For­mó par­te del gru­po de Ami­gos d e la Tie­rra que se des­pla­zó a Pa­rís con mo­ti­vo de la cum­bre mun­dial so­bre el cam­bio cli­má­ti­co

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - FINA ULLOA

La Fa­cul­tad de Cien­cias de la Edu­ca­ción del Cam­pus de Ou­ren­se aco­gió una jornada de­di­ca­da a la con­cien­cia­ción y la mo­vi­li­za­ción me­dioam­bien­tal, que es­tu­vo di­ri­gi­da Bran Ló­pez Luen­go, del co­lec­ti­vo eco­lo­gis­ta Ami­gos da Te­rra. Es­te jo­ven bió­lo­go vi­gués de orí­ge­nes ou­ren­sa­nos fue uno de los cua­tro re­pre­sen­tan­tes ga­lle­gos en la mo­vi­li­za­ción de ac­ti­vis­tas rea­li­za­da por la en­ti­dad con mo­ti­vo de la cum­bre mun­dial con­tra el cam­bio cli­má­ti­co ce­le­bra­da en di­ciem­bre en Pa­rís.

—¿Cuál fue su pa­pel allí?

—Aunque ha­bía gen­te de las dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes me­dioam­bien­ta­les acre­di­ta­dos pa­ra en­trar en la cum­bre, no­so­tros, como vo­lun­ta­rios ra­sos te­nía­mos un pa­pel dis­tin­to. Sí que íba­mos re­ci­bien­do la in­for­ma­ción de los bo­rra­do­res de los acuer­dos, pe­ro nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo era com­par­tir el análisis de la si­tua­ción com­par­tien­do las ex­pe­rien­cias de los ac­ti­vis­tas de los dis­tin­tos paí­ses y or­ga­ni­za­cio­nes que acu­di­mos. Es­tu­vi­mos en las ac­ti­vi­da­des que se desa­rro­lla­ron en la zo­na de ac­ción por el cli­ma, en la que ha­bía jor­na­das de de­ba­tes, se ex­pli­ca­ba el desa­rro­llo de ex­pe­rien­cias que se es­tán rea­li­zan­do en otros paí­ses del mundo, ta­lle­res... Bá­si­ca­men­te íba­mos a apren­der, apar­te de que el con­tac­to con vo­lun­ta­rios de otros paí­ses te lle­va a prac­ti­car —Prin­ci­pal­men­te có­mo per­ci­bían el te­ma del cam­bio cli­má­ti­co en paí­ses en vías de desa­rro­llo. Ha­bla­mos mu­cho con los que ve­nían de la­ti­noa­mé­ri­ca que tie­nen un pun­to de vis­ta muy di­rec­to del problema por­que les es­tá afec­tan­do más al ser zo­nas en desa­rro­llo. Tam­bién me sor­pren­dió la im­pli­ca­ción de Ho­lan­da que lle­vó allí a unas cua­tro­cien­tas per­so­nas, cuan­do por ejem­plo de Es­pa­ña fui­mos un gru­po muy pe­que­ño.

—¿Aquí hay me­nos com­pro­mi­so?

—No sa­bría de­cir­lo exac­ta­men­te. En el ca­so de Ho­lan­da, ade­más de que es un país muy con­cien­cia­do qui­zá tam­bién in­flu­ye que por su pro­pias con­di­cio­nes oro­grá­fi­cas, la ame­na­za de inun­da­cio­nes por subida del ni­vel del mar es muy real. En el ca­so de los es­pa­ño­les, tam­bién hay que re­co­no­cer que en prin­ci­pio ha­bía mu­cha más gen­te ano­ta­da pe­ro tras los aten­ta­dos mu­chos se echa­ron atrás.

—¿El ac­ti­vis­mo me­dioam­bien­tal es co­sa de jó­ve­nes y de­socu­pa­dos?

—Esa es una idea erró­nea. Yo era el más jo­ven de todos los que fui­mos a la cum­bre y aunque en mi ca­so sí es­toy en pa­ro, todos los que yo co­noz­co es gen­te que es­tá tra­ba­jan­do y le de­di­ca a es­to su tiem­po li­bre. Es cier­to que pa­ra ir­te a Pa­rís si es­tás tra­ba­jan­do tie­nes que te­ner un com­pro­mi­so fuer­te por­que re­quie­re que cam­bies a lo me­jor las va­ca­cio­nes. Pe­ro el ac­ti­vis­mo no es otra co­sa que un com­pro­mi­so per­so­nal y aunque es ver­dad que al­gu­na gen­te se vin­cu­la a un co­lec­ti­vo du­ran­te la ju­ven­tud y ahí pue­de ser más ac­ti­va por­que sus cir­cuns­tan­cias per­so­na­les le per­mi­ten de­di­car­le más tiem­po, uno pue­de ser ac­ti­vis­ta me­dioam­bien­tal en su día a día; en su ca­sa, en su lu­gar de tra­ba­jo o en su ba­rrio. Pro­mo­ver el re­ci­cla­je, por ejem­plo, es ac­ti­vis­mo, aunque lo ha­gas a pe­que­ña es­ca­la. Hay mu­chas co­sas que se pue­den ha­cer en el en­torno co­ti­diano pa­ra me­jo­rar el tra­to que todos le da­mos al me­dioam­bien­te. La cla­ve del cam­bio cli­má­ti­co no se cir­cuns­cri­be so­lo a po­ner el fo­co en gran­des cau­sas, sino que todos po­de­mos ha­cer co­sas en nues­tro día a día. Se­gún yo lo veo el ac­ti­vis­mo no tie­ne por qué es­tar ex­clu­si­va­men­te aso­cia­do a la mi­li­tan­cia en un co­lec­ti­vo, aunque es­tar en un co­lec­ti­vo pue­de ayu­dar­nos mu­cho.

—¿Por qué?

—Por­que a ve­ces ha­ce­mos co­sas con muy bue­na in­ten­ción pe­ro sin el co­no­ci­mien­to ne­ce­sa­rio y un co­lec­ti­vo te ofre­ce esa orien­ta­ción que, sal­vo si eres ex­per­to por tu for­ma­ción, no tie­nes por qué te­ner. Un ejem­plo muy sim- ple: hay gen­te que se pro­po­ne re­cu­pe­rar una zo­na que­ma­da pe­ro igual eli­gen pa­ra re­fo­res­tar es­pe­cies pen­san­do úni­ca­men­te en que ten­gan un cre­ci­mien­to rá­pi­do pa­ra fi­jar el sue­lo, pe­ro sin caer en la cuen­ta en que pue­den ser es­pe­cies in­va­so­ras.

—¿Có­mo vi­vie­ron allí el acuer­do al­can­za­do en la cum­bre?

—En reali­dad en­tre los co­lec­ti­vos eco­lo­gis­tas y am­bien­ta­lis­tas la idea de lo que iba a dar de sí la cum­bre ya era pe­si­mis­ta. Ha­bía un sen­ti­mien­to po­si­ti­vo en la me­di­da en que era una ci­ta que, ade­más de te­ner más par­ti­ci­pan­tes, se es­pe­ra­ba que hu­bie­se más ad­he­sión al acuer­do que se plan­tea­se. Pe­ro tam­bién se sa­bía que eso so­lo ocu­rri­ría si se po­nía so­bre la me­sa un acuer­do más la­xo. Y así ocu­rrió. Des­de el pun­to de vis­ta me­dioam­bien­tal esas me­di­das que se van a to­mar no son su­fi­cien­tes pa­ra fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co.

MIGUEL VI­LLAR

Bran Ló­pez ha­bló de su ex­pe­rien­cia en el cam­pus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.