Cons­tru­yen­do el bar­co

Jo­sé Ma­nuel Vázquez Rodríguez

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Con el áni­mo aún so­bre­co­gi­do, y ca­la­dos de do­lor y una pro­fun­da tris­te­za por su au­sen­cia, to­ma­mos ai­re en un sus­pi­ro pa­ra ex­pre­sar nues­tro re­co­no­ci­mien­to al je­fe y com­pa­ñe­ro, al doc­tor Alfonso Cas­tro Bei­ras.

Fue un bri­llan­te es­tu­dian­te en la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go de Com­pos­te­la, re­co­no­ci­do con el pre­mio ex­tra­or­di­na­rio de fin de ca­rre­ra en Me­di­ci­na. Se for­mó como es­pe­cia­lis­ta de Me­di­ci­na In­ter­na y Car­dio­lo­gía en uno de los me­jo­res hos­pi­ta­les del país, la Clí­ni­ca Puer­ta de Hie­rro, hospital al que siem­pre es­tu­vo sen­ti­men­tal­men­te li­ga­do. For­mó par­te de una ge­ne­ra­ción de mé­di­cos que con­tri­bu­ye­ron a po­ner la me­jor me­di­ci­na al al­can­ce de to­das las per­so­nas de es­te país, una ver­da­de­ra de­mo­cra­ti­za­ción de la me­di­ci­na cien­tí­fi­co-téc­ni­ca.

Fue un gran mé­di­co, que lle­vó a lo más al­to las dos fa­ce­tas de es­ta ex­tra­or­di­na­ria pro­fe­sión: la hu­ma­na y la cien­tí­fi­ca. Cual­quie­ra que hu­bie­ra com­par­ti­do una bre­ve con­ver­sa­ción con Alfonso po­día per­ci­bir la sor­pren­den­te sen­sa­ción de ser el cen­tro de su mundo en ese mo­men­to. Su na­tu­ral ca­pa­ci­dad de es­cu­char, de em­pa­ti­zar, de com­pren­der y de ayu­dar, le lle­va­ba a si­tuar en pri­mer plano siem­pre a las per­so­nas, ya fue­ran pa­cien­tes, com­pa­ñe­ros, je­fes o su­bor­di­na­dos.

Los que com­par­ti­mos con Alfonso años de pro­fe­sión pu­di­mos com­pro­bar có­mo su ex­tra­or­di­na­ria lu­ci­dez pa­ra ade­lan­tar­se al fu­tu­ro y vi­sua­li­zar nue­vos ca­mi­nos, la ca­pa­ci­dad de ilu­sio­nar con nue­vos pro­yec­tos y su fuer­te co­ra­je, le em­pu­ja­ban a ir de lo in­di­vi­dual a lo co­lec­ti­vo, del pa­cien­te o com­pa­ñe­ro a la so­cie­dad en­te­ra. Des­de es­ta vi­sión se en­tien­de su par­ti­ci­pa­ción en la di­rec­ción de pro­yec­tos sa­ni­ta­rios na­cio­na­les como el Plan Na­cio­nal de Car­dio­pa­tía Is­qué­mi­ca, su la­bor como ase­sor de la Con­se­lle­ría de Sa­ni­da­de y el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad du­ran­te mu­chos años, in­de­pen­dien­te­men­te del signo po­lí­ti­co del Go­bierno, su pa­pel como pre­si­den­te de la So­cie­dad Ga­lle­ga de Car­dio­lo­gía y de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Car­dio­lo­gía, en la que fun­dó su ac­tual se­de, La Ca­sa del Co­ra­zón, e ini­ció un cam­bio que tu­vo con­ti­nua­ción en otros presidentes pa­ra con­ver­tir­la en una de las más repu­tadas so­cie­da­des cien­tí­fi­cas del mundo.

