El ries­go de frac­tu­ra to­ca a la UPG

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

Fer­nan­do Blan­co, aquel in­tré­pi­do con­se­llei­ro de In­dus­tria al que pre­sen­ta­ban en el 2009 como «o ho­me que lle de­vol­veu o ven­to aos ga­le­gos», re­gre­só al damero po­lí­ti­co pro­vo­can­do un au­tén­ti­co ven­da­val. Ocu­rrió en Lu­go, el pa­sa­do jue­ves, en la asam­blea co­mar­cal del BNG. De él ya se co­no­cía su gran ha­bi­li­dad pa­ra ha­cer ju­ga­das de ries­go, pues bas­ta re­cor­dar que lo mis­mo pro­pu­so na­cio­na­li­zar el 10 % de los par­ques eó­li­cos que apos­tó por pri­va­ti­zar la an­ti­gua As­tano pa­ra que Ba­rre­ras fa­bri­ca­ra bar­cos en sus gra­das. Y es­ta vez vol­vió a mo­ver­se en el fi­lo al de­fen­der en pri­me­ra per­so­na el vo­to par­ti­cu­lar fir­ma­do por las dipu­tadas Car­me Adán y Te­rei­xa Paz, en el que re­cla­man la «re­fun­da­ción» del BNG y una po­lí­ti­ca más «fle­xi­ble» de alian­zas que no ex­clu­ya, a prio­ri, la po­si­bi­li­dad de con­fluir con Ano­va, con En Ma­rea o con Po­de­mos.

Se­gu­ra­men­te lo más tras­cen­den­te de lo an­te­rior no es la pro­pues­ta en sí que de­fen­dió Fer­nan­do Blan­co y a pun­to es­tu­vo de ser apro­ba­da —ob­tu­vo 20 vo­tos a fa­vor y otros 20 en con­tra—, sino que el ex­con­se­llei­ro es un mi­li­tan­te muy cua­li­fi­ca­do de la Unión do Po­vo Ga­le­go (UPG), el par­ti­do mo­triz del Blo­que en el que pa­re­cen ani­dar las mil y una re­ti­cen­cias no so­lo a la con­fluen­cia con los de Pa­blo Igle­sias Tu­rrión, sino a asu­mir el más mí­ni­mo cam­bio.

Y eso, evi­den­te­men­te, con­lle­va sus ries­gos. Por­que si la asam­blea de Amio del 2012 su­pu­so el gran cisma del BNG, con la ba­ja de Xo­sé Ma­nuel Bei­ras y sus se­gui­do­res, la que ten­drá lu­gar den­tro de dos se­ma­nas en A Co­ru­ña los mo­vi­mien­tos de ha­bla his­pa­na que to­ma­ron Ca­ra­cas y sus pe­ri­fe­rias o de esa nue­va iz­quier­da an­glo­sa­jo­na que in­ten­ta arrai­gar con Je­remy Corbyn en el Reino Uni­do y con Ber­nie San­ders en Es­ta­dos Uni­dos.

Así de­be en­ten­der­lo Yo­lan­da Díaz, coor­di­na­do­ra ge­ne­ral de Iz­quier­da Uni­da en Ga­li­cia, cuan­do se pu­so a sil­bar mi­ran­do ha­cia otro la­do el día que Ca­yo La­ra la em­pla­zó a rom­per los la­zos con Po­de­mos pa­ra re­gre­sar a ca­sa y crear un gru­po par­la­men­ta­rio jun­to a IU y evi­tar los desahu­cios de quie­nes vi­ven a su cos­ta.

Des­mar­que de los re­fe­ren­tes

Y bas­tan­te si­mi­lar de­be ser la lec­tu­ra que hi­zo una per­so­na como Te­rei­xa Paz, que de for­mar par­te del se­cre­ta­ria­do po­lí­ti­co de la UPG y de todos sus ór­ga­nos de di­rec­ción pa­só a po­ner todos sus car­gos a dis­po­si­ción pa­ra com­ba­tir el in­mo­vi­lis­mo que ha­bi­ta en los sec­to­res de la U más vin­cu­la­dos a la CIG. Lla­ma­ti­vo es tam­bién que el análisis crí­ti­co de la dipu­tada ou­ren­sa­na sea com­par- ti­do por los dos prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­na­les que tu­vo la UPG, los ex­con­se­llei­ros Fer­nan­do Blan­co y Alfredo Suá­rez Ca­nal, que simpatizan con el vo­to par­ti­cu­lar de Paz y Adán.

En co­mar­cas ou­ren­sa­nas como Mon­te­rrei, A Li­mia-Alla­riz o Ce­la­no­va el vo­to par­ti­cu­lar se es­tá im­po­nien­do. En Lu­go y A Ma­ri­ña se ha­ce no­tar. El mo­vi­mien­to es­tá en mar­cha en el BNG y, ocu­rra lo que ocu­rra, la UPG, o par­ti­do, como la lla­man sus mi­li­tan­tes, no dis­po­ne del bál­sa­mo que te­nía en el mer­ca­do de Amio, cuan­do la U se en­ce­rró en sí mis­ma y le abrió las puer­tas a quie­nes que­rían cam­bios en el BNG.

El ries­go de es­ci­sión afec­ta aho­ra di­rec­ta­men­te a la UPG, que ha en­ve­je­ci­do igual que el Blo­que, per­dien­do plu­ra­li­dad y ca­pa­ci­dad de in­ci­den­cia so­cial. Pa­ra mu­chos, el in­mo­vi­lis­mo ya no es una op­ción. Por­que como di­ce con an­gus­tia un ve­te­rano di­ri­gen­te: «O máis tris­te non é que des­apa­re­za o BNG, o máis tris­te é que des­apa­re­za e nin­guén nos bo­te en fal­ta».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.