Me­dia ho­ra de pa­ri­pé y mil pa­ra la ver­güen­za

Xo­sé Car­los Ca­nei­ro

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Sin no­ve­dad en el fren­te, di­ría con sá­ti­ra el buen sol­da­do Svejk, pro­ta­go­nis­ta de una no­ve­la mí­ti­ca de Ja­ros­lav Ha­sek. To­do es­tá es­cri­to en es­te fin­gi­mien­to, lla­mé­mos­le pa­ri­pé, en el que se ha con­ver­ti­do la po­lí­ti­ca. Un fin­gi­mien­to agrio. Lle­ga­ron al Con­gre­so sin mi­rar­se, sin dar­se ni si­quie­ra la mano en pú­bli­co, pe­ro sí en pri­va­do, di­jo el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los so­cia­lis­tas. Sán­chez y Ra­joy, dos hom­bres y un mis­mo des­tino: nin­guno. El más jo­ven qui­zá lle­gue a pre­si­den­te del Go­bierno. Se­rá el ma­yor error pro­pio y tam­bién de su par­ti­do. Al otro le que­da la hon­ro­sa sa­li­da del pa­so atrás. Hon­ro­sa, reite­ro, con el país cre­cien­do un tres por cien­to, con el pa­ro re­cor­tán­do­se y con aquel dé­fi­cit del 9,1 % re­ga­lo de Za­pa­te­ro re­du­ci­do a la mi­tad. Eso sí, con la por­que­ría en­su­cian­do más que nun­ca a su par­ti­do.

So­lo hay dos ca­mi­nos: pac­to de PSOE y Po­de­mos, con el apo­yo ex­pre­so o si­len­te del in- de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán, o nue­vas elec­cio­nes. Esa fue la con­clu­sión a la que lle­gué lue­go de oír con per­ple­ji­dad a los dos lí­de­res pre­pon­de­ran­tes de Es­pa­ña. Ra­joy tar­dó más tiem­po en ex­pli­car la po­si­ción del Es­ta­do es­pa­ñol con res­pec­to al Reino Uni­do y la Unión Eu­ro­pea que en tra­tar lo que nos in­tere­sa a todos: có­mo se va a for­mar Go­bierno. Y Sán­chez, dan­do por sen­ta­do que va a ser pre­si­den­te, ca­li­fi­có de «útil» el pa­ri­pé de ayer: una fal­ta de res­pe­to a la in­te­li­gen­cia de la ciu­da­da­nía. Aguar­de­mos acon­te­ci­mien­tos, di­ría un per­so­na­je de Es­pe­ran­do a Go­dot. Pe­ro Go­dot nun­ca lle­ga. Se ha per­di­do en los cué­va­nos de Gé­no­va 13, don­de le­van­tar la al­fom­bra es un ries­go la­bo­ral: por la in­mun­di­cia, di­go.

Por eso he ti­tu­la­do es­ta co­lum­na con dos sus­tan­ti­vos de­fi­ni­to­rios. Pa­ri­pé: por­que el en­cuen­tro ha si­do una desa­zón su­pi­na, un es­ca­pa­ra­te de ba­ra­ti­jas, un pá­ra­mo in­te­lec­tual. Y ver­güen­za: por­que na­die pue- de sen­tir otra co­sa des­pués de to­do lo que co­no­ce­mos en torno al PP y sus fi­nan­zas. Pe­ro hay más ver­güen­zas, no las ca­lle­mos. La de Po­de­mos Ga­li­cia, con jun­ta ges­to­ra por im­po­si­ción, que se mo­fa de la de­mo­cra­cia asam­blea­ria que pre­ten­den de­fen­der. O el Ayun­ta­mien­to de A Co­ru­ña, don­de Po­de­mos y PSOE ya ni ne­go­cia­rán los pre­su­pues­tos. O las huel­gas con­tra el ami­go grie­go de Po­de­mos, del que ya no ha­bla Igle­sias Tu­rrión, ayer a bo­fe­ta­das po­li­cía y agri­cul­to­res en la mí­ti­ca pla­za Syn­tag­ma. O la tra­gi­co­me­dia de Car­me­na, a quien pu­so el PSOE en la si­lla de la al­cal­día ma­dri­le­ña. O la pe­ti­ción de di­mi­sión de la con­se­je­ra de edu­ca­ción de Cas­ti­lla-La Man­cha por par­te de Po­de­mos, lue­go de dar­le la go­ber­nan­za a los so­cia­lis­tas.

