«En Eras­mus, ca­da uno apren­de en la mis­ma me­di­da que tie­ne que en­se­ñar»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad -

Cuan­do a fi­nes de los años 50 la Uni­ver­si­dad de Ro­ma se ne­gó a re­co­no­cer el más­ter en Le­yes que So­fia Co­rra­di ha­bía ob­te­ni­do en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia gra­cias a una be­ca Ful­bright, y la obli­gó a exa­mi­nar­se de las tres asig­na­tu­ras que to­da­vía le fal­ta­ban pa­ra la li­cen­cia­tu­ra, em­pe­zó a co­brar vi­da el pro­yec­to edu­ca­ti­vo más im­por­tan­te de Eu­ro­pa, el Pro­gra­ma Eras­mus. Des­de que en 1987 se pu­so en mar­cha, dos mi­llo­nes de jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios europeos han in­ter­cam­bia­do ex­pe­rien­cias más allá de las fron­te­ras de sus paí­ses, crean­do una ge­ne­ra­ción abier­ta y eu­ro­peís­ta que ha es­ta­ble­ci­do re­la­cio­nes de amistad, de ca­ma­ra­de­ría y tam­bién de amor. Fue gra­cias a Mam­ma Eras­mus, la sim­pá­ti­ca y ba­ta­lla­do­ra pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria So­fia Co­rra­di, que du­ran­te 18 años fue lla­man­do a las puer­tas de rec­to­res y mi­nis­tros pa­ra con­se­guir su sue­ño. Una lu­cha que aho­ra le ha si­do re­co­no­ci­da con el pre­mio Eu­ro­peo Car­los V, que le se­rá en­tre­ga­do en ma­yo en el Real Mo­nas­te­rio de Yus­te (Cá­ce­res).

Du­ran­te años So­fia Co­rra­di ha si­do pro­fe­so­ra de Edu­ca­ción de Adul­tos en la Fa­cul­tad de Cien­cias de la For­ma­ción en la Uni­ver­si­dad de Ro­ma. An­tes ha­bía tra­ba­ja­do en la ONU y co­la­bo­ra­do con la Aca­de­mia de De­re­cho In­ter­na­cio­nal de La Ha­ya y la Lon­don School of Eco­no­mics. En su país, Ita­lia, ha si­do con­se­je­ra de la Con­fe­ren­cia de Rec­to­res.

—¿Cuá­les fue­ron sus pri­me­ros pa­sos has­ta lle­gar al pro­gra­ma Eras­mus?

—Mi ba­ta­lla em­pe­zó en 1969 con una re­la­ción ti­tu­la­da Equi­va­len­cia de años de es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios rea­li­za­dos por es­tu­dian­tes ita­lia­nos en uni­ver­si­da­des ex­tran­je­ras, que pre­pa­ré tras la cuarta asam­blea de rec­to­res europeos ce­le­bra­da en Ginebra en sep­tiem­bre de 1969. Du­ran­te los años 70 y 80 se ce­le­bra­ron una se­rie de reunio­nes bi­la­te­ra­les en­tre rec­to­res ita­lia­nos y ale­ma­nes de una par­te, e ita­lia­nos y fran­ce­ses de otra, pa­ra po­ner de acuer­do los pla­nes de es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios de es­tos paí­ses. Es­te fue el ger­men del pro­gra­ma Eras­mus, que en reali­dad es el acró­ni­mo de Eu­ro­pean Re­gion Ac­tion Sche­me for the Mo­bi­lity of Uni­ver­sity Stu­dents [al­go así como Pro­gra­ma pa­ra la Mo­vi­li­dad de Es­tu­dian­tes Uni­ver­si­ta­rios en la Re­gión Eu­ro­pea, y por su­pues­to el ape­lli­do del hu­ma­nis­ta ho­lan­dés].

—Un ca­mino que no ha si­do fá­cil. ¿Dón­de en­con­tró más opo­si­ción al pro­yec­to?

—En aque­lla épo­ca eran po­cas las fa­mi­lias que po­dían per­mi­tir­se te­ner a sus hi­jos es­tu­dian­do un año de más, que era el que ne­ce­si­ta­ban si se iban du­ran­te un tiem­po a com­ple­tar es­tu­dios en el ex­tran­je­ro. Ob­te­ner el re­co­no­ci­mien­to au­to­má­ti­co de es­tos es­tu­dios fue el pri­mer obs­tácu­lo, so­bre to­do por par­te de la bu­ro­cra­cia de mi país, Ita­lia, que se opo­nía a ello. En­con­tré más fa­ci­li­dad en­tre los rec­to­res, y en­ton­ces pen­sé que to­do iba a ser más sen­ci­llo. Es­ta aven­tu­ra la cuen­to en el li­bro Eras­mus ed Eras­mus Plus. La mo­vi­li­tá in­ter­na­cio­na­le de­gli stu­den­ti uni­ver­si­ta­ri [ Eras­mus y Eras­mus Plus. La mo­vi­li­dad in­ter­na­cio­nal de los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios] que se pue­de des­car­gar gra­tis en In­ter­net tam­bién en in­glés [www.li­fe­long.it].

—Y aho­ra, ca­si 30 años de su pues­ta en mar­cha, ¿qué va­lo­ra­ción pue­de ha­cer del desa­rro­llo

del pro­gra­ma Eras­mus?

