Cuan­do las bar­bas de Tsi­pras veas cor­tar...

Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

¿Có­mo era? Ah, sí, ya lo re­cuer­do: «El lí­der del pro­yec­to más ilu­sio­nan­te y re­no­va­dor del pro­gre­sis­mo eu­ro­peo fren­te a las sa­li­das an­ti­so­cia­les de la cri­sis eco­nó­mi­ca». Así de­fi­nía no ha­ce na­da a Ale­xis Tsi­pras la iz­quier­da ex­qui­si­ta, aquí re­pre­sen­ta­da so­bre to­do por Po­de­mos, IU, y la ex­tre­ma iz­quier­da na­cio­na­lis­ta. Esa ilu­sión, tan huér­fa­na de to­do fun­da­men­to como la que an­tes ha­bía asig­na­do idén­ti­co pa­pel a Ho­llan­de en Fran­cia y aho­ra se lo atri­bu­ye a Cos­ta en Por­tu­gal, se ha he­cho tri­zas con la mis­ma bru­ta­li­dad con que es­te vier­nes se en­fren­ta­ban en Gre­cia a pa­las­tra­zos los agri­cul­to­res, que pro­tes­ta­ban con­tra la subida de im­pues­tos decretada por el Go­bierno de Sy­ri­za, y la po­li­cía, que tra­ta­ba de evi­tar que to­ma­sen por la fuer­za el co­rres­pon­dien­te mi­nis­te­rio.

Y es que, como an­tes Ho­llan­de y muy pron­to Cos­ta (¡y si no, al tiem­po!), Tsi­pras ya no ja­lea a quie­nes an­tes sa­lían con él a la ca­lle a pro­tes­tar con­tra los re­cor­tes un día sí y otro tam­bién, sino que aho­ra de­ci­de los re­cor­tes y di­ri­ge a la po­li­cía que le zu­rra la ba­da­na a los que ha­cen lo que, prác­ti­ca­men­te an­tes de ayer, ha­cían él y su par­ti­do.

Pe­ro nues­tra iz­quier­da ex­qui­si­ta, que ha leí­do po­co a Bob­bio y mu­cho a Krug­man, na­da quie­re sa­ber de «las du­ras ré­pli­cas de la his­to­ria» de las que ha­bla­ba el gran fi­ló­so­fo ita­liano. La iz­quier­da ex­qui­si­ta nun­ca se equi­vo­ca y, por tan­to, el gi­ro de Sy­ri­za no es, se­gún ella, más que el fru­to de una de­mo­cra­cia tu­te­la­da por las im­po­si­cio­nes de la troi­ka y el Go­bierno de Ale­ma­nia.

Por tan­to, ni los re­cor­tes tie­nen que ver con la des­nu­da reali­dad de que los ban­cos que pres­tan el di­ne­ro a los paí­ses no son, ¡ay!, aso­cia­cio­nes be­né­fi­cas, ni tie­ne nin­gu­na re­le­van­cia el he­cho de que sin la UE Gre­cia es­ta­ría hoy en ban­ca­rro­ta y los grie­gos qui­zá ca­mi­nan­do ha­cia la hi­per­in­fla­ción de Ale­ma­nia du­ran­te la Re­pú­bli­ca de Wei­mar, cuan­do un pe­rió­di­co lle­gó a cos­tar ¡cin­co mi­llo­nes de mar­cos! (léa­se, so­bre esa tra­ge­dia, Cuan­do mue­re el di­ne­ro, el es­tre­me­ce­dor es­tu­dio de Adam Fer­gus­son). Sí, la iz­quier­da ex­qui­si­ta nun­ca se equi­vo­ca y, por tan­to, nun­ca apren­de.

Y así, des­co­no­cien­do la his­to­ria de su país y su par­ti­do en­tre 1982 y 1986 o en­tre el 2010 y el 2011, Pe­dro Sán­chez no quie­re en­te­rar­se de que, si lle­ga al Go­bierno —co­sa que so­lo po­drá ha­cer con el abra­zo del oso de Po­de­mos y de­más miem­bros del ca­ma­ro­te de los Her­ma­nos Marx—, se con­ver­ti­rá más pron­to que tar­de en el Tsi­pras es­pa­ñol. Pe­ro no en el que se ma­ni­fes­ta­ba en la pla­za Sin­tag­ma, sino en el que aho­ra or­de­na los re­cor­tes. Se­rá en­ton­ces cuan­do Pa­blo Igle­sias de­ja­rá ti­ra­do a Sán­chez como un tra­po (con la mis­ma tran­qui­li­dad con que ha ol­vi­da­do a su an­ti­guo amor he­leno), vol­ve­rá a acu­sar al PSOE de ser cas­ta y apro­ve­cha­rá la oca­sión pa­ra tra­tar de des­tro­zar­lo y con­ver­tir­lo en el Pasok.

Esa es, de he­cho, la es­tra­te­gia de Po­de­mos, que, si fi­nal­men­te lo hi­cie­ra, so­lo le da­ría a Sán­chez la pre­si­den­cia del Go­bierno pen­san­do en de­nun­ciar­lo se­gui­da­men­te por ha­ber in­cum­pli­do sus pro­me­sas. Tal es el jue­go. Aunque el país se va­ya, como con­se­cuen­cia de él, a ha­cer pu­ñe­tas.

no­mi­na­do La per­vi­ven­cia del fran­quis­mo en el ca­lle­je­ro ma­dri­le­ño. An­to­nio Or­tiz Ma­teos, de la Cá­te­dra de Me­mo­ria His­tó­ri­ca de la Com­plu­ten­se, apun­ta al es­cri­tor en su ín­di­ce por­que «co­la­bo­ró con di­ver­sas pu­bli­ca­cio­nes fa­lan­gis­tas, como Vér­ti­ce o Des­tino ». Ol­vi­da que tam­bién es­cri­bió en Era Azul, «guion de la Fa­lan­ge Es­pa­ño­la de las JONS en Or­ti­guei­ra», don­de pu­bli­có al­gu­nas de sus es­plén­di­das vi­das de santos mi­la­gre­ros, que hoy lee­mos con el asom­bro de que sor­tea­sen la vi­gi­lan­te cen­su­ra, ya que en ellos la fan­ta­sía y la reali­dad se en­tre­mez­clan sin ru­bor ni fron­te­ras cla­ras.

Al es­ta­llar la gue­rra ci­vil, Cun­quei­ro se afi­lió a la Fa­lan­ge, de la que fue ex­pul­sa­do en 1943 por un tur­bio asun­to de una com­pra de pa­pel. So­lo un año an­tes de que le re­ti­ra­sen el car­né de pren­sa por otro con­fu­so ne­go­cio en el que, se­gún el re­la­to mi­nu­cio­so de Xo­sé Luís Fran­co Gran­de, Cun­quei­ro co­bró por ade­lan­ta­do un di­ne­ro de la Em­ba­ja­da de Fran­cia pa­ra es­cri­bir unos tex­tos so­bre el Ca­mino de San­tia­go. Por su­pues­to, nun­ca en­tre­gó los artículos y an­te las pro­tes­tas de los di­plo­má­ti­cos, el pro­sis­ta fue de­pu­ra­do con gran alar­de ad­mi­nis­tra­ti­vo y ofi­cial: «Por ha­ber co­me­ti­do ac­tos in­dig­nos de su ca­li­dad pro­fe­sio­nal, ha

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.