La ex­se­cre­ta­ria se pre­sen­ta como la he­re­de­ra na­tu­ral de Oba­ma

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - VIC­TO­RIA TO­RO

Hi­llary Clin­ton y Ber­nie San­ders se en­fren­ta­ron el jue­ves en un de­ba­te que ele­vó el tono res­pec­to a los an­te­rio­res. La ex­se­cre­ta­ria de Es­ta­do elo­gió el man­da­to de Ba­rack Oba­ma y se pre­sen­tó como su na­tu­ral he­re­de­ra, pa­ra cap­tar a los vo­tan­tes his­pa­nos y ne­gros que lo apo­ya­ron en el 2008 en Nevada y Ca­ro­li­na del Sur. El vo­to his­pano se­rá cru­cial el sá­ba­do 20 en Nevada, don­de su­pe­ran la cuarta par­te de la po­bla­ción. El de los afro­ame­ri­ca­nos se­rá de­ci­si­vo una semana más tar­de en el es­ta­do su­re­ño, don­de tam­bién son más del 25 por cien­to.

CON­TRA EL RA­CIS­MO En bus­ca del apo­yo afro­ame­ri­cano.

«Estamos ana­li­zan­do el ra­cis­mo ins­ti­tu­cio­nal», di­jo San­ders na­da más co­men­zar, y dio un dato so­bre la, en su opi­nión, dra­má­ti­ca si­tua­ción de los ne­gros en EE.UU. que re­sul­ta ser fal­so —que el pa­ro en­tre los jó­ve­nes afro­ame­ri­ca­nos es del 50 %, cuan­do el re­gis­tra­do es la mi­tad—, pe­ro que in­di­ca a qué es­tá dis­pues­to pa­ra con­se­guir el vo­to afro­ame­ri­cano de Ca­ro­li­na del Sur. Y del res­to de los es­ta­dos su­re­ños, que vo­ta­rán dos días des­pués en el su­per­mar­tes. Pro­me­tió in­clu­so, a pe­sar de que hoy aún ocu­pa la Ca­sa Blan­ca el pri­mer pre­si­den­te ne­gro de la his­to­ria de EE.UU., me­jo­rar su si­tua­ción con res­pec­to a la ac­tual.

Clin­ton ape­ló al in­jus­to sis­te­ma pe­nal de su país, que dis­cri­mi­na a las mi­no­rías, y de los pro­ble­mas de los afro­ame­ri­ca­nos en cues­tio­nes como vi­vien­da y edu­ca­ción.

GUI­ÑOS A LOS HIS­PA­NOS El problema mi­gra­to­rio.

Fue al cen­trar el de­ba­te en la nu­me­ro­sa po­bla­ción la­ti­na de Nevada cuan­do am­bos candidatos de­mó­cra­tas bus­ca­ron la con­fron­ta­ción. San­ders in­sis­tió en sus crí­ti­cas a par­te de las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias de Oba­ma, es­pe­cial­men­te con las de­por­ta­cio­nes or­de­na­das por su Go­bierno a ca­bo a prin­ci­pios de es­te año, y acu­só a Clin­ton de ha­ber pe­di­do que se re­pa­tria­ra a los ni­ños cen­troa­me­ri­ca­nos que atra­vie­san so­los la fron­te­ra, a lo que la ex­se­cre­ta­ria con­tes­tó que su in­ten­ción en­ton­ces era en­viar un men­sa­je a las fa­mi­lias pa­ra que no pu­sie­ran a los ni­ños «en ma­nos de con­tra­ban­dis­tas pa­ra ese pe­li­gro­so via­je». «Son ni­ños: no creo que de­ba­mos usar­los pa­ra man­dar nin­gún men­sa­je», con­tes­tó el se­na­dor.

Am­bos es­ta­ban de acuer­do en que la re­for­ma de la sa­lud be­ne­fi­ció so­bre to­do a las mi­no­rías, pe- ro tam­bién en es­te pun­to aflo­ra­ron las di­fe­ren­cias, pues San­ders quie­re una uni­ver­sa­li­za­ción de la sa­ni­dad pú­bli­ca que Clin­ton, con una pro­pues­ta más prag­má­ti­ca, des­ca­li­fi­có por irrea­li­za­ble eco­nó­mi­ca­men­te.

Al pre­gun­tar­le con qué ase­so­res cuen­ta en po­lí­ti­ca ex­te­rior, la ex pri­me­ra da­ma de­jó ca­lla­do a San­ders, cu­ya ex­pe­rien­cia en es­te te­ma es nu­la. A lo que sí res­pon­dió, y con ra­pi­dez, fue a la pre­gun­ta de una de las mo­de­ra­do­ras so­bre qué pen­sa­ba de es­tar im­pi­dien­do que por pri­me­ra vez una mu­jer se con­vier­ta en pre­si­den­ta de EE.UU. «Si gano yo, tam­bién se­rá un he­cho his­tó­ri­co», con­tes­tó San­ders, que si lo lo­gra­ra se­ría el pri­mer ju­dío en ocu­par la Ca­sa Blan­ca.

JIM YOUNG REUTERS

San­ders y Clin­ton sa­lu­dan al pú­bli­co tras el de­ba­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.