La em­pre­sa del ma­tri­mo­nio Ur­dan­ga­rin era una ta­pa­de­ra pa­ra frau­des, se­gún el con­ta­ble

La Voz de Galicia (Ourense) - - España -

La so­cie­dad pan­ta­lla —ex­pli­có— tam­bién de­frau­dó a la Se­gu­ri­dad So­cial y al Inem si­mu­lan­do más de una de­ce­na de em­plea­dos fic­ti­cios, en­tre ellos tres so­bri­nos de Ur­dan­ga­rin y va­rios em­plea­dos del ho­gar.

En reali­dad, se­gún el impu­tado arre­pen­ti­do, Ai­zoon so­lo tu­vo dos em­plea­dos reales. El res­to eran tra­ba­ja­do­res fan­tas­ma que no desa­rro­lla­ban tra­ba­jo al­guno pa­ra la fir­ma. Su con­tra­ta­ción si­mu­la­da so­lo per­se­guía el ob­je­ti­vo de au­men­tar los gas­tos de­du­ci­bles así como la dis­mi­nu­ción de la ba­se im­po­ni­ble en el Im­pues­to de So­cie­da­des.

Los em­plea­dos fic­ti­cios de la mer­can­til del ma­tri­mo­nio Ur­dan­ga­rin-Bor­bón eran cap­ta­dos por do­quier: ser­vi­cio do­més­ti- co del pa­la­ce­te de Pe­dral­bes (la en­ton­ces re­si­den­cia bar­ce­lo­ne­sa del ma­tri­mo­nio), es­tu­dian­tes, en­cues­ta­do­res en pa­ro, «chi­cos de los re­ca­dos»... todos pa­sa­ban a la plan­ti­lla de Ai­zoon como ex­per­tos en pa­tro­ci­nio de­por­ti­vo y em­pre­sa­rial, pe­ro en reali­dad ni apa­re­cían por las ins­ta­la­cio­nes de la em­pre­sa.

Au­toal­qui­ler

De he­cho, con­fe­só el con­ta­ble arre­pen­ti­do, Ai­zoon ni si­quie­ra te­nía se­de fí­si­ca como tal. Iña­ki Ur­dan­ga­rin, in­cu­rrien­do en un nue­vo frau­de, al­qui­ló a la Ai­zoon (en reali­dad a sí mis­mo) par­te de la mansión de Pe­dral­bes como se­de de la mer­can­til pan­ta­lla pa­ra des­gra­var­se aún más en sus de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos. El fis­cal Pe­dro Ho­rrach mos­tró a Te­jei­ro al­gu­nos de los co­rreos elec­tró­ni­cos que el con­ta­ble se in­ter­cam­bió con el pa­dre de los so­bri­nos de Ur­dan­ga­rin, Car­los Gui, pa­ra ama­ñar y si­mu­lar la con­tra­ta­ción de los jó­ve­nes y, de pa­so, que to­da la ope­ra­ción fue­ra lo más be­ne­fi­cio­sa po­si­ble a la ho­ra de pa­gar a Ha­cien­da.

Otro de los co­rreos que ayer sa­lió a co­la­ción en el in­te­rro­ga­to­rio de Te­jei­ro re­ve­la los pu­fos rea­li­za­dos des­de Ai­zoon pa­ra alar­gar el tiem­po de co­ti­za­ción de los fa­mi­lia­res de Ur­dan­ga­rin pa­ra con­se­guir más di­ne­ro del Inem. El arre­pen­ti­do tam­bién en­tró de lleno en otro de los pun­tos más po­lé­mi­cos: la sa­li­da de Ur­dan­ga­rin del Ins­ti­tu­to Nóos por in­di­ca­ción de la Ca- sa Real. Marco An­to­nio Te­jei­ro con­fir­mó que Zar­zue­la obli­gó al ex­du­que y a su mu­jer (que era vo­cal en esa ins­ti­tu­ción) a de­jar­la en el 2006 por «el lío que ha­bía ha­bi­do con Nóos». Se re­fe­ría a las ac­ti­vi­da­des pre­sun­ta­men­te irre­gu­la­res que es­ta­ba des­ple­gan­do el ins­ti­tu­to con las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas y que ya «ha­bían ido sa­lien­do en pren­sa».

El ex­con­ta­ble con­fir­mó que fue «un abo­ga­do de la Ca­sa del Rey» el que co­mu­ni­có al ex­du- que «que no po­día ser», que no po­día se­guir «vin­cu­la­do» con Nóos. Pa­blo Mo­lins, el abo­ga­do de la in­fan­ta en es­tas pri­me­ras se­sio­nes del jui­cio, ma­ti­zó pos­te­rior­men­te la sa­li­da de Cris­ti­na de Bor­bón, jun­to a su ma­ri­do, de la jun­ta di­rec­ti­va del Ins­ti­tu­to Nóos. «Do­ña cris­ti­na ya lo ma­ni­fes­tó en su día, que fue por una cues­tión sim­ple­men­te es­té­ti­ca, no por­que no hu­bie­ra nin­gu­na ac­ti­vi­dad irre­gu­lar ni na­da por el es­ti­lo», in­sis­tió el le­tra­do de la her­ma­na de Fe­li­pe VI.

EFE

La in­fan­ta Cris­ti­na y su ma­ri­do, ayer en la Au­dien­cia de Pal­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.