Tic­tac, chin­chín, zig­zag...

Francisco Ríos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Hay un gru­po de pa­la­bras, la ma­yo­ría de ori­gen ono­ma­to­pé­yi­co, que se ca­rac­te­ri­zan por la re­pe­ti­ción de sí­la­bas, a ve­ces con cam­bio de las vo­ca­les. Esa es­truc­tu­ra es la cau­sa de que mu­chas per­so­nas va­ci­len so­bre la for­ma de es­cri­bir­las: se­pa­ran­do los ele­men­tos que se re­pi­ten con es­pa­cios (cha cha cha), con co­mas (cha, cha, cha), unién­do­los (cha­cha­chá) o en­la­zán­do­los con guio­nes (cha-cha-chá).

Cuan­do esas vo­ces se em­plean como sus­tan­ti­vos, de­ben es­cri­bir­se sin guio­nes ni se­pa­ra­cio­nes: «Bo­rro­sas en la me­dia­luz en­ve­ne­na­da de hu­mo y cha­cha­chá, las pa­re­jas os­ci­la­ban en el si­tio» (Ma­rio Vargas Llo­sa, Con­ver­sa­ción en La Ca­te­dral, 1969). En el ca­so del nom­bre de ese rit­mo de ori­gen cu­bano, la Aca­de­mia va­ci­ló du­ran­te al­gún tiem­po. Lo in­tro­du­jo en el Dic­cio­na­rio en 1992 como cha-cha-chá o cha­cha­chá, con una til­de que en el pri­mer ca­so cree­mos que so­bra­ba.

Cuan­do es­tas ex­pre­sio­nes no se em­plean como sus­tan­ti­vos, sino como re­pre­sen­ta­ción de un so­ni­do, no se es­cri­ben en una pa­la­bra, sino que los ele­men­tos que se re­pi­ten se se­pa­ran con co­mas: ¡Ja, ja, ja!, eso sí que tie­ne gra­cia. Aunque los es­cri­ben jun­tos al­gu­nos au­to­res, como el ya ci­ta­do Vargas Llo­sa: «Aunque, us­ted, a sus años ¡ja­ja­já!» ( El lo­co de los bal­co­nes, 1993). Al­gu­nos dic­cio­na­rios aún con­ser­van tic-tac, aunque pa­re­ce me­jor tic­tac (En la no­che so­lo se oía el tic­tac del des­per­ta­dor) o tic, tac (Los se­gun­dos pa­sa­ban inexo­ra­bles, tic, tac, tic, tac..., pe­ro el te­lé­fono no so­na­ba).

El Dic­cio­na­rio to­da­vía con­ser­va agar-agar como nom­bre de una sus­tan­cia que se ex­trae de las al­gas, qui­zá por­que lo to­ma del ma­la­yo agar-agar a tra­vés del in­glés, aunque ya ha da­do en­tra­da a aga­ra­gar. Del chino ching-ching y tam­bién a tra­vés del in­glés re­ci­bi­mos chin­chín, la in­ter­jec­ción con la que se acom­pa­ña el en­tre­cho­car de co­pas en un brin­dis. En es­te ca­so, la Aca­de­mia nun­ca lo es­cri­bió con guion.

La or­to­gra­fía ac­tual so­lo con­si­de­ra ad­mi­si­ble el uso de guio­nes en es­tas es­truc­tu­ras re­pe­ti­ti­vas «en aque­llos ca­sos en que el con­jun­to de las re­pe­ti­cio­nes se iden­ti­fi­ca ex­pre­si­va­men­te como una su­ce­sión con­ti­nua: ta-ta-ta-ta (me­tra­lle­ta), ta­ca-ta­ca-ta­ca-ta­ca (ta­co­neo), chas-chas-chas-chas (rui­do de unas ti­je­ras o una po­da­de­ra)».

La RAE es­cri­be pis­pás, que so­lo se em­plea en la lo­cu­ción en un pis­pás (‘en un san­tia­mén’), pe­ro nos des­con­cier­ta cuan­do ben­di­ce la va­rian­te pis pas, y tam­bién cuan­do ad­mi­te plis plas pe­ro no plis­plás. Un zig­zag (no zig zag ni zig-zag) en el que pa­re­ce ju­gar al pim­pón (an­ta­ño ping-pong) o al pim­pam­pum.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.