Es­cán­da­lo en la cu­na de los No­bel

Di­mi­ten el rec­tor del Ins­ti­tu­to Ka­ro­lins­ka de Es­to­col­mo y el se­cre­ta­rio del co­mi­té del pre­mio de Me­di­ci­na por apo­yar a un ci­ru­jano al que se le mu­rie­ron va­rios pa­cien­tes

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - A. L. C.

El pres­ti­gio­so Ins­ti­tu­to Ka­ro­lins­ka de Es­to­col­mo anun­ció ayer la di­mi­sión de su rec­tor, An­ders Hams­ten, por el ca­so de un con­tro­ver­ti­do ci­ru­jano ita­liano ads­cri­to al cen­tro, acu­sa­do de prác­ti­cas frau­du­len­tas. El ca­so, que ha ge­ne­ra­do crí­ti­cas en la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca sueca, ha­bía pro­vo­ca­do el lu­nes la re­nun­cia de Ur­ban Len­dahl, se­cre­ta­rio del co­mi­té del No­bel de Me­di­ci­na y de la asam­blea que eli­ge el pre­mio, ade­más de miem­bro de la Fun­da­ción No­bel.

El Ka­ro­lins­ka no eli­ge a los ga­na­do­res del pre­mio, pe­ro sí lo ha­ce una asam­blea for­ma­da por 50 in­ves­ti­ga­do­res vin­cu­la­dos al ins­ti­tu­to, y el fa­llo se ha­ce pú­bli­co en el sa­lón de ac­tos del cen­tro.

Hams­ten, que ha­bía re­co­men­da­do la con­tra­ta­ción en el 2010 del ita­liano Pao­lo Mac­chia­ri­ni, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na re­ge­ne­ra­ti­va, or­de­nó ce­rrar ha­ce un año una in­ves­ti­ga­ción con­tra él por fal­si­fi­car da­tos en artículos cien­tí­fi­cos, pe­se al dic­ta­men con- tra­rio de un ex­per­to, y le re­no­vó su con­tra­to has­ta fi­na­les del 2016.

Mac­chia­ri­ni, que di­ri­gió el pri­mer tras­plan­te de trá­quea del mundo en el Hospital Clí­ni­co de Bar­ce­lo­na en no­viem­bre del 2008, reali­zó des­de el 2011 va­rios implantes de trá­quea sin­té­ti­ca tra­ba­jan­do pa­ra el Ka­ro­lins­ka, y lue­go en Es­ta­dos Uni­dos y en Ru­sia, aunque de­tu­vo las ope­ra­cio­nes por la muer­te de va­rios de los pa­cien­tes in­ter­ve­ni­dos.

Su ca­so re­vi­vió ha­ce unas se­ma­nas, cuan­do la te­le­vi­sión pú­bli­ca sueca SVT re­ve­ló va­rias de­fi­cien­cias gra­ves en su tra­ba­jo. Las crí­ti­cas pro­vo­ca­ron ha­ce una semana que el Ka­ro­lins­ka abrie­ra una nue­va in­ves­ti­ga­ción ex­ter­na y anun­cia­ra que no re­no­va­ría el con­tra­to a Mac­chia­ri­ni.

«Con mo­ti­vo de la crí­ti­ca ori­gi­na­da por el ca­so Mac­chia­ri­ni he lle­ga­do a la con­clu­sión de que se­rá di­fí­cil pa­ra mí ejer­cer de rec­tor con cre­di­bi­li­dad y fuer­za. Por eso pongo mi car­go a dis­po­si­ción», afir­mó Hams­ten en un ar­tícu­lo di­fun­di­do ayer por el pe­rió­di­co Da­gens Ny­he­ter, el prin­ci­pal ro­ta­ti­vo sue­co.

Hams­ten ad­mi­tió, en alu­sión a las nue­vas in­for­ma­cio­nes, que ce­rrar la in­ves­ti­ga­ción ha­ce un año ha­bía si­do «muy pro­ba­ble­men­te» erró­neo y que la con­fian­za en el Ka­ro­lins­ka se ha­bía vis­to de­te­rio­ra­da.

La di­rec­ción del cen­tro agra- de­ció la la­bor de Hams­ten, en el pues­to des­de el 2013, y anun­ció la reaper­tu­ra de esa in­ves­ti­ga­ción, que trans­cu­rri­rá pa­ra­le­la a otra en­car­ga­da a un gru­po ex­terno.

«El Ka­ro­lins­ka ha re­ci­bi­do en los úl­ti­mos días nue­vas in­for­ma­cio­nes que dan una ima­gen dis­tin­ta del tiem­po pos­te­rior a la ope­ra­ción en Is­lan­dia del pri­mer pa­cien­te, cu­yo ca­so es la ba­se de al­gu­nos de los artículos de Mac­chia­ri­ni», di­ce un co­mu­ni­ca­do.

Frau­de con ra­tas

La di­rec­ción del cen­tro ha re­ci­bi­do ade­más una nue­va de­nun­cia de frau­de en dos de los es­tu­dios del ci­ru­jano con ra­tas que sir­vie­ron de ba­se pa­ra sus artículos y que in­clu­yen «sos­pe­chas cla­ras».

Las crí­ti­cas al Ka­ro­lins­ka han es­ta­do en­ca­be­za­das por el pro­fe­sor Ar­vid Carls­son, ga­na­dor del No­bel de Me­di­ci­na en el año 2000, quien ha­bía pe­di­do la di­mi­sión de to­da su di­rec­ción y de­nun­cia­do un «es­cán­da­lo sin igual» que ha­bía da­ña­do su repu­tación y la del pre­mio. El ex­pe­ri­men­to fue bre­ve, pe­ro los 102 se­gun­dos que du­ró son su­fi­cien­tes pa­ra con­ver­tir a un equi­po de cien­tí­fi­cos chi­nos en los au­to­res del sol ar­ti­fi­cial más du­ra­de­ro. El Ins­ti­tu­to de Cien­cia Fí­si­ca de He­fei reali­zó el pa­sa­do 28 de enero es­te ex­pe­ri­men­to, un gran avan­ce ha­cia uno de los re­tos del si­glo XXI: imi­tar a las estrellas y con­se­guir que la fu­sión nu­clear sea una fuen­te de ener­gía via­ble.

Uti­li­zan­do el reac­tor de fu­sión ter­mo­nu­clear EAST, los in­ves­ti­ga­do­res ele­va­ron la tem­pe­ra­tu­ra del hi­dró­geno has­ta los 50 mi­llo­nes de gra­dos cel­sius, tri­pli­can­do la del nú­cleo del Sol. Tras ese au­men­to tér­mi­co, el hi­dró­geno pa­só de gas a plas­ma, el cuar­to es­ta­do de la ma­te­ria.

Un equi­po del Ins­ti­tu­to Max Planck ale­mán al­can­zó los 80 mi­llo­nes de gra­dos en una prue­ba si­mi­lar, pe­ro ape­nas lo­gró man­te­ner el sol ar­ti­fi­cial una frac­ción de se­gun­do.

An­ders Hams­ten era rec­tor del pres­ti­gio­so Ins­ti­tu­to Ka­ro­lins­ka.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.