Ja­rro de agua fría de Valls a Mer­kel por la nue­va pro­pues­ta de re­par­to de re­fu­gia­dos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - PATRICIA BAELO

La cum­bre eu­ro­pea del jue­ves y vier­nes en Bru­se­las se per­fi­la com­pli­ca­da pa­ra la can­ci­ller ale­ma­na. So­bre to­do, des­pués de que el pri­mer mi­nis­tro ga­lo di­je­ra ayer que su país no va a aco­ger más de­man­dan­tes de asi­lo. «Fran­cia se com­pro­me­tió a re­ci­bir 30.000 re­fu­gia­dos. Estamos dis­pues­tos a eso, no a más», afir­mó la ofi­ci­na de Ma­nuel Valls du­ran­te la Con­fe­ren­cia de Se­gu­ri­dad de Mú­nich. Con es­tas de­cla­ra­cio­nes, Pa­rís, el so­cio eu­ro­peo más im­por­tan­te de Ber­lín, re­cha­za de pleno el sis­te­ma de dis­tri­bu­ción que pro­pu­so An­ge­la Mer­kel pa­ra re­par­tir a 160.000 re­fu­gia­dos si­rios lle­ga­dos a Tur­quía en­tre dis­tin­tos paí­ses de la UE, a cam­bio de que An­ka­ra blin­de su fron­te­ra y ayu­de a fre­nar el flu­jo de lle­ga­das al con­ti­nen­te.

«Ade­más, Eu­ro­pa de­be en­viar un men­sa­je cla­ro: No po­de­mos aco­ger­los a todos», sen­ten­ció Valls. Pa­la­bras que han ser­vi­do pa­ra que la CSU bá­va­ra, el ala más con­ser­va­do­ra del Go­bierno ale­mán, se sien­ta re­afir­ma­da en la ne­ce­si­dad de fi­jar un lí­mi­te de aco­gi­das. «La re­ti­ra­da de Fran­cia su­po­ne el fra­ca­so de­fi­ni­ti­vo de la so­lu­ción eu­ro­pea a la cri­sis de los re­fu­gia­dos», ex­pli­có Hans Mi­chel­bach, por­ta­voz del gru­po par­la­men­ta­rio en el Bun­des­tag.

Quie­nes tam­bién pa­re­cen de­ci­di­dos a desafiar a An­ge­la Mer­kel son los paí­ses de Eu­ro­pa del Es­te. El de­no­mi­na­do gru­po de Vi­se­gra­do, for­ma­do por Hun­gría, Po­lo­nia, Re­pú­bli­ca Che­ca y Es­lo­va­quia, de­ba­ti­rá el lu­nes có­mo ce­rrar la fron­te­ra de Ma­ce­do­nia y ter­mi­nar así con la «ru­ta de los Bal­ca­nes», por don­de se des­pla­zan a dia­rio mi­les de re­fu­gia­dos que en­tran a Eu­ro­pa por Gre­cia. «Mien­tras fal­te una es­tra­te­gia co­mún eu­ro­pea, es le­gí­ti­mo que los paí­ses pro­te- jan sus fron­te­ras», de­fen­dió ayer en una en­tre­vis­ta con Der Spie­gel el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res es­lo­va­co, Mi­ros­lav Laj­cák. Una opi­nión que com­par­ten Croa­cia, Eslovenia y has­ta Aus­tria, que ha ofre­ci­do a Ma­ce­do­nia po­li­cías, tec­no­lo­gía «e in­clu­so sol­da­dos, si ha­cen fal­ta».

Es­te ti­po de arre­ba­tos preo­cu­pan ca­da vez más a la gran coa­li­ción. Ayer, el vi­ce­can­ci­ller, Sig­mar Ga­briel, y el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Frank-Wal­ter Stein­meier, em­ba­ja­do­res de los so­cial­de­mó­cra­tas ale­ma­nes, en­via­ron una carta a sus co­rre­li­gio­na­rios europeos pi­dién­do­les que apues­ten por la so­li­da­ri­dad y fre­nen el avan­ce de las for­ma­cio­nes po­pu­lis­tas y na­cio­na­lis­tas, an­te el pe­li­gro de una rup­tu­ra de la UE. «La ex­clu­sión for­mal de un país miem­bro del es­pa­cio Schen­gen o su mar­gi­na­ción de fac­to son so­lu­cio­nes apa­ren­tes que con­ta­mi­nan el de­ba­te eu­ro­peo», re­za la mi­si­va.

MI­CHAEL KAPPELER EFE

El ar­tis­ta chino Ai Wei­wei ideó una ins­ta­la­ción en el Kon­zert­haus de Ber­lín con mi­les de cha­le­cos sal­va­vi­das pa­ra re­cor­dar a los re­fu­gia­dos en la Ber­li­na­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.