Cuan­do la Ru­ta Ja­co­bea se du­pli­ca

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

Si us­ted es­tu­vie­ra ha­cien­do el Ca­mino de San­tia­go y sa­lie­ra hoy de Por­to­ma­rín en di­rec­ción a Pa­las, cru­za­ría en pri­mer lu­gar un puen­te so­bre el em­bal­se y, jus­to al otro la­do del Mi­ño, se en­con­tra­ría con dos mo­jo­nes in­di­cán­do­le dos po­si­bi­li­da­des, las que hay: a la de­re­cha o a la iz­quier­da. Los dos mo­jo­nes son ofi­cia­les, vá­li­dos. Hoy so­lo so­por­tan la fle­cha ama­ri­lla, pe­ro en bre­ve in­cor­po­ra­rán una leyenda ki­lo­mé­tri­ca y tal vez al­go como «ca­mino his­tó­ri­co» y «ca­mino al­ter­na­ti­vo». ¿Cuál es­co­ger? La de­ci­sión tie­ne su im­por­tan­cia. Si es­co­ge la de­re­cha, la op­ción «al­ter­na­ti­va», re­co­rre­rá unos ki­ló­me­tros inol­vi­da­bles, a la som­bra de un bos­que au­tóc­tono real­men­te fas­ci­nan­te, lo que uno cree que es la es­tam­pa más se­duc­to­ra de Ga­li­cia. Si, por el con­tra­rio, op­ta por ir por la ru­ta his­tó­ri­ca y es­co­ge la fle­cha que in­di­ca a la iz­quier­da le to­ca­rá tam­bién su­bir, pe­ro aña­di­rá un ki­ló­me­tro al tra­mo que dis­cu­rre por una pis­ta as­fal­ta­da, con po­quí­si­mas som­bras, cru­za una al­dea con pa­sos fran­ca­men­te an­gos­tos y atra­vie­sa por ex­plo­ta­cio­nes lác­teas que in­tro­du­cen inevi­ta­ble­men­te en el ca­mino olo­res in­de­sea­bles. Y ade­más, se cru­za­rá con al­gu­nas mi­ra­das tor­vas de gen­te a quie­nes los pe­re­gri­nos su­po­nen, so­bre to­do, una mo­les­tia. Así que pue­de ele­gir en­tre pa­sar­lo bien o pa­sar­lo mal, dis­fru­tar del Ca­mino o su­frir­lo. En cual­quier ca­so, la nue­va se­ña­li­za­ción ja­co­bea, al me­nos aquí, no va ayu­dar­le.

«En mi mu­ni­ci­pio ten­go cin­co pun­tos como es­tos, don­de se ofre­cen dos di­rec­cio­nes a los pe­re­gri­nos», la­men­ta el al­cal­de de Por­to­ma­rín, Juan Serrano, del PP. Los cam­bios res­pon­den a la apli­ca­ción de un pro­yec­to apro­ba­do en su día por la Xun­ta que ofi­cia­li­za el tra­za­do del Ca­mino Fran­cés in­tro­du­cien­do li­ge­ras va­ria­cio­nes en fa­vor del ri­gor his­tó­ri­co pe­ro man­te­nien­do las des­via­cio­nes que la pro­pia di­ná­mi­ca del Ca­mino ha es­ta­ble­ci­do en las úl­ti­mas dé­ca­das.

Serrano opi­na que el tra­za­do no de­be res­pon­der a in­tere­ses co­mer­cia­les y que, en cual­quier ca­so, «no de­be ofre­cer dua­li­da­des a los pe­re­gri­nos. Po­dría en­ten­der que se ofre­cie­ra un al­ter­na­ti­va en ca­sos de ac­ce­si­bi­li­dad pa­ra pe­re­gri­nos con pro­ble­mas de mo­vi­li­dad por ejem­plo, pe­ro es­to que se pro­po­ne, no lo en­tien­do. O el Ca­mino va por un si­tio o va por el otro».

Es­pe­ran­do el es­ta­lli­do

De mo­men­to, el trá­fi­co de pe­re­gri­nos es es­ca­so. Estamos en la par­te más ba­ja de la tem­po­ra­da, aunque a fi­na­les del mes que vie­ne, con la lle­ga­da de la Semana Santa, el tra­sie­go de ca­mi­nan­tes es­ta­lla­rá y la exis­ten­cia de la do­ble ru­ta de­mos­tra­rá si es un problema o no y en qué me­di­da. De mo­men­to, exis­ten ya va­rios es­cri­tos en el Concello ale­gan­do con­tra el cam­bio por­que en­tre los pro­pios ve­ci­nos de Por­to­ma­rín los hay que no quie­ren re­gre­sar al cen­tro de la Ru­ta Xa­co­bea por la que, en sus mo­men­tos de au­ge, pue­den cir­cu­lar mi­les de per­so­nas ca­da día.

Otra po­lé­mi­ca que se ha plan­tea­do con el cam­bio de se­ña­li­za­ción es el de los an­ti­guos mo­jo­nes de can­te­ría que, pe­se a su dis­cu­ti­ble va­lor his­tó­ri­co (fue­ron co­lo­ca­dos por las dipu­tacio­nes en la se­gun­da mi­tad del si­glo pa­sa­do), han si­do sus­ti­tui­dos por los nue­vos. La vo­lun­tad de uni­for­mi­zar la se­ña­li­za­ción ha lle­va­do a la re­ti­ra­da de los an­ti­guos mo­no­li­tos. «Eso es lo me­nos im­por­tan­te», opi­na el al­cal­de de Por­to­ma­rín: «No hay tan­ta di­fe­ren­cia en­tre los vie­jos y los nue­vos. De mo­men­to la sus­ti­tu­ción no se ha com­ple­ta­do, pe­ro cuan­do la ter­mi­nen es­toy se­gu­ro de que los pe­re­gri­nos no van a echar de me­nos los an­ti­guos».

Sin em­bar­go, la sus­ti­tu­ción ha ge­ne­ra­do al­gu­nas que­jas y uno de los pe­re­gri­nos que peor lo ha en­ca­ja­do es Ja­vier Ayu­so, un mur­ciano que ha ini­cia­do una re­co­gi­da de fir­mas vir­tual en la pla­ta­for­ma chan­ge.org pa­ra que los an­ti­guos mo­jo­nes vuel­van a su em­pla­za­mien­to. Has­ta el mo­men­to ha reuni­do más de 1.700 fir­mas en un par de se­ma­nas con apo­yos que han lle­ga­do de di­ver­sas par­tes del mundo.

Los nue­vos mo­jo­nes mar­can la dis­tan­cia a San­tia­go ca­da 500 me­tros y pre­ten­den tam­bién so­lu­cio­nar las du­das en al­gu­nos desvíos don­de no ha­bía se­ña­li­za­ción. No se co­no­ce el ca­so de pe­re­grino al­guno que no ha­ya lle­ga­do a San­tia­go por ha­ber­se per­di­do. La idea es que con la nue­va se­ña­li­za­ción, es­te ré­cord mi­le­na­rio pue­da man­te­ner­se.

VÍTOR ME­JU­TO

El al­cal­de de Por­to­ma­rín, Juan Serrano, en uno de los lu­ga­res de su mu­ni­ci­pio don­de el Ca­mino se bi­fur­ca.

CEDIDA

Los vie­jos mo­jo­nes han si­do re­ti­ra­dos en su to­ta­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.