Da­ños co­la­te­ra­les

Luis Fe­rrer i Bal­se­bre

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Ha­ce po­cos días sal­ta­ba a la pren­sa el ca­so de una ju­bi­la­da en Cá­diz que osó dar unas cla­ses de ma­cra­mé por las que Ha­cien­da le re­cla­ma un di­ne­ro im­po­si­ble de pa­gar. Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con los es­cri­to­res ju­bi­la­dos, a quie­nes no se les per­mi­te co­brar su pen­sión al mis­mo tiem­po que los ré­di­tos que ob­tie­nen por su obra.

Es­pe­cial­men­te dra­má­ti­co es el ca­so de los mé­di­cos que tra­ba­ja­mos to­da la vi­da en la sa­ni­dad pú­bli­ca y a quie­nes se ju­bi­la a los 65 años, quie­ran o no, sin po­der ejer­cer otra ac­ti­vi­dad so pe­na de te­ner que re­nun­ciar a la pen­sión.

Un mé­di­co a esa edad es­tá en el cé­nit de su ca­rre­ra, mu­chos com­pa­ñe­ros de va­lía y com­pro­mi­so re­co­no­ci­do su­fren el ri­gor de una ley ab­sur­da y alea­to­ria —se­gún la Es­pa­ña en la que te to­que vi­vir— con la que po­lí­ti­cos que no se ju­bi­lan nun­ca creen aho­rrar unos eu­ros sin pen­sar en los da­ños co­la­te­ra­les que ocu­rren­cias así tie­nen so­bre los afec­ta­dos y la so­cie­dad en ge­ne­ral.

¿Pue­de un país desahu­ciar ese ca­pi­tal de sa­bi­du­ría e in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va sin echar to­do el sis­te­ma aba­jo? ¿Pue­den las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes man­te­ner una re­fe­ren­cia éti­ca en su for­ma­ción ca­da vez más des­hu­ma­ni­za­da? Una bue­na or­ga­ni­za­ción so­cial re­quie­re de do­sis pro­por­cio­na­les de vi­gor y ex­pe­rien­cia, se­re­ni­dad y arro­jo, sa­bi­du­ría y am­bi­ción.

Y mien­tras las Ad­mi­nis­tra­cio­nes no per­ci­ben el desas­tre que ge­ne­ran, mu­chos com­pa­ñe­ros ven in­te­rrum­pi­das sus in­ves­ti­ga­cio­nes, ma­gis­te­rio, com­pro­mi­sos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, pro­yec­tos, te­sis doc­to­ra­les, sin otra sa­li­da que la per­ple­ji­dad o la de­pre­sión por ju­bi­la­ción.

La de­pre­sión del ju­bi­la­do es una en­ti­dad en au­ge, aunque no fi­gu­re en los ma­nua­les de cla­si­fi­ca­ción ame­ri­ca­nos — qui­zás por­que en la cul­tu­ra an­glo­sa­jo­na no se con­ci­ben le­yes de desahu­cio de bue­nos pro­fe­sio­na­les—. De­ba­jo de to­do es­ta­do de­pre­si­vo siem­pre la­te al­guno de es­tos tres sen­ti­mien­tos en­ve­ne­na­dos: la cul­pa, el fra­ca­so o la pér­di­da.

¿Qué pierde un mé­di­co con más de cua­ren­ta años de ex­pe­rien­cia y de­di­ca­ción en ple­na lu­ci­dez cuan­do lo desahu­cian? ¿Qué ha­ce con su vi­da cuan­do su vi­da ha si­do de­di­ca­da ca­si en ex­clu­si­va a es­tu­diar, ayu­dar y apren­der de sus en­fer­mos? Lo que me­nos pierde es di­ne­ro. Pierde con­trac­tua­li­dad so­cial, pierde tiem­po, pierde ilu­sión, pierde el sen­ti­do que ha da­do sen­ti­do a to­da su vi­da. La ma­yo­ría de los mé­di­cos pasan más tiem­po con sus en­fer­mos que con su fa­mi­lia y ami­gos.

Los que no so­mos lo su­fi­cien­te­men­te jó­ve­nes como pa­ra sa­ber­lo to­do, sa­be­mos que el mundo sim­bó­li­co y las emo­cio­nes son mu­cho más po­de­ro­sos que el mundo real.

Cuan­do la reali­dad te des­po­ja vía le­gal de todos tus atri­bu­tos sim­bó­li­cos, la vi­da de­ja de me­re­cer la pe­na y la pe­num­bra de­pre­si­va lo cu­bre to­do.

D. E. P.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.