La opo­si­ción ve­ne­zo­la­na ade­lan­ta el ca­len­da­rio pa­ra de­rri­bar a Ma­du­ro

El Su­pre­mo le­ga­li­zó el de­cre­to de emer­gen­cia eco­nó­mi­ca, re­cha­za­do por la Asam­blea

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTERO

Tras una de­ci­sión del Tri­bu­nal Su­pre­mo que re­su­ci­tó el de­cre­to de emer­gen­cia eco­nó­mi­ca pre­sen­ta­do ha­ce un mes por Ni­co­lás Ma­du­ro, que ha­bía anu­la­do la Asam­blea Na­cio­nal, el pre­si­den­te del le­gis­la­ti­vo, Henry Ra­mos Allup, con­si­de­ró que los seis me­ses que se ha­bían da­do pa­ra des­alo­jar al pre­si­den­te del po­der por vías cons­ti­tu­cio­na­les eran «de­ma­sia­do tiem­po». La coa­li­ción ga­na­do­ra se de­ter­mi­nó a sus­ti­tuir a Ma­du­ro, por me­ca­nis­mos le­ga­les, en el pla­zo más bre­ve po­si­ble.

«En los pró­xi­mos días ofre­ce­re­mos una pro­pues­ta de sa­li­da a es­ta des­gra­cia», se­ña­ló Ra­mos, que ha­ce des­de aho­ra co­rres­pon­sa­ble al Su­pre­mo «de las ca­la­mi­da­des que su­fre el pue­blo ve­ne­zo­lano». «No es una tri­bu­nal, sino una so­cie­dad pa­ra de­lin­quir con Ma­du­ro», sen­ten­ció.

La sen­ten­cia que de­cla­ra le­gal y en fun­cio­na­mien­to el con­tro­ver­ti­do de­cre­to —pre­sen­ta­do el 12 de enero an­te la Asam­blea, que lo re­cha­zó una semana des­pués— ar­gu­men­ta que el Par­la­men­to in­cum­plió el pla­zo de 48 ho­ras pa­ra ana­li­zar el de­cre­to. Sub­ra­ya, ade­más, que el le­gis­la­ti­vo pue­de ejer­cer con­trol po­lí­ti­co, pe­ro no le­gal, so­bre los de­cre­tos del Eje­cu­ti­vo, lo que pro­vo­có de in­me­dia­to el es­tu­por de im­por­tan­tes cons­ti­tu­cio­na­lis­tas. Pa­ra el pro­fe­sor Jo­sé Hernández, la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal «ya no so­lo in­ter­pre­ta la Cons­ti­tu­ción, sino que se co­lo­ca por en­ci­ma». Otro ex­per­to, Jo­sé Vi­cen­te Ha­ro, ca­li­fi­có la sen­ten­cia de «nu­la» y cree que sus au­to­res son «su­je­tos de san­cio­nes ci­vi­les y pe­na­les».

«Au­to­gol­pe»

Sin em­bar­go, la Asam­blea no ape­la­rá la de­ci­sión, «por­que no hay dón­de ape­lar», se­gún su pre­si­den­te, que cree que con «su de­cre­to» el Go­bierno ya no ten­drá ex­cu­sas pa­ra no re­sol­ver la gra­ves si­tua­ción eco­nó­mi­ca. El Par­la­men­to lo ha­bía re­cha­za­do por­que, en­tre otras co­sas, fa­cul­ta al Eje­cu­ti­vo pa­ra or­de­nar un co­rra­li­to fi­nan­cie­ro. Tam­bién pa­ra dis­po­ner de bie­nes pú­bli­cos y pri­va­dos pa­ra la pro­duc­ción de ali­men­tos, lo que per­mi­te ex­pro­piar Em­pre­sas Po­lar, el con­glo­me­ra­do agroa­li­men­ta­rio más gran­de del país, en mo­men­tos en que la es­ca­sez de ali­men­tos su­pera 50 %.

Las fuer­zas opo­si­to­ras a Ma­du­ro, ade­más de ca­li­fi­car de «au­to­gol­pe» la de­ci­sión del al­to tri­bu­nal, ar­gu­men­tan que el man­da­ta­rio «es­tá tra­tan­do de­ses­pe­ra- da­men­te de que lo de­rro­quen», como se­ña­ló Ra­mos Allup, quien ma­ni­fes­tó que pa­ra el cha­vis­mo se­ría «la úni­ca sa­li­da de­co­ro­sa a 17 años en los que dis­fru­ta­ron de to­do el po­der, y de­ja­ron al país en la rui­na». El lí­der de la Asam­blea acla­ró, sin em­bar­go, que la opo­si­ción avan­za­rá por los cau­ces le­ga­les, pues los seis me­ses que en un prin­ci­pio se die­ron pa­ra des­alo­jar del po­der al con­tro­ver­ti­do man­da­ta­rio «aho­ra pa­re­cen una enor­mi­dad».

FE­DE­RI­CO PA­RRA AFP

Con el de­cre­to de emer­gen­cia, Ma­du­ro pre­ten­de re­sol­ver la cri­sis de des­abas­te­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.