«Las on­das gra­vi­ta­cio­na­les nos ofre­cen un via­je a lo des­co­no­ci­do»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad -

Juan Calderón Bus­ti­llo (Si­lle­da, 1988) es el úni­co in­ves­ti­ga­dor ga­lle­go que ha par­ti­ci­pa­do en el ex­pe­ri­men­to LIGO que ha per­mi­ti­do la pri­me­ra de­tec­ción di­rec­ta de on­das gra­vi­ta­cio­na­les, uno de los prin­ci­pa­les ha­llaz­gos cien­tí­fi­cos de los úl­ti­mos años y que pro­me­te re­vo­lu­cio­nar la cos­mo­lo­gía. Lo hi­zo den­tro del equi­po de Re­la­ti­vi­dad y Gra­vi­ta­ción de las Is­las Ba­lea­res, úni­co equi­po es­pa­ñol en el pro­yec­to, don­de con­clu­yó el doc­to­ra­do tras gra­duar­se en la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go y for­mar­se en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Ca­li­for­nia (Cal­tech) —don­de en­tró en con­tac­to con el la­bo­ra­to­rio LIGO—, la Uni­ver­si­dad de Car­diff y el Ins­ti­tu­to Max Planck de Fí­si­ca Gra­vi­ta­cio­nal de Ale­ma­nia. Ga­na­dor ha­ce dos años del LIGO Stu­dent Pos­ter Pri­ze, en ape­nas dos se­ma­nas se mar­cha­rá a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra rea­li­zar el pos­doc­to­ra­do en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Geor­gia. Con 27 años, su pro­me­te­do­ra ca­rre­ra es­tá li­ga­da a la de­tec­ción de las on­du­la­cio­nes en el te­ji­do es­pa­cio-tiem­po.

—¿Cuál fue su pa­pel en el ha­llaz­go de las on­das gra­vi­ta­cio­na­les?

—Nues­tro sis­te­ma de de­tec­ción se pa­re­ce mu­cho a la apli­ca­ción Sha­zam de los mó­vi­les: com­pa­ra la se­ñal que lle­ga con una ba­se de da­tos de can­cio­nes pa­ra de­ter­mi­nar a cuál se pa­re­ce mas. Nues­tras can­cio­nes son las se­ña­les de on­das gra­vi­ta­cio­na­les y nues­tro pa­pel se cen­tró en rea­li­zar mo­de­los pre­ci­sos de las mis­mas, pa- ra así po­der com­pa­rar­las con los da­tos del de­tec­tor y de­ter­mi­nar si es­tán pre­sen­tes en ellos o no. En par­ti­cu­lar, yo in­ves­ti­gué qué pa­sa cuan­do nues­tros mo­de­los no son com­ple­ta­men­te pre­ci­sos

—Las on­das gra­vi­ta­cio­na­les apor­tan un nue­vo sen­ti­do a la ex­plo­ra­ción del es­pa­cio. ¿Qué sig­ni­fi­ca el he­cho de que aho­ra po­dre­mos, tal y como se di­ce, es­cu­char el uni­ver­so?

—Sig­ni­fi­ca que des­de que el ser hu­mano mi­ra al uni­ver­so la úni­ca in­for­ma­ción que ha re­ci­bi­do es a tra­vés de las dis­tin­tas for­mas de ra­dia­ción elec­tro­mag­né­ti­ca. Has­ta aho­ra so­lo he­mos vis­to el uni­ver­so, pe­ro Eins­tein di­jo ha­ce cien años que exis­te otro ti­po de ra­dia­ción, la gra­vi­ta­cio­nal, que es la que aho­ra nos per­mi­ti­rá de­jar de ser sor­dos al so­ni­do del uni­ver­so y po­der ob­ser­var ob­je­tos que an­tes no se po­dían ver por­que no emi­tían luz. Has­ta aho- ra veías, pe­ro he­mos de­tec­ta­do un ti­po de se­ñal com­ple­ta­men­te dis­tin­ta que nos per­mi­ti­rá oír.

—Y ex­pe­ri­men­tos como el LIGO se­rían el oí­do del cos­mos.

