Un hom­bre de 31 años, in­ves­ti­ga­do por la muer­te del co­mer­cian­te

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

Fue una ma­la caí­da, que aca­bó sien­do fa­tal, pe­ro que pu­do evi­tar­se. Es la no­ti­cia que ha con­mo­cio­na­do a la vi­lla pon­te­ve­dre­sa de Ma­rín des­de que el pa­sa­do jue­ves mu­rió, como re­sul­ta­do de un gol­pe en la ca­be­za ases­ta­do el mar­tes, un hom­bre de 61 años y due­ño de un cí­ber al que un clien­te em­pu­jó al sue­lo en una fuer­te ri­ña. A la puer­ta del lo­cal co­mer­cial, Ci­be­rWar, en el cen­tro de la vi­lla, hay ve­ci­nos que, de for­ma per­sis­ten­te, in­sis­ten en vol­ver a en­cen­der las ve­las que apa­ga la llu­via. Y es que el muer­to era muy co­no­ci­do y to­da­vía fa­mi­lia­res y ve­ci­nos no se ex­pli­can có­mo pu­do pa­sar.

Eran las tres y me­dia de la tar­de del mar­tes. El de­pen­dien­te y due­ño del cí­ber se ne­gó, se­gún los ve­ci­nos, a co­piar un ce­dé que cua­tro per­so­nas más, todos de et­nia gi­ta­na y ve­ci­nos de Poio, le exi­gían.

La con­ver­sa­ción se ele­vó de tono y en el es­ce­na­rio apa­re­cie­ron más per­so­nas, en­tre ellos, al pa­re­cer, uno de los hi­jos del due­ño. Como la co­sa iba a más, el co­mer- cian­te in­ten­tó fre­nar cual­quier en­fren­ta­mien­to y se in­ter­pu­so en­tre los dos ban­dos. En ese mo­men­to, uno de los poien­ses, un hom­bre de 31 años, le dio un fuer­te em­pu­jón que aca­bó con el hom­bre en el sue­lo. El gol­pe re­so­nó so­bre el pa­vi­men­to de una for­ma tan po­ten­te que aún re­sue­na en los oí­dos de los tes­ti­gos cuan­do re­vi­ven el des­gra­cia­do he­cho. Los agre­so­res se die­ron a la fu­ga y ho­ras des­pués dos se en­tre­ga­ron a la Guar­dia Ci­vil, mien­tras que el pre­sun­to au­tor ma­te­rial del gol­pe lo hi­zo el jue­ves. Pa­ra el co­mer­cian­te, sin em­bar­go, la pe­lea fue mu­cho más trá­gi­ca. Falleció en el hospital de Vi­go el jue­ves al me­dio­día, sin re­cu­pe­rar la cons­cien­cia. El pre­sun­to au­tor ma­te­rial de la agre­sión, un hom­bre de 31 años, pa­só va­rias ho­ras el pa­sa­do vier­nes an­te el juez de guar­dia de Ma­rín, des­pués de en­tre­gar­se vo­lun­ta­ria­men­te a la Po­li­cía Na­cio­nal. Se­gún ex­pli­có el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xus­ti­za de Ga­li­cia, el hom­bre que­dó en li­ber­tad con la obli­ga­ción de com­pa­re­cer quin­ce­nal­men­te y se le in­ves­ti­ga por un pre­sun­to de­li­to de ho­mi­ci­dio im­pru­den­te. Al se­gun­do adul­to que par­ti­ci­pó en la dis­cu­sión, se le in­ves­ti­ga por ri­ña tu­mul­tua­ria y le­sio­nes. El ter­ce­ro, un me­nor, es­tá ba­jo la cus­to­dia pa­ter­na des­de el miér­co­les, y una cuarta per­so­na que­dó en li­ber­tad sin car­gos tras com­pro­bar­se que no par­ti­ci­pó en la agre­sión, aunque sí per­te­ne­cía al gru­po de clien­tes que pro­ta­go­ni­zó el fa­tal en­fren­ta­mien­to.

Por úl­ti­mo, los re­sul­ta­dos pro­vi­sio­na­les de la au­top­sia, tam­bién he­chos pú­bli­cos por el Tri­bu­nal Su­pe­rior, es­pe­ci­fi­can que el co­mer­cian­te ma­ri­nen­se «falleció a con­se­cuen­cia de un trau­ma­tis­mo cra­neo­en­ce­fá­li­co com­pa­ti­ble con una caí­da».

RA­MÓN LEIRO

Al­gu­nos ve­ci­nos acu­die­ron al cí­ber en el que se pro­du­jo el fa­tal in­ci­den­te pa­ra de­jar ve­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.