe­zó a per­fi­lar ya como se­rá su Go­bierno. No des­car­tó in­cor­po­rar a miem­bros de Po­de­mos ni de otros par­ti­dos a su Ga­bi­ne­te. Y ade­lan­tó que tie­ne pre­vis­to tam­bién que ha­ya mi­nis­tros «in­de­pen­dien­tes». Se­gu­ro de su éxi­to, re­cla­mó a Ra­joy que aban­do­ne la «cam­pa­ña del mie­do», en re­fe­ren­cia a las de­cla­ra­cio­nes de miem­bros del Go­bierno ad­vir­tien­do en el ex­tran­je­ro de los pe­li­gros de un Go­bierno del PSOE con Po­de­mos.

El lí­der po­pu­lar elu­dió en­trar en va­lo­ra­cio­nes po­lí­ti­cas en su com­pa­re­cen­cia y se li­mi­tó a des­gra­nar los asun­tos re­la­ti­vos a la po­si­ción es­pa­ño­la en el pró­xi­mo Con­se­jo Eu­ro­peo de Bru­se­las que se ha­bían tra­ta­do en la ci­ta, des­ta­can­do que, aunque ha­bla­rá con el PSOE y el res­to de fuer­zas, el Go­bierno se sien­te li­bre de se­guir adop­tan­do de­ci­sio­nes en Eu­ro­pa por­que el he­cho de que es­té en fun­cio­nes «no quie­re de­cir que des­apa­rez­ca». Pre­ci­só que no se sien­te «aco­rra­la­do» por los ca­sos de corrupción que afec­tan a su par­ti­do y re­cha­zó pe­dir res­pon­sa­bi­li­da­des a Es­pe­ran­za Agui­rre, por­que «no se pue­de con­de­nar a al­guien sin sa­ber de qué se le acu­sa».

BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

Ra­joy y Sán­chez tu­vie­ron una reunión de me­dia ho­ra en la que ca­da uno man­tu­vo su pos­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.