«Sé que soy inocen­te. Ten­go que con­fiar en que el sis­te­ma fun­cio­ne y yo pue­da de­mos­trar­lo»

La Voz de Galicia (Ourense) - - España -

Vi­ve to­do el día bu­cean­do en­tre las mi­les de pá­gi­nas del su­ma­rio. Se pa­sa «es­tu­dian­do» esos fo­lios las po­cas ho­ras li­bres que le de­jan las ma­ra­to­nia­nas jor­na­das del jui­cio de Nóos en Pal­ma. Es­tá con­ven­ci­do de que en esos do­cu­men­tos es­ta­rá su sal­va­ción por­que, in­sis­te, él no hi­zo na­da ile­gal. Die­go To­rres (Mahón, 1965) ha­bla sin ta­pu­jos de su re­la­ción con Ur­dan­ga­rin («don Iña­ki», como a ve­ces se re­fie­re al ex­du­que) y ex­pli­ca con de­ta­lle que to­do lo que ha­cían en Nóos es­ta­ba vi­sa­do por la Ca­sa Real.

—La Fis­ca­lía le pi­de 16 años y me­dio de cár­cel. ¿Le da vér­ti­go?

—Sim­ple­men­te me pa­re­ce in­creí­ble que me pi­dan 16 años de cár­cel sa­bien­do que no hi­ci­mos na­da ile­gal y co­no­cien­do la reali­dad de los he­chos. Es una pe­ti­ción ab­so­lu­ta­men­te des­me­su­ra­da. Es­toy se­gu­ro de que si en es­te ca­so no es­tu­vie­ran las per­so­nas que es­tán in­vo­lu­cra­das to­do es­te asun­to se hu­bie­ra lle­va­do de ma­ne­ra muy dis­tin­ta.

—¿Cuál es aho­ra su si­tua­ción per­so­nal? ¿De qué vi­ve?

—Vi­vo del sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal que me ha li­be­ra­do el juez de mis cuen­tas pa­ra ha­cer fren­te a los gas­tos más in­me­dia­tos. No ten­go nin­gu­na ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal des­de que se ini­ció el ca­so en el 2011. En es­te tiem­po he es­cri­to un li­bro con la editorial Akal, La ver­dad del ca­so Nóos.

—Si vol­vie­ra tre­ce años atrás, ¿vol­ve­ría a asociarse con Iña­ki Ur­dan­ga­rin?

—No, de nin­gu­na ma­ne­ra. Otra co­sa es que en aquel mo­men­to me pa­re­ció muy ra­zo­na­ble.

—El fis­cal sos­tie­ne que us­ted se aso­ció con Ur­dan­ga­rin pa­ra apro­ve­char­se de su ima­gen. ¿Es cier­to?

—Eso es ab­so­lu­ta­men­te fal­so. Yo ve­nía tra­ba­jan­do en con­sul­to­ría to­da la vi­da. Nos uni­mos por­que Ur­dan­ga­rin sa­bía mu­cho de de­por­te y yo de es­tra­te­gia. La aso­cia­ción era muy ra­zo­na­ble. No era la pri­me­ra vez que ha­cía eso. Tres años atrás me ha­bía aso­cia­do con la Universitat Ober­ta de Ca­ta­lun­ya y de la mis­ma ma­ne­ra.

—¿Cuál es su ac­tual re­la­ción con Ur­dan­ga­rin?

—Nin­gu­na, des­de el 2008. Aho­ra en el jui­cio nos sen­ta­mos ca­da día uno al la­do de otro y te­ne­mos una re­la­ción cor­dial. Siem­pre he pen­sa­do que en el ca­so Nóos hay más co­sas que nos unen de las que nos se­pa­ran. Ha si­do una lás­ti­ma que Ur­dan­ga­rin y yo no ha­ya­mos co­la­bo­ra­do más en nues­tra de­fen­sa.

—¿Por qué no ha exis­ti­do esa co­la­bo­ra­ción?

—Al­gu­nas ac­tua­cio­nes de al­gu­nos le­tra­dos no lo han he­cho fá­cil.

—¿A qué se re­fie­re?

—Pre­fie­ro no ha­blar.

—Du­ran­te el jui­cio se le ha vis­to ha­blar ani­ma­da­men­te con su ex­so­cio. ¿Qué se cuen­tan?

—Los co­men­ta­rios son siem­pre re­la­ti­vos a la cau­sa. Na­da per­so­nal.

—¿Qué era el Ins­ti­tu­to Nóos?

—Era una aso­cia­ción de pro­fe­sio­na­les —Ur­dan­ga­rin y yo— vin­cu­la­dos al pa­tro­ci­nio, el me­ce­naz­go y la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. Lo crea­mos pa­ra rea­li­zar in­ves­ti­ga­cio­nes y pu­bli­car­las. A don Iña­ki se le re­co­men­dó que en lu­gar de tra­ba­jar so­lo en con­sul­to­ría se de­di­ca­ra a tra­ba­jos más ge­ne­ra­les.

