«Án­xe­la Souto nun­ca se im­pli­ca emo­cio­nal­men­te, pe­ro pue­de cam­biar»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición -

Como ac­triz, Ana Con­ca pue­de ser mu­chas per­so­nas di­fe­ren­tes. Tra­pe­cis­ta de cir­co en sus ini­cios, ve­det­te en su com­pa­ñía de tea­tro de va­rie­da­des Las Reinas Ma­gas, pro­ta­go­nis­ta de un mu­si­cal como Cam­pa­ni­lla y ge­ren­te de un hospital pio­ne­ro en tras­plan­tes, como ha­ce ca­da do­min­go en Ur­xen­cia ce­ro (en TVG, a las 22.30 ho­ras). La in­tér­pre­te que da vi­da a la es­tric­ta Án­xe­la Souto es va­len­cia­na de na­ci­mien­to y, por amor, ga­lle­ga de adop­ción. Ha tra­ba­ja­do du­ro con el idio­ma pa­ra en­trar a for­mar par­te del au­dio­vi­sual ga­lle­go sin que el acen­to la de­la­te.

—¿Fue fá­cil ad­qui­rir flui­dez en ga­lle­go pa­ra de­cir sus diá­lo­gos con sol­tu­ra?

—Es un idio­ma muy fá­cil de en­ten­der, pe­ro pa­ra mí el han­di­cap era con­se­guir que no se su­pie­ra por mi for­ma de ha­blar que no soy ga­lle­ga de na­ci­mien­to. Así que yo en la se­rie, apar­te del tra­ba­jo ac­to­ral de apren­der­me los diá­lo­gos, ten­go que ha­cer un tra­ba­jo ex­tra con el idio­ma, al­go que me en­can­ta. Si­go es­tu­dián­do­lo y soy muy exi­gen­te, por­que en­tien­do que nues­tro tra­ba­jo lo re­quie­re.

—¿Tan exi­gen­te como Án­xe­la Souto, la ge­ren­te del hospital de «Ur­xen­cia ce­ro»?

—Án­xe­la é moi­to! Me lle­vo muy bien con mi per­so­na­je, por­que no nos pa­re­ce­mos en ca­si na­da. Creo que nun­ca ha­ría al­gu­nas co­sas que ella ha­ce, aunque nun­ca pue­des de­cir de es­ta agua no be­be­ré. Yo soy muy de co­ra­zón, sen­si­blo­na, llo­ro mu­cho; soy muy me­di­te­rrá­nea, pe­ro me re­sul­ta muy di­ver­ti­do po­ner­me en la piel de una per­so­na como ella. Án­xe­la, en cam­bio, es to­do lo con­tra­rio a mí. Es muy ce­re­bral y es­tu­dió la ca­rre­ra mé­di­ca no por­que qui­sie­ra ser mé­di­co, sino por­que que­ría ser la que to­ma­ra las de­ci­sio­nes. Ella es la me­jor, lo sa­be y ade­más lo ha­ce muy bien.

—Al­gu­na fi­su­ra ten­drá...

—Cla­ro que las tie­ne, todos las te­ne­mos y ella tie­ne al­gu­nas muy pro­fun­das que se irán vien­do más ade­lan­te y que le ha­rán dar un gi­ro ra­di­cal y re­plan­tear­se mu­chas co­sas. Na­die es tan ma­lo ni tan bueno.

—En «Ur­xen­cia ce­ro», fue­ra del qui­ró­fano hay mu­chas re­la­cio­nes amo­ro­sas se­cre­tas. ¿Se per­mi­te su per­so­na­je mez­clar tra­ba­jo y pla­cer?

—Án­xe­la es in­ca­paz de em­pa­ti­zar con na­die. De­ja sus sen­ti­mien­tos fue­ra y no se im­pli­ca emo­cio­nal­men­te, ni si­quie­ra con su her­ma­na. En es­te pun­to de la tem­po­ra­da, ella es to­tal­men­te asép­ti­ca y se man­tie­ne ais­la­da de los sen­ti­mien­tos ha­cia los de- más, pe­ro más ade­lan­te las co­sas pue­den cam­biar...

—¿Me­jo­ra­rá la re­la­ción fría que man­tie­ne con su her­ma­na?

—Pa­ra Án­xe­la, Sa­ra es como un pro­yec­to de ca­rre­ra. Ella va a ha­cer to­do lo que sea pa­ra con­se­guir que su her­ma­na triun­fe, pe­ro pa­re­ce que todos sus in­ten­tos tie­nen el efec­to con­tra­rio.

—¿A qué co­sas re­nun­cia Án­xe­la por su tra­ba­jo?

—Re­nun­cia a to­do por su ca­rre­ra y su pro­fe­sión. Una de las co­sas que me gus­tan de Ur­xen­cia ce­ro es que aquí no hay dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va. Pri­ma la pro­fe­sio­na­li­dad y el sa­ber ha­cer y si Án­xe­la es la ge­ren­te es por­que es la me­jor.

—¿Qué es lo que más va­lo­ra de «Ur­xen­cia ce­ro» como es­pec­ta­do­ra?

—Te po­ne siem­pre en el lí­mi­te de la vi­da y la muer­te, pe­ro de for­ma muy cui­da­da, sin es­ce­nas des­agra­da­bles. Des­de el mi­nu­to uno son ca­sos ex­tre­mos en los que el hi­lo se pue­de rom­per fá­cil­men­te y eso, como es­pec­ta­do­ra, me tie­ne en­gan­cha­da. Ade­más, por ella pa­sa mu­cha gen­te de la pro­fe­sión en Ga­li­cia in­ter­pre­tan­do per­so­na­jes epi­só­di­cos, lo cual es­tá muy bien. La se­rie es de lo me­jor­ci­to a ni­vel na­cio­nal, con un gran ni­vel tan­to de guion, pro­duc­ción, de­co­ra­dos, rea­li­za­ción y mon­ta­je. Y los ac­to­res for­ma­mos una gran fa­mi­lia. Nues­tro chat echa hu­mo, estamos como lo­cos por jun­tar­nos otra vez.

—¿Le gus­ta el con­tac­to di­rec­to, y en di­rec­to, con los es­pec­ta­do­res en las re­des so­cia­les?

—Las re­des so­cia­les son una he­rra­mien­ta ma­ra­vi­llo­sa pa­ra sa­ber qué pien­sa la gen­te y ha­blar con ella de for­ma in­me­dia­ta y sin in­ter­me­dia­rios. El pú­bli­co lo agra­de­ce mu­cho y no­so­tros tam­bién.

Ana Con­ca ase­gu­ra que su per­so­na­je re­nun­cia a to­do por su ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.