«Ar­coLis­boa se­rá una re­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura -

Do­ta­do de un ojo clí­ni­co pa­ra des­cu­brir nue­vos ta­len­tos del ar­te con­tem­po­rá­neo, Pe­dro Ce­ra (Lis­boa, 1966) es uno de los más im­por­tan­tes ga­le­ris­tas por­tu­gue­ses. En 1998 de­jó su pro­me­te­do­ra ca­rre­ra de abo­ga­do pa­ra abrir una pe­que­ña ga­le­ría, jun­to a la es­ta­ción de Santa Apo­lo­nia de la ca­pi­tal lusa, que cambió des­pués por el ac­tual lo­cal en el bohe­mio Cam­po de Ou­ri­que, don­de re­ci­be a La Voz. Es­tá casado con la pon­te­ve­dre­sa Mer­ce­des Cos­ta, su mano de­re­cha, quien le con­ta­gió el amor por Ga­li­cia. Es miem­bro del co­mi­té de Arco­Ma­drid y uno de los ar­tí­fi­ces de Ar­coLis­boa, que se inau­gu­ra­rá en ma­yo. Se con­fie­sa sa­tis­fe­cho por «el gran mo­men­to que atra­vie­sa Por­tu­gal en el ám­bi­to del ar­te, y a pe­sar de su di­men­sión», y cree que «Ar­coLis­boa se­rá una re­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal».

—¿Por qué se ha es­co­gi­do Lis­boa pa­ra el pri­mer desembarco in­ter­na­cio­nal de Ar­co?

—Yo creo que Lis­boa te­nía esa ne­ce­si­dad y así se lo he­mos he­cho sa­ber al di­rec­tor de Ar­co, Car­los Urroz. Aunque pa­ra ellos no era tan ur­gen­te como pa­ra no­so­tros. Por­tu­gal an­sia­ba una fe­ria in­ter­na­cio­nal con to­do el pres­ti­gio y pro­fe­sio­na­li­dad que apor­ta Arco­Ma­drid. Es la en­ti­dad que co­no­ce­mos me­jor. Lle­vo en su co­mi­té va­rios años. Por eso se ha pro­du­ci­do el ma­tri­mo­nio ló­gi­co. Ade­más, hay otras tres ra­zo­nes: las ex­ce­len­tes re­la­cio­nes en­tre los dos paí­ses, la cer­ca­nía en­tre Ma­drid y Lis­boa, y la fa­ci­li­dad que les he­mos da­do [ri­sas] pa­ra des­em­bar­car aquí.

—¿Dón­de y cuán­do se ce­le­bra­rá la pri­me­ra edi­ción de Ar­coLis­boa?

—Se inau­gu­ra­rá el 26 de ma­yo y se clau­su­ra­rá tres días des­pués. El lu­gar es­co­gi­do es un es­pa­cio úni­co, be­llí­si­mo, del si­glo XVIII, la an­ti­gua fá­bri­ca de la Cor­doa­ria Na­cio­nal. En prin­ci­pio, par­ti­ci­pa­re­mos en­tre 40 y 45 ga­le­rías. Aunque el nú­me­ro fi­nal lo de­ci­di­rá el co­mi­té de se­lec­ción que ma­ne­ja unos re­qui­si­tos muy exi­gen­tes. A lo an­te­rior hay que aña­dir que la su­per­fi­cie del re­cin­to li­mi­ta el nú­me­ro, al con­tra­rio de lo que ocu­rre con los pa­be­llo­nes de Ifema en Ma­drid.

—¿Van a com­pe­tir Ma­drid y Lis­boa a par­tir de aho­ra?

—No. En ab­so­lu­to. Yo di­ría que se van a com­ple­men­tar sin com­pe­tir. Sus di­men­sio­nes y reali­da­des son muy di­fe­ren­tes. Aunque Ar­coLis­boa na­ce con una vo­ca­ción in­ter­na­cio­nal, tie­ne to­do por ha­cer pa­ra lle­gar a la ca­li­dad, pres­ti­gio y ni­vel de Arco­Ma­drid. Es­toy se­gu­ro de que nin­gún buen co­lec­cio­nis­ta por­tu­gués de­ja­rá de ir a Ma­drid aunque ten­ga en ma­yo la fe­ria de Lis­boa. A nues­tro ca­so me re­mi­to. Pe­dro Ce­ra, al igual que otras diez ga­le­rías por­tu­gue­sas, es­ta­rá pre­sen­te del 24 al 28 de fe­bre­ro en Ifema y tres me­ses des­pués en la Cor­doa­ria.