—¿Nóos te­nía áni­mo de lu­cro?

—No. So­bre es­to ha ha­bi­do mu­cha con­fu­sión. El Ins­ti­tu­to Nóos no te­nía áni­mo de lu­cro, pe­ro tam­po­co éra­mos una oe­ne­gé de­di­ca­da a re­cau­dar di­ne­ro pa­ra cau­sas hu­ma­ni­ta­rias o so­cia­les. Era una aso­cia­ción que pre- ten­día ha­cer una ac­ti­vi­dad pú­bli­ca. Es­to no ex­clu­ye que en un mo­men­to da­do los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­já­ba­mos en Nóos pu­dié­ra­mos fac­tu­rar por nues­tros ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les al ins­ti­tu­to. Los pre­cios eran los de mer­ca­do y los tra­ba­jos se rea­li­za­ron. En Nóos no hay na­da de lo que aver­gon­zar­se. Fue to­do le­gal.

—¿Par­ti­ci­pa­ba la in­fan­ta Cris­ti­na en el día a día de Nóos?

—No. En el día a día, no. Ella es­ta­ba en la jun­ta di­rec­ti­va.

—¿Y des­de ese pues­to co­no­cía lo que se ha­cía en Nóos?

—Todos los miem­bros de la jun­ta di­rec­ti­va, in­clui­da la in­fan­ta, co­no­cían las ac­ti­vi­da­des de Nóos. Sa­bían que ha­cía­mos in­ves­ti­ga­cio­nes, que ha­bía­mos pues­to en mar­cha las cum­bres en Va­len­cia y Ba­lea­res.

—¿Su­per­vi­sa­ba la Ca­sa Real las ac­ti­vi­da­des del Ins­ti­tu­to Nóos?

—La Ca­sa Real su­per­vi­sa­ba to­do lo que ocu­rría en Nóos. Pa­ra ase­gu­rar­nos de que to­do lo que ha­cía­mos es­ta­ba bien he­cho y que nun­ca sal­pi­ca­se a la bue­na ima­gen de Zar­zue­la, Nóos era su­per­vi­sa­da a ni­ve­les de de­ta­lle im­pre­sio­nan­tes por la Ca­sa Real. Hay co­rreos que de­mues­tran que no ha­bía una so­la reunión que no se re­por­ta­ra a la Ca­sa Real, que la agen­da de con­tac­tos y reunio­nes era con­jun­ta en­tre el Ins­ti­tu­to Nóos y la Ca­sa Real, que se pa­sa­ban a su­per­vi­sión las pro­pues­tas a los clien­tes, los con­tra­tos... ab­so­lu­ta­men­te to­do. Ha­bía per­so­nas de la Ca­sa que es­ta­ban en per­ma­nen­te con­tac­to con per­so­nal del Ins­ti­tu­to Nóos. No es que fue­ra re­cri­mi­na­ble, so­lo es mues­tra de que nos pres­tá­ba­mos de muy buen gra­do a ser su­per­vi­sa­dos por la Ca­sa Real.

—¿Fa­ci­li­tó la Ca­sa Real que el Ins­ti­tu­to Nóos hi­cie­ra ne­go­cios con las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas?

—De nin­gu­na ma­ne­ra. Se se­pa­ra­ban es­tric­ta­men­te las ac­ti­vi­da­des de la Ca­sa y del Ins­ti­tu­to Nóos. La Ca­sa Real no in­ter­vino nun­ca en las ope­ra­cio­nes, so­lo las su­per­vi­sa­ba.

—¿Don Juan Car­los sa­bía lo que ha­cía su yerno en Nóos?

—Por su­pues­to que el rey Juan Car­los sa­bía lo que ha­cía Ur­dan­ga­rin en Nóos. Hay co­rreos in­cor­po­ra­dos a la cau­sa en los que se le in­for­ma de las ac­ti­vi­da­des de Nóos en el Va­len­cia Sum­mits. In­clu­so se le pi­de co­la­bo­ra­ción en al­gu­nos te­mas don­de sus re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les pue­den ha­cer más exi­to­so el con­gre­so. Y hay otros do­cu­men­tos que prue­ban que se in­for­ma­ba al rey de pro­yec­tos, reunio­nes...

—¿Ha te­ni­do pre­sio­nes de Zar­zue­la des­de que se ini­ció el pro­ce­so?

—Pre­fie­ro no dar de­ta­lles de las pre­sio­nes, pe­ro he re­ci­bi­do mu­chas y de mu­chos ti­pos. No di­ría que han si­do pre­sio­nes di­rec­tas de la Ca­sa Real, pe­ro in­di­rec­tas bas­tan­te im­por­tan­tes.

