Una re­la­ción per­so­nal des­trui­da por la cam­pa­ña

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo -

El día que Pe­dro Sán­chez le es­pe­tó a la ca­ra a Ma­riano Ra­joy en un de­ba­te en te­le­vi­sión que no era una per­so­na «de­cen­te» y es­te le con­tes­tó lla­mán­do­le «mi­se­ra­ble», se aca­bó cual­quier po­si­bi­li­dad de que am­bos al­can­za­ran un acuer­do de Go­bierno des­pués de las elec­cio­nes, cual­quie­ra que fue­ra el re­sul­ta­do. Ayer, el ges­to de Ra­joy ne­gán­do­le la mano a Pe­dro Sán­chez, que se que­dó con ella ex­ten­di­da y lue­go la es­con­dió rá­pi­da­men­te pa­ra di­si­mu­lar, in­di­ca has­ta qué pun­to se ha de­te­rio­ra­do la re­la­ción en­tre am­bos. Pe­ro tam­bién re­ve­la, y qui­zá sea es­to lo más im­por­tan­te, que la fal­ta de sin­to­nía per­so­nal en­tre los dos lí­de­res in­flu­ye de ma­ne­ra muy ne­ga­ti­va en el diá­lo­go en­tre las dos gran­des fuer­zas po­lí­ti­cas es­pa­ño­las. Al­go in­quie­tan­te de ca­ra a la com­pli­ca­da le­gis­la­tu­ra que se ave­ci­na, sea quien sea el que go­bier­ne.

Sán­chez res­tó cual­quier im­por­tan­cia a ese ges­to de Ra­joy y re­ve­ló que sí se ha­bían da­do la mano en pri­va­do. Su in­ten­ción ayer era cam­biar el pa­so, aban­do­nar la re­frie­ga po­lí­ti­ca y dar una ima­gen de hom­bre de Es­ta­do que es­tá se­gu­ro de ser pre­si­den­te den­tro de muy po­co. De he­cho, el lí- der socialista se com­por­tó ayer como si la ci­ta con Ra­joy se tra­ta­ra más de un tras­pa­so de po­de­res que de una reunión con vis­tas a la for­ma­ción de Go­bierno.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE es­ta con­ven­ci­do de que, a me­di­da que se acer­que el día en el que de­be ce­le­brar­se la se­sión de in­ves­ti­du­ra, Po­de­mos aban­do­na­rá su po­si­ción de no sen­tar­se a ne­go­ciar con él mien­tras no cor­te el diá­lo­go con Ciu­da­da­nos. Ayer di­jo que es­tá an­sio­so por co­no­cer la nue­va pro­pues­ta que los de Pa­blo Igle­sias han anun­cia­do que pre­sen­ta­rán en bre­ve, pa­ra sen­tar­se a ne­go­ciar­la y lle­gar a un acuer­do. Su es­tra­te­gia es cla­ra- men­te la de for­zar tan­to a Po­de­mos como a Ciu­da­da­nos a apo­yar­le si no quie­ren dar la ima­gen de que con sus ve­tos im­pi­den un Go­bierno de cam­bio que desaloje al PP. Sán­chez sa­be ya que es im­po­si­ble go­ber­nar so­lo con Po­de­mos por­que ne­ce­si­ta­ría la ayu­da di­rec­ta o tá­ci­ta de los in­de­pen­den­tis­tas. Y que tam­po­co pue­de te­ner so­lo a Ciu­da­da­nos como so­cio por­que el PP no se abs­ten­drá. Más que con­ven­cer­les con sus pro­pues­tas, su ta­rea es aho­ra la de po­ner de acuer­do a Pa­blo Igle­sias con Al­bert Ri­ve­ra. Al­go que se an­to­ja muy com­pli­ca­do. Ra­joy, por si aca­so, es­pe­ra aga­za­pa­do un po­si­ble fa­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.