¿Y a qué vie­ne la ex­po­si­ción an­te­rior? A re­fren­dar que con es­tos, y no con otros, ten­drá que go­ber­nar Sán­chez. Nos que­dan mil ho­ras, por lo me­nos, pa­ra la ver­güen­za.

Las on­das gra­vi­ta­cio­na­les, esas mis­te­rio­sas on­du­la­cio­nes en el te­ji­do del es­pa­cio-tiem­po que pre­di­jo Eins­tein ha­ce cien años, exis­ten, se­gún aca­ba de con­fir­mar­nos un gru­po de cien­tí­fi­cos. Lo que no te­ne­mos muy cla­ro es su pro­ce­den­cia. Si vie­nen de las ex­plo­sio­nes es­te­la­res en su­per­no­vas, como nos di­cen, o de los en­cuen­tros en­tre Ma­riano Ra­joy y Pe­dro Sán­chez.

Por­que ayer mis­mo se pro­du­jo otro to­rren­te de on­das en la an­te­sa­la del co­me­dor de la Pre­si­den­cia de la Cá­ma­ra ba­ja, don­de se vie­ron. Ra­joy, en­tre «ca­so ais­la­do» y «ca­so ais­la­do», y Sán­chez, en­tre ne­go­cia­ción y ne­go­cia­ción, se ci­ta­ron a las cin­co de la tar­de, que es la ho­ra en la que se ci­ta la bur­gue­sía bri­tá­ni­ca pa­ra to­mar­se el té. Se ci­ta­ron sin na­da que de­cir­se. Sin ca­pa­ci­dad de ha­blar de fu­tu­ro. Por­que no se so­por­tan.

Des­pués de que el pre­si­den­te di­je­se: «No sé pa­ra qué voy a re­unir­me con Sán­chez», y es­te no le in­clu­ye­se en­tre sus ne­ce­si­da­des, y cuan­do el ro­sa­rio de es­cán­da­los tiz­na al par­ti­do que pre­ten­de go­ber­nar sin que sea ca­paz de sa­cu­dír­se­los, los dos lí­de­res se vie­ron pa­ra ha­blar, fun­da­men­tal­men­te de Eu­ro­pa, como si el fu­tu­ro eu­ro­peo lo tu­vie­ran que de­ci­dir ellos. Y po­co más, por­que el cli­ma fue he­la­do; nin­guno de los dos se es­for­zó lo más mí­ni­mo por ser afa­ble y por­que, cu­rio­sa­men­te, quien ne­gó el sa­lu­do, por mu­cho que des­pués tra­ta­sen de res­tar­le im­por­tan­cia, fue el mis­mo que no du­dó en pro­po­ner una gran coa­li­ción. No acla­ró si la coa­li­ción pro­pues­ta se­ría de enemi­gos irre­con­ci­lia­bles. Que es lo que ayer de­du­ji­mos del té de la cin­co, pe­se a que Sán­chez lo ca­li­fi­có de útil, como pu­do ca­li­fi­car­lo de sa­bro­so y ali­men­ti­cio.

Re­cor­de­mos que las re­la­cio­nes en­tre Gon­zá­lez y Az­nar eran en­de­mo­nia­das; pe­ro na­da que ver con las de los ac­tua­les lí­de­res. En­ton­ces sal­ta­ban chispas, que es un jue­go infantil, y aho­ra se pro­du­cen on­das gra­vi­ta­cio­na­les. Pue­de que en tiem­po de Eins­tein es­tas per­tur­ba­cio­nes gra­vi­ta­to­rias tu­vie­ran su ori­gen en el es­pa­cio. Pe­ro hoy la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca de­be pres­tar aten­ción a las re­la­cio­nes de Ra­joy y Sán­chez, por­que ca­da vez que se en­cuen­tran se pro­du­ce un fe­nó­meno vio­len­to. Y en uno de es­tos nos me­ten en un agujero ne­gro. Ya lo ve­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.