—¿Le han su­ge­ri­do en al­gún mo­men­to des­de la Ca­sa Real que es­te asun­to se lo de­bía de

en so­li­ta­rio?

—No, ofi­cial­men­te no. Aunque, in­sis­to, su­ge­ren­cias en esa lí­nea, de for­ma in­di­rec­ta, sí que han lle­ga­do.

—Ha­cien­da les acu­sa a Ur­dan­ga­rin y a us­ted de des­viar a sus bol­si­llos 3,9 mi­llo­nes de eu­ros de di­ne­ro pú­bli­co. ¿Fue así?

—No. Esos cálcu­los es­tán he­chos con fac­tu­ras in­com­ple­tas. No­so­tros per­di­mos 400.000 eu­ros con las cum­bres en Va­len­cia y Ba­lea­res. Die­go To­rres ase­gu­ra que nun­ca tu­vo la sen­sa­ción de que en Nóos se es­ta­ba ga­nan­do di­ne­ro fá­cil. La so­cie­dad con Ur­dan­ga­rin se rom­pió en el 2006 por­que «las no­ti­cias so­bre el Ins­ti­tu­to Nóos se­guían sien­do muy ne­ga­ti­vas y se lle­gó a la con­clu­sión de que don Iña­ki de­bía des­vin­cu­lar­se».

—¿Cree que ha ser­vi­do de al­go la es­tra­te­gia de ai­rear los co­rreos?

—Yo no ha­bla­ría de es­tra­te­gia. Con­si­de­ro que na­da de lo que se ha he­cho ha es­ta­do mal y ja­más en Nóos hu­bo la me­nor in­ten­ción de co­me­ter la mí­ni­ma irre­gu­la­ri­dad. Mi úni­co ob­je­ti­vo es ex­pli­car to­do con el ma­yor lu­jo de de­ta­lles a tra­vés de co­rreos, fa­xes y do­cu­men­tos que prue­ban lo que su­ce­dió en aque­lla épo­ca, que se se­pa lo que hi­zo ca­da per­so­na.

—¿No cree que im­pli­car a Ur­dan­ga­rin con esos co­rreos era im­pli­car­se tam­bién us­ted?

—Yo no im­pli­co a don Iña­ki Ur­dan­ga­rin. Cla­ro que hay co­rreos que de­mues­tran que Ur­dan­ga­rin par­ti­ci­pa­ba en la ges­tión dia­ria de Nóos, pe­ro es que en Nóos no ha­bía nin­gu­na irre­gu­la­ri­dad.

—Dos de sus cu­ña­dos han lle­ga­do a pac­tos pa­ra de­cla­rar con­tra us­ted. ¿Es una trai­ción?

—Yo no ha­bla­ría de trai­ción. Su­pon­go que hay gen­te que an­te la elec­ción de en­fren­tar­se a la po­si­bi­li­dad de una pe­na o re­co­no­cer cier­tas co­sas, aunque sean fal­sas, op­ta por lo se­gun­do.

—¿Y us­ted? ¿In­ten­ta­rá un pac­to?

—Yo no voy a en­trar nun­ca en la vía de los pac­tos por­que sé que ten­go la razón en es­te jui­cio. Soy inocen­te y ten­go las prue­bas. Es­toy tran­qui­lo por­que ten­go in­gen­te documentación que me res­pal­da y ja­más me van a pi­llar en una con­tra­dic­ción por­que he di­cho la ver­dad des­de el pri­mer mo­men­to. Es in­creí­ble la can­ti­dad de fal­se­da­des que he te­ni­do que es­cu­char por par­te de acu­sa­dos y tes­ti­gos.

—¿Hay al­go que re­co­noz­ca us­ted que no hi­zo bien en Nóos?

—Sien­to no ha­ber te­ni­do la pers­pi­ca­cia de ha­ber vis­to que no me con­ve­nía en ab­so­lu­to aso­ciar­me con Ur­dan­ga­rin, quien, aun sien­do un magnífico pro­fe­sio­nal, por sus vin­cu­la­cio­nes a la Ca­sa Real iba a crear to­da cla­se de sus­pi­ca­cias. En eso me equi­vo­qué.

—¿Se ve us­ted en la cár­cel?

—Sé que soy inocen­te. Ten­go que con­fiar en que el sis­te­ma fun­cio­ne y yo pue­da de­mos­trar­lo.

M. T. DÍEZ EFE

Die­go To­rres ase­gu­ra que todos los miem­bros de la jun­ta di­rec­ti­va, in­clui­da la in­fan­ta, co­no­cían las ac­ti­vi­da­des de Nóos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.