Ci­ta a cie­gas en­tre Sán­chez y Ra­joy

Xo­sé Luís Ba­rrei­ro Ri­vas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Las ci­tas a cie­gas sue­len ca­rac­te­ri­zar­se por­que se des­co­no­ce quié­nes van a en­con­trar­se, aunque sue­le es­tar muy cla­ro pa­ra qué se bus­can. Pe­ro tam­bién po­dría lla­mar­se ci­ta a cie­gas a un en­cuen­tro como es­te que ce­le­bra­ron Sán­chez y Ra­joy, en el que sí se sa­be quié­nes van —el in­de­cen­te y el mez­quino—, pe­ro no se sa­be qué quie­ren. El ni­vel de adre­na­li­na que suel­tan los pro­ta­go­nis­tas de una ci­ta a cie­gas pue­de ser ma­yor cuan­do no se sa­be qué es­tán bus­can­do que cuan­do se ocul­ta la iden­ti­dad de los bus­co­nes, por­que en el pri­mer ca­so se pue­de aca­bar ha­cien­do cual­quier co­sa —re­zan­do el ro­sa­rio, por ejem­plo—, mien­tras que en el se­gun­do siem­pre se aca­ba ha­cien­do lo mis­mo y so­bre el mis­mo mue­ble, sin más sus­pen­se que el pri­mer vis­ta­zo.

Así que ha­go pú­bli­ca es­ta idea pa­ra que al­guien —Ma­nue­la Car­me­na pue­de es­tar in­tere­sa­da— pon­ga ma­nos a la obra y cree una web de ci­tas sin ob­je­to co­no­ci­do, en las que la pro­duc­ción de adre­na­li­na que­de en­co­men­da­da a la ab­so­lu­ta fal­ta de mo­ti­vos y uti­li­dad del en­cuen­tro. Ello no obs­tan­te, da­da mi afi­ción a los dis­tin­gos, su­gie­ro que a la ci­ta en­tre des­co­no­ci­dos le si­ga­mos lla­man­do ci­ta a cie­gas, como siem­pre, mien­tras que al en­cuen­tro sin ob­je­to le lla­me­mos ci­ta opa­ca, pa­ra que todos los clien­tes pue­dan es­co­ger su for­ma de ex­ci­ta­ción, y pa­ra que se­pan —aquí re­apa­re­ce el es­co­lás­ti­co que soy— si la ci­ta es cie­ga por razón del su­je­to o del ob­je­to.

En reali­dad, la­men­to de­cir­lo, me pa­re­cie­ron dos fu­le­ros. Por­que sien­do evi­den­te que en­tre ellos no se so­por­tan, y que su mu­tuo des­pre­cio ex­ce­de lo que pue­de con­si­de­rar­se na­tu­ral y so­cial­men­te acep­ta­ble, se­ría bueno que, en vez de es­ce­ni­fi­car un diá­lo­go fal­so, avie­so y es­té­ril, que so­lo sir­ve pa­ra ma­rear la per­diz de la in­ves­ti­du­ra y pa­ra em­pon­zo­ñar la po­lí­ti­ca al má­xi­mo ni­vel, es­ce­ni­fi­ca­sen el ab­so­lu­to des­en­cuen­tro per­so­nal que, como úni­ca cau­sa, tie­ne em­pan­ta­na­da la po­lí­ti­ca es­pa- ño­la, cie­rra las puer­tas a esa sa­li­da ne­ce­sa­ria y ra­zo­na­ble que se lla­ma gran coa­li­ción, y nos po­ne a todos an­te el gra­ví­si­mo ries­go de un caos po­lí­ti­co atra­bi­lia­rio —por in­cohe­ren­te e ines­ta­ble— que, una vez ini­cia­do, na­die po­drá re­ver­tir.

En ape­nas me­dia ho­ra hablaron de to­do —se­gún Sán­chez— sin de­cir­se na­da. Se pi­die­ron co­sas im­po­si­bles —Ra­joy un Go­bierno de con­ti­nui­dad, y Sán­chez que el PP le ha­ga su re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción y lo de­fien­da de los que van a in­ves­tir­lo y a sen­tar­se en su Con­se­jo de Mi­nis­tros— pa­ra car­gar y amar­ti­llar las pis­to­las del due­lo que no ce­sa. Y por eso de­be­mos de­cir­les a los pro­ta­go­nis­tas de es­te des­en­cuen­tro a cie­gas, y a sus res­pec­ti­vos par­ti­dos, que so­lo hay una co­sa más des­pre­cia­ble que me­ter a un país en un bre­te gra­ví­si­mo por ra­zo­nes per­so­na­les, que es es­ta des­com­po­si­ción de Es­pa­ña, irra­cio­nal y sec­ta­ria, que se nos ofre­ce a cá­ma­ra len­ta a las fu­tu­ras víc­ti­mas de tan mez­quino e in­de­cen­te desa­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.