«Quie­ro que el fút­bol pier­da el mie­do y que se se­pa adón­de va el di­ne­ro»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes -

Si fi­nal­men­te se ce­le­bran elec­cio­nes, es la al­ter­na­ti­va a Vi­llar. El hom­bre que he­re­da­rá una fe­de­ra­ción apo­li­lla­da que ne­ce­si­ta ur­gen­te­men­te ser re­cons­trui­da. Jor­ge Pé­rez (Te­tuán, 1956) es la an­tí­te­sis de Vi­llar. Cor­dial, dialogante y ne­go­cia­dor se apresta a cam­biar el rum­bo fe­de­ra­ti­vo, al­go que no ten­drá fá­cil por­que de­be­rá su­pe­rar unos co­mi­cios en los que el sis­te­ma clien­te­lar ins­ta­la­do por Vi­llar y Pa­drón du­ran­te tres de­ce­nios es una mon­ta­ña muy al­ta de es­ca­lar.

—¿Qué le pa­re­ce la de­ci­sión del CSD de pe­dir al TAD que abra ex­pe­dien­te a Vi­llar y Pa­drón?

—No de­bo opi­nar. Hay que de­jar que si­ga el pro­ce­so y es­pe­rar a ver qué re­suel­ve el TAD.

—¿Cree de ver­dad que es­tá en con­di­cio­nes de ga­nar­le unas elec­cio­nes a Vi­llar?

—Sí. Ten­go apo­yos. Tam­bién sé que no es fá­cil lu­char con­tra un sis­te­ma de 28 años. Pe­ro es­toy ilu­sio­na­do. El pa­so que he da­do no es fru­to de un pron­to. Lo he me­di­ta­do mu­cho y creo de ver­dad que la fe­de­ra­ción ne­ce­si­ta un cam­bio de rum­bo ya. El mo­de­lo es­tá ago­ta­do. Se es­tán ha­cien­do las co­sas muy mal y es ne­ce­sa­rio un cam­bio to­tal. Hay que abrir­se al diá­lo­go con las ins­ti­tu­cio­nes y bus­car con­sen­sos. Aho­ra mis­mo, en la fe­de­ra­ción se ha­ce to­do lo con­tra­rio. Y eso per­ju­di­ca al fút­bol. Se ha ro­to con la Li­ga, con el CSD, vamos sin rum­bo, des­nor­ta­dos y sin fu­tu­ro.

—¿Có­mo pien­sa ga­nar las elec­cio­nes?

—Es­toy ilu­sio­na­do... Mien­tras ela­bo­ra­ba el pro­gra­ma, me iba ali­men­tan­do de esa ilu­sión. Co­noz­co la ca­sa por den­tro, sé de sus for­ta­le­zas y de sus de­bi­li­da­des. Lo que ha­ré se­rá trans­mi­tir to­da la ilu­sión al elec­to­ra­do. Lo tra­ta­ré de con­ven­cer por­que ten­go ar­gu­men­tos.

—Pe­ro lo cier­to es que las te­rri­to­ria­les son fun­da­men­ta­les pa­ra ser pre­si­den­te y que aho­ra mis­mo son un feu­do de Vi­llar.

—Lo que yo pien­so so­bre có­mo es­tán las co­sas, tam­bién lo pien­san los de­más, in­clui­dos los presidentes de las te­rri­to­ria­les. Aunque es cier­to que mu­chos lle­van bas­tan­tes años en la fe­de­ra­ción con Vi­llar y que eso su­po­ne una gran di­fi­cul­tad. Pe­ro que na­die du­de de que yo creo que las te­rri­to­ria­les son la co­lum­na ver­te­bral del fút­bol. Sin ellas, la fe­de­ra­ción ca­re­ce­ría de sen­ti­do. Tie­nen mu­chas ne­ce­si­da­des y ne­ce­si­tan ge­ne­rar más in­gre­sos. Con­ta­ré con ellas en mi pro­yec­to más que nun­ca.

—¿Y que no­ve­da­des pre­sen­ta­rá?

—Me re­uni­ré con los presidentes una vez al mes por lo me­nos. Y no dos ve­ces en cua­tro años como ha su­ce­di­do aquí. Las te­rri­to­ria­les son las que ma­ne­jan el fút­bol de ver­dad. Las pri­me­ras que ne­ce­si­tan el cam­bio son ellas por­que es en ellas don­de se desa­rro­lla el fút­bol.

