La mano

Fer­nan­do Óne­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Tan­ta ex­pec­ta­ción, tan­ta aten­ción me­diá­ti­ca, tan­to in­te­rés na­cio­nal pues­tos en el en­cuen­tro, y al fi­nal to­do se re­du­jo a la fo­to de la mano. Ese Sán­chez que la ex­tien­de en bus­ca de la otra mano; ese Ra­joy que se abro­cha la ame­ri­ca­na y no atien­de el amis­to­so ges­to; esas cá­ma­ras que se dis­pa­ran; esos men­sa­jes te­le­fó­ni­cos que inun­dan las on­das gra­vi­ta­cio­na­les: ¡no lo ha que­ri­do sa­lu­dar! ¡La frial­dad ele­va­da a la ca­te­go­ría de ges­to de Es­ta­do! Ese era, al ter­mi­nar el día, el gran de­ba­te na­cio­nal: ¿Ha si­do un me­nos­pre­cio? ¿Ha si­do la tra­duc­ción prác­ti­ca del aviso de «le tra­ta­ré como se me­re­ce»? ¿Ha si­do el anun­cio de ten­sio­nes fu­tu­ras, si Sán­chez lo­gra la pre­si­den­cia? ¿Ha si­do la ven­gan­za por ha­ber­le qui­ta­do el pro­ta­go­nis­mo y la ini­cia­ti­va po­lí­ti­ca? Una ima­gen no va­le más que mil pa­la­bras; va­le más que mil reunio­nes.

Quie­ro elo­giar, an­tes de na­da, el ta­lan­te de Pe­dro Sán­chez, que de­ja enano al de Za­pa­te­ro. Es­te chi­co hi­zo en se­ma­nas un más­ter de cor­te­sía. Cuan­do se tra­ta de po­ner ca­ra de po­cos ami­gos pa­ra la fo­to ini­cial, la po­ne como na­die: ni el día de la Mon­cloa ni ayer en el Con­gre­so se le es­ca­pó una son­ri­sa. Pe­ro cuan­do ha pa­sa­do el tran­ce, sa­le del en­cuen­tro ca­li­fi­cán­do­lo como útil, lo cual es el col­mo del buenismo. Re­cuer­da a Ta­rra­de­llas des­pués de ver a Suá­rez. Y cuan­do le pre­gun­tan por el sa­lu­do, es el no va más de la com­pren­sión hu­ma­na: Ra­joy no se dio cuen­ta de la mano, es­ta­ba mi­ran­do a una cá­ma­ra, es­ta­ba con la mi­ra­da per­di­da, es­ta­ba en otra co­sa, en pri­va­do se sa­lu­da­ron con to­da cor­dia­li­dad. Sán­chez apren­dió rá­pi­da­men­te que la po­lí­ti­ca es el ar­te de la re­pre­sen­ta­ción.

De­ten­gá­mo­nos en la te­sis de que Ra­joy no vio la mano. Es im­pro­ba­ble. Des­pués de cua­tro años de pre­si­den­te, sa­be que lo pri­me­ro que se ha­ce cuan­do se po­sa pa­ra la pren­sa con otra per­so­na es dar­se la mano lar­ga­men­te. Como siem­pre hay al­gún pe­rio­dis­ta que no cap­tó la ima­gen, se oye de fon­do una voz que su­pli­ca: «Otra vez, por fa­vor». Y los dos pro­ta­go­nis­tas se vuel­ven a sa­lu­dar con el mis­mo en­can­ta­mien­to de co­no­cer­se. Por lo tan­to, si ayer no hi­zo ese ce­re­mo­nial, pe­ro no ha­bía ma­la in­ten­ción, es que real­men­te es­tá en otra co­sa: qui­zá en la pri­ma de ries­go, qui­zá en las co­rrup­cio­nes, qui­zá en que en­gor­dó y lo aca­ba de no­tar al abro­char la cha­que­ta.

Y exa­mi­ne­mos la po­si­bi­li­dad de que sí vio la mano y la me­nos­pre­ció. ¡Ah! Eso tie­ne un men­sa­je po­lí­ti­co. Y no es el de pro­me­ter ha­cer­le im­po­si­ble la in­ves­ti­du­ra ni amar­gar­le la vi­da des­de la opo­si­ción. Es otro mu­cho más su­til: Ra­joy no quie­re la mano de Sán­chez pa­ra un sa­lu­do pa­sa­je­ro. Ra­joy quie­re la mano de Sán­chez ten­di­da pa­ra se­guir go­ber­nan­do. Si la tu­vie­ra así, cla­ro que la hu­bie­ra vis­to. Cla­ro que la hu­bie­ra co­gi­do. Has­ta la hu­bie­ra be­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.