La Au­dien­cia ab­suel­ve a dos acu­sa­dos de con­ni­ven­cia fal­sa­ria en un pro­ce­so

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

Ha de pro­cla­mar­se, di­ce la Au­dien­cia de Ou­ren­se en una sen­ten­cia no­ti­fi­ca­da ayer a las par­tes, la au­sen­cia «de la me­nor prue­ba de exis­ten­cia de con­ni­ven­cia fal­sa­ria, pre­di­ca­da en el es­cri­to acu­sa­to­rio, en­tre am­bos impu­tados en el marco del jui­cio ci­vil an­te­ce­den­te». Y sin prue­ba de esa con­cer­ta­ción en­tre los acu­sa­dos, la sa­la no en­cuen­tra razón al­gu­na pa­ra con­de­nar a Ma­nuel Ángel T. V. y Jo­sé Ma­ría G. T. por es­ta­fa pro­ce­sal y fal­so tes­ti­mo­nio.

Es­te ca­so tie­ne su ori­gen en una de­man­da que en sep­tiem­bre del 2012 plan­teó la ex esposa de Ma­nuel Ángel, que re­cla­ma­ba el 50 % de las ren­tas de una vi­vien­da en la ca­lle Es­cul­tor Faíl­de en­tre los años 1999 a 2004. El acu­sa­do ha­bía asu­mi­do en­ton­ces, aña­de la sa­la, la reali­dad de los dos con­tra­tos de arren­da­mien­to de 2004 y 2010, sin que se hi­cie­ra re­fe­ren­cia a otro del año 1999, por lo que la sen­ten­cia ex­clu­yó las ren­tas de 1999 a 2004.

En aquel pro­ce­di­mien­to de­cla­ró el se­gun­do acu­sa­do de aho­ra, Jo­sé Ma­ría G. T., que era el in­qui­lino y ha­bía fir­ma­do el con­tra­to del 2010, pe­ro no el de 2004, sus­cri­to por su fa­lle­ci­da esposa. Y aunque exis­tía otro de 1999, fir­ma­do la mis­ma mu­jer, el tes­ti­go se re­fi­rió a 2004 como fe­cha de en­tra­da en la vi­vien­da. En prin­ci­pio la de­man­dan­te de­jó de co­brar el 50 % de las ren­tas de aque­llos años, «du­ran­te la tra­mi­ta­ción de es­te pro­ce­so la per­ju­di­ca­da fue re­sar­ci­da en el im­por­te de per­jui­cios cau­sa­dos», re­sal­ta aho­ra la Au­dien­cia de Ou­ren­se.

No con­cu­rre, se­gún la sa­la, «la más le­ve evi­den­cia de con­cu­rren­cia de con­cier­to de vo­lun­ta­des di­ri­gi­do a lo­grar la emi­sión de de­cla­ra­ción men­daz por par­te del tes­ti­go», que el miér­co­les com­par­tió ban­qui­llo con su ex ca­se­ro. Di­ce la Au­dien­cia que la sim­ple ocul­ta­ción de ale­ga­cio­nes, in­clu­so si son fal­sas, «es por sí mis­mo su­fi­cien­te pa­ra ha­blar de un de­li­to de es­ta­fa pro­ce­sal, sino que es ne­ce­sa­rio que exis­ta una ver­da­de­ra ma­qui­na­ción, como ocu­rre cuan­do lo que se apor­ta son do­cu­men­tos o tes­ti­gos fal­sos, o cuan­do se mien­te acer­ca de he­chos de­ter­mi­nan­tes a la ho­ra de crear un ele­men­to de con­vic­ción en el juz­ga­dor».

Las pe­ti­cio­nes de condena de la fis­ca­lía su­ma­ban dos años y me­dio pa­ra el acu­sa­do prin­ci­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.