—¿Qué le su­ce­dió a Vi­llar?

—Pues no lo sé. Lle­va mu­chos años y cla­ro que hi­zo co­sas bien. Pe­ro en los úl­ti­mos dos.... se ha en­ro­ca­do. No ha­bla con na­die, ni con el CSD, ni con la Li­ga, ni con los me­dios. El problema que estamos te­nien­do es de un ex- ce­so de per­so­na­lis­mo. Yo hu­yo de eso. Creo en el tra­ba­jo co­lec­ti­vo y en que hay que en­ten­der­se con to­do el mundo

—¿Pien­sa que Vi­llar ha co­me­ti­do irre­gu­la­ri­da­des eco­nó­mi­cas?

—No lo sé. El asun­to es­tá en el CSD. Lo que es evi­den­te es que no hu­bo trans­pa­ren­cia. Y la trans­pa­ren­cia se­rá fun­da­men­tal en mi pro­yec­to. To­do se­rá cla­ro y diá­fano. Que todos se­pan adón­de van a pa­rar las sub­ven­cio­nes y con qué cri­te­rios ob­je­ti­vos. Quie­ro que en el fút­bol se pier­da el mie­do y que se se­pa adón­de va el di­ne­ro y có­mo se uti­li­za.

—¿Y no te­me que in­ten­ten cul­par­le a us­ted de las po­si­bles irre­gu­la­ri­da­des, al es­tar den­tro de la fe­de­ra­ción?

—Sí, ya he oí­do al­go de que me que­rían me­ter en me­dio del ca­so Re­cre. A mi y al ad­mi­nis­tra­dor, lo cual no es de re­ci­bo. ¡Echar la cul­pa a los su­bor­di­na­dos....! Es pú­bli­co y no­to­rio que des­de oc­tu­bre del 2014 fui apar­ta­do de las que eran mis fun­cio­nes.

—¿Qué le es­pe­ra al fút­bol sin la fi­gu­ra de Vi­llar?

—La de­ri­va ac­tual en la que estamos no es bue­na. La fe­de­ra­ción es­tá in­mer­sa en un pro­ce­so de des­mo­ro­na­mien­to. Pe­ro si ga­na Vi­llar ten­dré que res­pe­tar­lo por­que se­rá lo que han de­ci­di­do los que vo­tan.

—¿Im­pon­drá la li­mi­ta­ción de man­da­tos?

—No ten­go esa in­ten­ción. Pe­ro sí di­go que yo no es­ta­ría en nin­gún ca­so más de ocho años. Es un te­ma que ha­brá que abor­dar en su mo­men­to, por­que he­mos vis­to como en la pro­pia FIFA se im­pon­drán man­da­tos de do­ce años. Pe­ro yo, a ni­vel per­so­nal, no cri­ti­co la du­ra­ción. Ni juz­go a na­die por los años que lle­va, sino por có­mo lo ha­ce.

—¿Ten­drá una jun­ta di­rec­ti­va mas­to­dón­ti­ca como la de Vi­llar?

—No. Mi idea es re­du­cir­la mu­cho. Es­ta­rán to­das las te­rri­to­ria­les y todos los es­ta­men­tos, pe­ro se­rán so­bre unas trein­ta per­so­nas, no las más de se­sen­ta de aho­ra. Y tam­po­co se­rá ne­ce­sa­rio que ha­ya una reunión men­sual de la jun­ta. Es más im­por­tan­te que nos reuna­mos men­sual­men­te con las te­rri­to­ria­les.

—¿Y la trans­pa­ren­cia?

—Des­de mi lle­ga­da se­ría to­tal. Se ha­rían au­di­to­rías, no so­lo fi­nan­cie­ras, sino tam­bién de ges­tión. Ha­brá una me­sa de com­pras y de con­tra­ta­cio­nes. Se apli­ca­rán todos los pro­ce­di­mien­tos con­ta­bles y se da­rá pu­bli­ci­dad a nues­tras ope­ra­cio­nes e in­ver­sio­nes im­por­tan­tes.

MA­RIS­CAL EFE

Jor­ge Pé­rez, du­ran­te el úl­ti­mo sor­teo de Co­pa del Rey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.