—Aho­ra te­ne­mos dos oí­dos pa­ra es­cu­char el uni­ver­so, los dos de­tec­to­res LIGO, pe­ro cuan­do em­pie­ce el VIR­GO, en Ita­lia, ten­dre­mos tres en­tre es­te año y el si­guien­te. Pe­ro ade­más ha­brá un cuar­to en Ja­pón, el Ka­gra, e In­dia pre­pa­ra otro pro­yec­to. Cuán­tos más oí­dos ten­ga­mos, me­jor lo­ca­li­za­re­mos las se­ña­les.

—¿Se abri­rá en­ton­ces, como tam­bién di­cen, una nue­va era en la as­tro­no­mía?

—Sí, to­tal­men­te, se abri­rá una nue­va eta­pa. Aho­ra vamos a po­der es­tu­diar una can­ti­dad de fe­nó­me­nos a los que has­ta aho­ra éra­mos sor­dos. Po­dre­mos com­pro­bar fe­nó­me­nos que has­ta aho­ra eran teo­ría, pe­ro lo más ex­ci­tan­te se­rá en­con­trar co­sas que no

es­pe­ra­mos, que se­gu­ro pa­sa­rá.

—¿Se­rá un via­je a lo des­co­no­ci­do, al­go así como una puer­ta al uni­ver­so os­cu­ro?

—Sí, pue­de ser un via­je a lo des­co­no­ci­do, o como abrir la ca­ja de Pan­do­ra. Es una ven­ta­na al uni­ver­so os­cu­ro.

—¿Es un mo­men­to his­tó­ri­co pa­ra la cos­mo­lo­gía?

—To­tal­men­te his­tó­ri­co. Ima­gí­na­te que has si­do cie­go du­ran­te to­da tu vi­da y aho­ra em­pie­zas a ver. Aca­ba­mos de ini­ciar el cam­po de la as­tro­no­mía de on­das gra­vi­ta­cio­na­les y estamos an­te la po­si­bi­li­dad de des­cu­brir una par­te del uni­ver­so to­tal­men­te nue­va. Eso es lo que sen­ti­mos.

—El ha­llaz­go con­fir­ma la úl­ti­ma pre­dic­ción de Eins­tein, pe­ro tam­bién pon­drá a prue­ba su Teo­ría de la Re­la­ti­vi­dad Ge­ne­ral como nun­ca has­ta aho­ra se ha­bía he­cho.

—Téc­ni­ca­men­te nos per­mi­te tes­tar la teo­ría de Eins­tein en re­gí­me­nes en los que el cam­po gra­vi­ta­cio­nal es muy, muy fuer­te. Ima­gi­nan­do el es­pa­cio-tiem­po como un océano, po­dría de­cir­se que has­ta el mo­men­to la pro­ba­mos en aguas cal­ma­das y aho­ra lo ha­re­mos en tor­men­tas te­rri­bles. Es­to per­mi­ti­rá com­pro­bar la teo­ría has­ta sus úl­ti­mas consecuencias y ver, qui­zás, si lle­ga a fa­llar.

—¿Con la de­tec­ción de las on­das gra­vi­ta­cio­na­les po­dre­mos de­tec­tar el pri­mer eco del «big bang»?

—Cuan­do mi­ra­mos al es­pa­cio real­men­te lo que ve­mos es el pa­sa­do del uni­ver­so. Cuan­do lo ob­ser­vas me­dian­te ra­dia­ción elec­tro­mag­né­ti­ca, como has­ta aho­ra, hay un lí­mi­te en el tiem­po al que te pue­des re­tro­traer, da­do por el fon­do cós­mi­co de mi­cro­on­das, que es una fo­to de cuan­do el uni­ver­so te­nía 380.000 años de an­ti­güe­dad des­pués del big bang. Aho­ra sa­be­mos que po­dre­mos ir más, mu­cho más le­jos y ob­ser­var el uni­ver­so en el ins­tan­te in­me­dia­ta­men­te pos­te­rior al big bang.

Phi­lae,

Bus­ti­llo em­pe­za­rá a tra­ba­jar en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Geor­gia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.