—¿Cuál es el cri­te­rio de se­lec­ción pa­ra es­ta pri­me­ra edi­ción?

—Muy exi­gen­te, por­que na­ce­mos con una cla­ra vo­ca­ción in­ter­na­cio­nal y tie­ne que pri­mar des­de el prin­ci­pio la ca­li­dad pa­ra po­der con­so­li­dar­nos po­co a po­co. Lo ideal se­ría que par­ti­ci­pá­ra­mos, ya es­te año, to­das las ga­le­rías por­tu­gue­sas y al­gu­nas de fue­ra. Aunque estamos li­mi­ta­dos por la su­per­fi­cie de la Cor­doa­ria.

—¿En qué fe­rias in­ter­na­cio­na­les par­ti­ci­pa Pe­dro Ce­ra, ade­más de Arco­Ma­drid y Ar­coLis­boa?

—Nues­tro ob­je­ti­vo es te­ner una gran pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal. Por ello par­ti­ci­pa­mos des­de ha­ce va­rios años en fe­rias tan im­por­tan­tes como Art Ba­sel, Art Ba­sel Hong Kong, SP Ar­te (São Pau­lo), Ar­tís­si­ma (Tu­rín) y Art Brus­sel (Bru­se­las), en­tre otras.

—¿Có­mo afec­ta la cri­sis al sec­tor? ¿Se no­ta ya un des­pun­te?

—Sí, nos ha afec­ta­do mu­cho, so­bre to­do des­de fi­na­les del 2008 has­ta 2014. El año pa­sa­do no­ta­mos una li­ge­ra me­jo­ría que con­ti­nua en el 2016, es­pe­re­mos que pa­ra que­dar­se. Por eso, con­fío en una pau­la­ti­na re­cu­pe­ra­ción del sec­tor.

—¿Con­si­de­ra su­fi­cien­te la pre­sen­cia por­tu­gue­sa en Arco­Ma­drid?

—Si va­lo­ra­mos la di­men­sión de Por­tu­gal, nues­tra pre­sen­cia es muy fuer­te. So­le­mos par­ti­ci­par en­tre diez y ca­tor­ce ga­le­rías. Es­te año, a las on­ce que es­ta­re­mos en Arco­Ma­drid, hay que aña­dir los in­ves­ti­ga­do­res, téc­ni­cos de pres­ti­gio y con­fe­ren­cian­tes lu­sos que par­ti­ci­pa­rán o di­ri­gi­rán los ci­clos y con­fe­ren­cias pro­gra­ma­dos.

—¿Ga­li­cia tie­ne bue­nas ga­le­rías?

—Por su­pues­to. Co­noz­co muy bien Ga­li­cia, adon­de voy a me­nu­do, y no tie­ne na­da que en­vi­diar, en lo que a co­lec­cio­nis­tas se re­fie­re, a otras re­gio­nes es­pa­ño­las. Me cues­ta dar nom­bres, por si me ol­vi­do de al­gu­na. Hay cua­tro muy in­tere­san­tes. En Vi­go me que­do con tres: la jo­ven PM8, Ad­hoc y Ba­ce­los, que, aunque ten­ga otra en Ma­drid, si­gue es­tan­do muy vin­cu­la­da a las co­rrien­tes con­tem­po­rá­neas ar­tís­ti­cas ga­lle­gas. En San­tia­go si­gue sor­pren­dién­do­me la ga­le­ría Trin­ta.

B. Í.

Ce­ra, po­san­do en su ga­le­ría lis­boe­ta an­te uno de los cua­dros del ar­tis­ta lu­so Dio­go Evan­ge­lis­ta, al que de­di­ca es­tos días una ex­po­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.