Es­cep­ti­cis­mo ge­ne­ral so­bre el al­can­ce del nue­vo al­to el fue­go en la gue­rra si­ria

Al Asad siem­bra du­das al ase­gu­rar que in­ten­ta­rá re­con­quis­tar to­do el país

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - LAU­RA FER­NÁN­DEZ PA­LO­MO

El tex­to pa­ra con­te­ner la vio­len­cia en Si­ria apro­ba­do el jue­ves en Mu­nich por 15 paí­ses, li­de­ra­dos por Ru­sia y EE.UU., so­lo men­cio­na «el ce­se de hos­ti­li­da­des». In­clu­ye ex­cep­cio­nes y una fe­cha: per­mi­ti­rá ac­cio­nes de­fen­si­vas, no afec­ta­rá al Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI), al Fren­te Al Nus­ra ni a otros gru­pos «te­rro­ris­tas», y en­tra­rá en vi­gor en el pla­zo de una semana. Por tan­to, el es­cep­ti­cis­mo so­bre que trai­ga con­si­go una tre­gua en la gue­rra es ge­ne­ra­li­za­do. Se tra­ta de un acuer­do de mí­ni­mos que no ase­gu­ra el fin de los bom­bar­deos ru­sos ni que los gru­pos mo­de­ra­dos dejen de ser un ob­je­ti­vo del ré­gi­men, como exi­ge la opo­si­ción pa­ra reac­ti­var las con­ver­sa­cio­nes de Ginebra, nom­bra­das en el acuer­do. Pa­ra en­friar aún más los áni­mos, el pre­si­den­te si­rio, Ba­char Al Asad, que di­ce que­rer ne­go­ciar, ha ade­lan­ta­do que no de­ten­drá la «gue­rra con­tra el te­rro­ris­mo», que en su lenguaje com­pren­de a todos los in­sur­gen­tes, y que es­tá dis­pues­to a re­con­quis­tar to­da Si­ria.

Las es­pe­ran­zas de paz por tan­to, son ín­fi­mas, con el te­mor cre­cien­te de los ana­lis­tas lo­ca­les a que mi­li­tan­tes mo­de­ra­dos ter­mi­nen por aliar­se con los gru­pos ex­tre­mis­tas pa­ra con­te­ner la ofen­si­va in­dis­cri­mi­na­da de Ru­sia y Da­mas­co, que es­tá des­pla­zan­do a decenas de mi­les de per­so­nas y ha ter­mi­na­do con la vi­da de 1.382 ci­vi­les des­de enero, se­gún la Red Si­ria por los De­re­chos Hu­ma­nos. Pa­ra sa­ber que el fi­nal de la vio­len­cia es­tá le­jos so­lo hay que ver que la coa­li­ción in­ter­na­cio­nal con­tra el EI, li­de­ra­da por EE.UU., tam­po­co ce­sa­rá sus in­ter­ven­cio­nes mi­li­ta­res. Y que Ara­bia Sau­dí ya ha con­fir­ma­do un in­cre­men­to de las ope­ra­cio­nes con el en­vío de tro­pas a te­rreno.

El úni­co pun­to del acuer­do que po­dría em­pe­zar a plas­mar­se, se­gún la ONU, en el pla­zo de 24 ho­ras es el re­par­to de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria en las ciu­da­des ase­dia­das, don­de vi­ven un mi­llón de per­so- nas. El pac­to del Gru­po In­ter­na­cio­nal de Apo­yo a Si­ria (GIAS), apro­ba­do el jue­ves, ur­ge al en­vío por ai­re de ali­men­tos y pro­duc­tos bá­si­cos en la cer­ca­da Deir Ez Zour y por tie­rra en Fouah, Ka­fra­ya, Ma­ya­da, en­tre otras ro­dea­das por to­das las par­tes del con­flic­to.

Ayer con­ti­nua­ban los bom­bar­deos de Mos­cú so­bre Ale­po, Homs y Da­raa. La ONU con­sul­ta­rá con el ré­gi­men y la opo­si­ción los me­ca­nis­mos pa­ra se­llar tre­guas so­bre el te­rreno en el pla­zo de una semana, tiem­po que el ré­gi­men de Al Asad tam­bién po­dría apro­ve­char pa­ra avan­zar has­ta la ciu­dad de Ale­po, la es­tra­té­gi­ca lo­ca­li­dad, cu­ya cap­tu­ra ter­mi­na­ría por rom­per el fren­te rebelde en el nor­te del país.

Al Asad, que rea­pa­re­ció ayer en

GEOR­GE OURFALIAN AFP

Sol­da­dos del ejér­ci­to si­rio al­zan sus ar­mas en se­ñal de jú­bi­lo tras adue­ñar­se de una ciu­dad en las cer­ca­nías de Ale­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.