—La va­lo­ra­ción es muy po­si­ti­va. Las ven­ta­jas son cla­ras y no so­lo pa­ra los es­tu­dian­tes, que ya se han au­to-se­lec­cio­na­do des­de el mo­men­to que han de­ci­di­do par­ti­ci­par en el Pro­gra­ma Eras­mus. Los que par­ti­ci­pan ad­quie­ren un ma­yor ni­vel cul­tu­ral, ya que de­ben co­no­cer un am­bien­te nue­vo y adap­tar­se a él. El es­tu­dian­te ve que en el con­tac­to en­tre di­ver­sas cul­tu­ras ca­da uno tie­ne que apren­der en la mis­ma me­di­da que tie­ne que en­se­ñar. Ade­más, cuan­do lle­gan al mer­ca­do de tra­ba­jo es­tos jó­ve­nes son los pre­fe­ri­dos de las gran­des com­pa­ñías, que con­si­de­ran que tie­nen más cu­rio­si­dad y son gen­te abier­ta. Es­te pro­gra­ma es el pri­mer ejem­plo de la his­to­ria de crear una edu­ca­ción pa­ra la com­pren­sión trans­cul­tu­ral y pa­ra la paz. Na­tu­ral­men­te el ob­je­ti­vo pri­mor­dial es el de la in­te­gra­ción eu­ro­pea, pe­ro se crea tam­bién un efec­to po­si­ti­vo en re­la­ción con las cul­tu­ras ex­tra­eu­ro­peas.

—¿Qué le han con­ta­do los tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos a lo lar­go de es­tos años?

—Es­ta es la par­te más bo­ni­ta de mi tra­ba­jo. He se­gui­do el pro­gra­ma tan­to en su fa­se de ex­pe­ri­men­ta­ción como des­pués, a tra­vés de en­tre­vis­tas a los par­ti­ci­pan­tes, en las que han di­cho co- sas ma­ra­vi­llo­sas del Eras­mus: «Desa­rro­lla la crea­ti­vi­dad», «im­pri­me en el al­ma sen­ti­mien­tos in­de­le­bles de fra­ter­ni­dad hu­ma­na», «se apren­de a sin­to­ni­zar con la fre­cuen­cia de otros», et­cé­te­ra. Ade­más, los es­tu­dian­tes han es­ta­ble­ci­do una re­la­ción es­tre­cha con la ciu­dad de la uni­ver­si­dad a la que via­ja­ron y han he­cho nue­vos ami­gos. En el Eras­mus se apren­de a pe­dir ayu­da y a ob­te­ner­la.

—Du­ran­te los años peo­res de la cri­sis eu­ro­pea al­gu­nos paí­ses ame­na­za­ron con re­cor­tar sus fon­dos. ¿Eras­mus tie­ne los días con­ta­dos?

—No, en ab­so­lu­to. En enero del 2014 se pu­so en mar­cha el Pro­gra­ma Eras­mus Plus con un pre­su­pues­to que ha au­men­ta­do un 45 %, y que su­po­ne pa­ra el sep­te­nio 2014-2020 una in­ver­sión de 15.000 mi­llo­nes de eu­ros. Una su­ma enor­me a la que se unen otras ayu­das di­rec­tas o in­di­rec­tas, de ca­da Es­ta­do, de en­tes re­gio­na­les... Ade­más, el cam­po de ope­ra­ti­vi­dad se alar­ga a otros paí­ses fue­ra de la Unión Eu­ro­pea como el sur del Me­di­te­rrá­neo o La­ti­noa­mé­ri­ca. Tam­bién se am­plía la ac­tua­ción a ám­bi­tos no uni­ver­si­ta­rios, como pue­den ser in­ter­cam­bios en­tre aso­cia­cio­nes de vo­lun­ta­rios, de pro­fe­so­res, de em­pre­sa­rios, de agri­cul­to­res...

—¿Cuál se­rá el pa­pel de las uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las en Eras­mus Plus?

—Ten­drán un pa­pel muy im­por­tan­te, ya que pue­den ha­cer de guía pa­ra or­ga­ni­zar los in­ter­cam­bios con La­ti­noa­mé­ri­ca, po­nien­do su ex­pe­rien­cia a dis­po­si­ción de las uni­ver­si­da­des de es­tos paí­ses. Hay que ir a Ar­gen­ti­na, a Pe­rú, a Mé­xi­co y ex­pli­car­les qué es el Eras­mus pa­ra con­se­guir que los in­ter­cam­bios de es­tu­dian­tes sean al­go nor­mal. Us­te­des tie­nen la for­tu­na de un idio­ma co­mún, y es­to hay que apro­ve­char­lo. Por ejem­plo, un es­tu­dian­te es­pa­ñol que va a Bo­li­via y pue­de ha­blar sin pro­ble­mas con el pro­fe­sor ya es una gran ven­ta­ja. Una de las co­sas que me ha­ce fe­liz de es­te pre­mio es que es­pe­ro ayu­de a la di­fu­sión del pro­gra­ma Eras­mus Plus en His­pa­noa­mé­ri­ca.

—¿Qué con­se­jo le da­ría a un jo­ven uni­ver­si­ta­rio que es­tá pen­san­do en ha­cer un Eras­mus?

—Que se apun­te al pro­gra­ma, ya que no es ver­dad que hay que te­ner bue­nas no­tas pa­ra po­der par­ti­ci­par. El 40 % de los que lo so­li­ci­tan, re­nun­cian a él y de­jan li­bres las pla­zas. Si uno in­sis­te, con­si­gue la be­ca. Es­te es el pe­río­do en que se abren las inscripciones y le di­ría que prue­be y ¡que in­sis­ta!

Co­rra­di lu­chó por el Eras­mus des­de 1969 has­ta que lo con­si­guió, en el 87.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.