Ha­cia un fi­nal de par­ti­da

Miguel-An­xo Mu­ra­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

Un al­to el fue­go ra­ra­men­te es una op­ción neu­tra. Fa­vo­re­ce a un ban­do y per­ju­di­ca a otro. Ge­ne­ral­men­te, fa­vo­re­ce al que va per­dien­do. Ese es el sen­ti­do del al­to el fue­go en Si­ria pro­mo­vi­do en Mú­nich por las po­ten­cias: intentar, como sea, res­ca­tar lo que que­da de las mi­li­cias re­bel­des, des­ar­bo­la­das por la avia­ción ru­sa y aco­sa­das por el ejér­ci­to si­rio y sus alia­dos, la mi­li­cia li­ba­ne­sa Hez­bo­lá y los gru­pos cris­tia­nos, alauíes y kur­dos. Pre­ci­sa­men­te un dato im­por­tan­te de es­tos días, y que ha pa­sa­do al­go des­aper­ci­bi­do, es que las fuer­zas kur­das del YPG se han ido abier­ta­men­te del la­do del Go­bierno, tras va­rios años de man­te­ner una cier­ta am­bi­güe­dad. Aho­ra com­ba­ten en Ale­po co­do con co­do con las tro­pas de Asad con­tra los is­la­mis­tas.

¿Se man­ten­drá ese al­go el fue­go? En reali­dad, im­por­ta po­co, y esa es la cla­ve de la cues­tión: el al­to el fue­go pre­ten­de pro­te­ger a una fuer­za que ya no exis­te y que qui­zás no ha­ya exis­ti­do nun­ca como tal fuer­za de­ci­si­va: la de los «re­bel­des mo­de­ra­dos». Por eso los ru­sos no han te­ni­do nin­gún problema en fir­mar, e in­clu­so pro­mo­ver, la tre­gua de Mú­nich: por­que en el acuer­do se acla­ra que se per­mi­ten ac­cio­nes mi­li­ta­res ofen­si­vas con­tra los gru­pos con­si­de­ra­dos te­rro­ris­tas, el Es­ta­do Is­lá­mi­co y el Fren­te Al Nus­ra. Y esas dos or­ga­ni­za­cio­nes son real­men­te las úni­cas a las que Asad y sus alia­dos tie­nen que de­rro­tar pa­ra ga­nar la gue­rra.

Su ob­je­ti­vo in­me­dia­to, lo que que­da del Ale­po rebelde, es­tá pre­ci­sa­men­te en ma­nos de al Nus­ra. La si­guien­te es­ta­ción, Id­lib, es el bas­tión de es­ta fi­lial de Al Qai­da. Lue­go ven­dría De­raa, al sur, la ciu­dad fuer­te­men­te is­la­mis­ta en la que em­pe­zó la re­vuel­ta ha­ce cin­co años y que no fue tan pa­cí­fi­ca como a mu­chos les gus­ta ima­gi­nar. Tam­bién allí Al Nus­ra for­ma par­te del cóc­tel de mi­li­cias que com­ba­ten a Da­mas­co, con el in­só­li­to apo­yo de Is­rael, que los au­xi­lia des­de el Go­lán ocu­pa­do, al otro la­do de la fron­te­ra. Si la po­lí­ti­ca ha­ce ex­tra­ños com­pa­ñe­ros de ca­ma, la gue­rra ya no di­ga­mos.

En cuan­to al Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI), tam­bién ha co­men­za­do la ca­rre­ra por sus des­po­jos. Una bri­ga­da del ejér­ci­to si­rio se ha pues­to en mar­cha des­de Ale­po en di­rec­ción a Ra­qa, la ca­pi­tal ofi­cio­sa del Ca­li­fa­to. Su pri­mer ob­je­ti­vo es to­mar el ae­ro­puer­to mi­li­tar de Ta­ba­qah pa­ra po­der abas­te­cer ese fren­te. Es­to es lo que ex­pli­ca que Tur­quía y Ara­bia Sau­dí, que han mos­tra­do tan po­co in­te­rés en lu­char con­tra el EI, se apre­su­ren aho­ra a de­cir que man­da­rán tro­pas te­rres­tres pa­ra in­va­dir­lo. Se tra­ta­ría de ga­nar­le a Asad por la mano y usar el te­rri­to­rio del Ca­li­fa­to como mo­ne­da de cam­bio en una ne­go­cia­ción. Tur­quía pien­sa que, de pa­so, po­dría ade­más neu­tra­li­zar a los kur­dos. De mo­men­to, na­die se to­ma de­ma­sia­do en se­rio es­tos pla­nes de in­va­sión, pe­ro Riad y An­ka­ra han he­cho tan­tos dis­pa­ra­tes úl­ti­ma­men­te que no hay que des­car­tar que in­cu­rran en una te­me­ri­dad así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.