El au­tor con­fe­so de la muer­te de su mu­jer en Be­ce­rreá se des­ma­yó y no de­cla­ró ayer

Tras ad­mi­tir que dis­pa­ró con­tra ella en un arre­ba­to, in­gre­só en la pri­sión de Bon­xe

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - DO­LO­RES CE­LA

Jo­sé Ma­nuel Carballo Nei­ra, co­no­ci­do como O Cha­ma­co, in­gre­só a pri­me­ra ho­ra de la tar­de de ayer en la pri­sión de Bon­xe. Lo hi­zo sin po­der com­ple­tar la de­cla­ra­ción que ini­ció, ad­mi­tien­do que ha­bía su­fri­do un arre­ba­to cuan­do dis­pa­ró con una es­co­pe­ta de ca­za con­tra su mu­jer, Ana Gó­mez Nieto. O Cha­ma­co su­frió un ata­que de an­sie­dad, se des­plo­mó en el sue­lo en pre­sen­cia del ti­tu­lar del juz­ga­do de Be­ce­rreá y tu­vo que ser aten­di­do por el equi­po mé­di­co del PAC de es­ta lo­ca­li­dad, que le su­mi­nis­tró me­di­ca­ción. An­tes ha­bía acu­di­do a un re­co­no­ci­mien­to fo­ren­se en la ca­pi­tal lu­cen­se.

Carballo Nei­ra, de 29 años de edad, que en­tró en las de­pen­den­cias ju­di­cia­les muy ner­vio­so y pa­re­ce ser que vi­si­ble­men­te al­te­ra­do, des­pués de re­gre­sar de Lu­go de la con­sul­ta del fo­ren­se, se vino aba­jo tras ad­mi­tir que ha­bía su­fri­do un arre­ba­to cuan­do su mu­jer, de 40 años, acu­dió a la vi­vien­da, que ha­bían com­par­ti­do has­ta ha­cía unos días, a tra­tar de acla­rar su si­tua­ción. La de­cla­ra­ción se re­to­ma­rá, se­gún fuen­tes con­sul­ta­das, en el mo­men­to en el que se en­cuen­tre en con­di­cio­nes fí­si­cas de po­der ha­cer­lo.

Quie­nes sí pres­ta­ron de­cla­ra­ción fue­ron el con­ce­jal socialista Clau­dio Vázquez, y un ami­go. Al pri­me­ro lo lla­mó Carballo des­pués de dis­pa­rar­le a su mu­jer, con la que se ha­bía casado ha­cía unos me­ses. Fue quien lo re­co­gió y lo en­tre­gó a la Guar­dia Ci­vil. Al ami­go, que lo ha­bía es­ta­do in­vi­tan­do a co­mer des­de que se ha­bía se­pa­ra­do de Ana, tam­bién lo te­le­fo­neó tras lo ocu­rri­do.

La ma­dre de él, tes­ti­go

Es­ta­ban ci­ta­dos en el juz­ga­do otros tres tes­ti­gos de lo ocu­rri­do, pe­ro que no de­cla­ra­ron ayer. Se tra­ta de la ma­dre de O Cha­ma­co y de los dos hi­jos de Ana, que se tras­la­da­ron el mis­mo jue­ves a la ca­sa de su abue­la ma­ter­na. Todos ellos acom­pa­ña­ron a la víc­ti­ma has­ta la ca­sa de Her­bón, en la que se ha­bía ci­ta­do la pa­re­ja pa­ra tra­tar de arre­glar su si­tua­ción. De he­cho la víc­ti­ma y sus hi­jos pa­re­ce ser que re­si­dían des­de ha­cía unos días en Be­ce­rreá con es­ta mu­jer. Ana, se­gún tras­cen­dió en Pe­dra­fi­ta, ha­bía ido a vi­si­tar a su ma­dre el fin de semana an­te­rior pa­ra co­mu­ni­car­le que se ha­bía se­pa­ra­do y que que­ría vol­ver a ca­sa.

Fuen­tes con­sul­ta­das se­ña­la­ron que la ma­dre de O Cha­ma­co tam­bién es­tá muy afec­ta­da por lo ocu­rri­do. Carballo no se crio con ella, sino que des­de muy pe­que­ño vi­vió con su abue­la en Na­via de Suar­na.

Jo­sé Ma­nuel Carballo Nei­ra in­gre­só ayer en Bon­xe, co­mu­ni­ca­do y sin fian­za, por or­den del ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción de Be­ce­rreá.

ÓSCAR CE­LA

Lle­ga­da del de­te­ni­do, que ocul­tó su ros­tro, a las de­pen­den­cias ju­di­cia­les de Be­ce­rreá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.