A me­dia­dos de los años 70 Alfonso de­ci­dió tras­la­dar­se a Ga­li­cia, al Hospital Juan Ca­na­le­jo, y su mu­jer, Carmen, le apo­yó en ese cam­bio pro­fe­sio­nal que en­ton­ces de­bió pa­re­cer­le un des­pro­pó­si­to: cam­biar una po­si­ción es­ta­ble y un fu­tu­ro bri­llan­te en uno de los me­jo­res hos­pi­ta­les del país por la in­cer­ti­dum­bre de un hospital que es­ta­ba en el ini­cio de su desa­rro­llo. Se­gu­ra­men­te Alfonso tu­vo una in­tui­ción y no­so­tros mu­cha suer­te de que to­ma­ra esa de­ci­sión. Se in­cor­po­ró en el Ser­vi­cio de Me­di­ci­na In­ter­na y con otros tres car­dió­lo­gos, el doc­tor Her­mi­da, el doc­tor Pé­rez Gó­mez y el doc­tor Fe­rro, pron­to for­ma­ron una sec­ción de Car­dio­lo­gía que más tar­de se con­vir­tió en Ser­vi­cio de Car­dio­lo­gía. El doc­tor Cas­tro Bei­ras fue el je­fe de ese ser­vi­cio has­ta su ju­bi­la­ción. So­lía de­cir, con la in­ten­ción de ayu­dar­nos a ver las di­fi­cul­ta­des no como obs­tácu­los, sino como aci­ca­tes pa­ra me­jo­rar, que cons­truía­mos el bar­co mien­tras na­ve­gá­ba­mos. El Ser­vi­cio de Car­dio­lo­gía es­ta­ba per­ma­nen­te­men­te en cons­truc­ción y, con Alfonso como ti­mo­nel, en esa sin­gla­du­ra se for­mó una pres­ti­gio­sa Uni­dad de Ima­gen y Fun­ción Car­día­ca, se pu­so en mar­cha la Uni­dad de He­mo­di­ná­mi­ca y Car­dio­lo­gía In­ter­ven­cio­nis­ta, se desa­rro­lló la Ci­ru­gía Car­día­ca y el pro­gra­ma de Tras­plan­te Car­día­co y Co­ra­zón Ar­ti­fi­cial, la Uni­dad de Elec­tro­fi­sio­lo­gía y Arrit­mias, la Ci­ru­gía Car­día­ca pe­diá­tri­ca y el in­ter­ven­cio­nis­mo en las car­dio­pa­tías con­gé­ni­tas, la Uni­dad de Car­dio­pa­tías Fa­mi­lia­res, el Área del Co­ra­zón... Na­da de es­to exis­tía cuan­do Alfonso lle­gó a A Co­ru­ña y en ca­da uno de es­tos avan­ces su con­tri­bu­ción fue de­ci­si­va.

Su fuer­te vo­ca­ción do­cen­te, fue tam­bién pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Do­cen­cia de nues­tro hospital, ca­te­drá­ti­co de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña y di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Cien­cias de la Sa­lud, le lle­vó a im­plan­tar un pro­gra­ma de gran ca­li­dad en la for­ma­ción de es­pe­cia­lis­tas en Car­dio­lo­gía y a man­te­ner vi­va es­ta ac­ti­vi­dad en los car­dió­lo­gos del ser­vi­cio, lo que él lla­ma­ba desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, de la cual nos be­ne­fi­cia­mos todos los que fui­mos sus alum­nos.

A su lle­ga­da a A Co­ru­ña pu­so en mar­cha un pro­gra­ma cien­tí­fi­co de in­ves­ti­ga­ción epi­de­mio­ló­gi­ca con po­cos me­dios y mu­cha ilu­sión. For­mó pa­ra ello el gru­po Bri­gan­tium con otros co­le­gas de Aten­ción Pri­ma­ria y el doc­tor Ja­vier Mu­ñiz. Con­si­guió trans­mi­tir su in­quie­tud cien­tí­fi­ca a los pro­fe­sio­na­les que fue­ron in­cor­po­rán­do­se al Ser­vi­cio de Car­dio­lo­gía y ac­tual­men­te sus in­di­ca­do­res en in­ves­ti­ga­ción clí­ni­ca si­túan al ser­vi­cio en­tre los me­jo­res del país.

Nos con­sue­la sa­ber que no fui­mos los úni­cos en ver bri­llar su luz, su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal y su va­lor so­cial fue­ron me­re­ci­da­men­te re­co­no­ci­dos des­de di­fe­ren­tes ám­bi­tos. En­tre otros, re­ci­bió la Me­da­lla de Oro de Ga­li­cia, la Me­da­lla de Oro y Bri­llan­tes del Co­le­gio de Mé­di­cos de A Co­ru­ña, el pre­mio Nóvoa Santos o la En­co­mien­da de la Or­den Ci­vil de Sa­ni­dad.

No po­de­mos evi­tar sen­tir el do­lor de la pér­di­da de un ami­go, un com­pa­ñe­ro, un je­fe, un maes­tro y un men­tor, pe­ro te­ne­mos muy vi­vos su ejem­plo y su en­se­ñan­za. Se­gui­mos cons­tru­yen­do el bar­co y Alfonso Cas­tro Bei­ras na­ve­ga con no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.