Isa­be­lle Hup­pert se agi­gan­ta en la ter­sa «L’Ave­nir», de Mia Han­sen-Lø­ve

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - JO­SÉ LUIS LO­SA

La fi­gu­ra de Isa­be­lle Hup­pert se va agi­gan­tan­do en el cur­so del tiem­po. En la me­di­da en que la otra gran da­ma del ci­ne fran­cés, Cat­he­ri­ne De­neu­ve, se va mar­chi­tan­do en un pé­si­mo oto­ño ac­to­ral —si bien es cier­to que diez años las se­pa­ran—, Hup­pert ges­tio­na su ma­du­rez con una sa­bi­du­ría crea­ti­va de la que da mues­tras en L’Ave­nir, don­de es hi­ja, ma­dre y por vez pri­me­ra abue­la. So­bre ella pi­vo­ta la nue­va pe­lí­cu­la de Mia Han­sen-Lø­ve, quien, tras el excurso de Edén, re­tor­na a su te­rri­to­rio pre­di­lec­to, el tor­tuo­so laberinto de la fa­mi­lia, de­trás del cual la di­rec­to­ra sue­le res­guar­dar el do­lor ( Le pe­ré de mes en- fants, Tout est par­don­né), aunque en L’Ave­nir to­do flu­ya con el da­ño muy mi­ti­ga­do. Es un pe­que­ño pro­di­gio (y di­ce mu­cho de la ter­su­ra y del rit­mo del ci­ne de Han­sen-Lø­ve) so­por­tar en ese co­ce­de­ro a fue­go len­to y claus­tro­fó­bi­co que es el Ber­li­na­le Pa­last una his­to­ria en don­de se ci­ta de ma­ne­ra pro­fu­sa a De­rri­da, Adorno, Scho­pen­hauer e tut­ti quian­ti sin que el so­por te do­ble el pul­so. El per­so­na­je de Hup­pert, y su ma­ri­do, que la aban­do­na des­pués de 30 años, son fi­ló­so­fos, como lo es el en­torno de com­pa­ñe­ros de via­je de es­ta pe­lí­cu­la que no tie­ne na­da de sen­ten­cio­sa. Es un tra­yec­to por el de­ve­nir de tres ge­ne­ra­cio­nes, con Hup­pert en­se­ño­rea­da del jue­go, re­par­tien­do ci­tas y emo­cio­nes, enamorando, de se­gu- ro, a Meryl Streep, quien tam­bién pa­sa­ba ca­lor, como pre­si­den­ta del ju­ra­do, en las bu­ta­cas. Pin­ta pre­mio pa­ra Hup­pert, que ya tie­ne su Oso (com­par­ti­do) por 8 mu­je­res.

La ita­lia­na Fuo­coam­ma­re per­te­ne­ce a ese las­tre de fes­ti­val com­pro­me­ti­do con que car­ga gus­to­sa­men­te la Ber­li­na­le. En ella, Gian­fran­co Ro­si do­cu­men­ta el desas­tre hu­ma­ni­ta­rio de las pla­yas de Lam­pe­du­sa. Pe­ro me mo­les­ta que las imá­ge­nes de los ca­dá­ve­res se en­tre­ve­ren con una his­to­rie­ta cos­tum­bris­ta, la de un ni­ño si­ci­liano re­sa­bia­do, con un ojo va­go, que quie­re ser una ale­go­ría de la ce­gue­ra de Eu­ro­pa an­te tan­to do­lor. Me atur­de es­cu­char car­ca­ja­das con el crío y so­lo mi­nu­tos des­pués to­par­me con los cuer­pos iner­tes de los in­mi­gran­tes afri­ca­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.