Jeff Ni­chols cue­la un E.T. de di­se­ño en «Mid­night Spe­cial»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - JO­SÉ LUIS LO­SA

Jeff Ni­chols al­can­zó un pres­ti­gio den­tro del ci­ne de cien­cia fic­ción de au­tor con la emi­nen­te Ta­ke Shel­ter. Es una cria­tu­ra de Can­nes y por eso sor­pren­día su tras­va­se a es­ta Ber­li­na­le con Mid­night Spe­cial, en la cual re­pi­te con su ac­tor to­té­mi­co Mi­chael Shan­non, jun­to a Joel Ed­ger­ton y Kirs­ten Dunst. Aunque el ver­da­de­ro due­ño de es­ta fun­ción es un crío con po­de­res pa­ra­nor­ma­les, en una tra­ma que co­mien­za ape­te­ci­ble, por la vía de las sec­tas re­li­gio­sas, pe­ro pron­to se pierde por los sen­de­ros tor­vos de un Spiel­berg de di­se­ño. Asis­to alu­ci­na­do a es­ta en­cru­ci­ja­da en­tre E.T. y En­cuen­tros en la ter­ce­ra fa­se, que se nos cue­la como de ma­tu­te. Echo de me­nos a los ni­ños má­gi­cos con ver­da­de­ra ma­la le­che de Brian de Pal­ma —a Ca­rrie, tam­bién a los tan po­co re­cor­da­dos de La Fu­ria— a me­di­da que me va dan­do igual lo que le su­ce­de a es­te en­via­do del más allá, con su ul­ti­má­tum a la tie­rra y su na­ve es­pa­cial en­tre Ca­la­tra­va y Nie­me­yer. Al per­so­nal del Pa­last in­clu­so lo ca­breó y se es­cu­cha­ron abu­cheos, tal vez por sen­sa­ción de ata­que de cuer­nos in­fli­gi­dos al E.T. de to­da la vi­da.

Los Dar­den­ne, due­to belga aban­de­ra­do du­ran­te dé­ca­das de un ci­ne so­cial de ás­pe­ra ho­nes­ti­dad, van dan­do se­ña­les de ban­de­ra blan­ca. Pri­me­ro pa­sa­ron por el aro del star-sys­tem al acep­tar a Ce­ci­le de Fran­ce y Ma­rion Co­ti­llard don­de an­tes so­lo ca­bían ros­tros del lum­pen. Y aho­ra pa­re­cen apun­tar­se a las fran­qui­cias, a una es­pe­cie de des­lo­ca­li­za­ción. De eso tie­ne mu­cha pin­ta la tu­ne­ci­na He­di, que di­ri­ge Moha­med Ben At­tia ba­jo ese pa­tro­naz­go belga. Su pro­ta­go­nis­ta es un via­jan­te co­mer­cial, hi­jo mal­que­ri­do, con­de­na­do a una bo­da con­cer­ta­da que no le po­ne en ab­so­lu­to. Asis­ti­mos a su li­be­ra­ción bre­ve, pri­ma­ve­ra ára­be li­via­na, un ro­man­ce con la ani­ma­do­ra de uno de esos tris­tes ho­te­les a los que via­ja por tra­ba­jo. To­do en He­di tie­ne el tono de un Dar­den­ne low cost, ese prêt-àpor­ter pre­vi­si­ble, ese ca­lle­jón sin sa­li­da de los per­so­na­jes. Pe­ro ca­re­ce, cla­ro, de la apos­tu­ra ague­rri­da del pa­trón ori­gi­nal. Es co­rrec­ta e inofen­si­va, un to­do in­clui­do de es­tos su­ce­dá­neos de los otro­ra fe­ro­ces au­to­res de Ro­set­ta o La Pro­mes­se.

Denis Cô­te es un di­rec­tor de Qué­bec que cul­ti­va un ci­ne ex­tra­ño, mal­sano y al­go alie­ní­ge­na que me sue­le fascinar. En Bo­ris sans Béa­tri­ce cuen­ta el cal­va­rio y re­den­ción de un ma­cho al­fa, ru­so ri­co y car­ca que su­fre la cri­sis de me­lan­co­lía y de­pre­sión de su mu­jer, aunque no por ello de­je de tra­ji­nar­se a cuan­ta se­ño­ra se le po­ne a ti­ro. Es un ser in­ten­cio­na­da­men­te odio­so, un Tán­ta­lo al que tie­ne que apa­re­cér­se­le Denis La­vant, ese gu­rú de la pos­mo­der­ni­dad re­na­ci­do des­de Holy Mo­tors, caí­do del cie­lo, pa­ra que el mundo se le ven­ga en­ci­ma. El asun­to es­ta vez le que­da a Cô­te de­ma­sia­do mar­ciano, como un cru­ce ca­pri­cho­so de Twin Peaks y el Al­mo­dó­var de la era del gaz­pa­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.