Vi­llar pi­de a la FIFA que ex­pul­se al fút­bol es­pa­ñol pa­ra que el CSD le de­je en paz

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - FER­NAN­DO HI­DAL­GO

A Ángel Ma­ría Vi­llar po­co le im­por­ta el fút­bol es­pa­ñol. Por lo me­nos, no tan­to como su car­go de pre­si­den­te. So­lo así se ex­pli­ca que, lo que era una ame­na­za, se ha­ya lle­va­do fi­nal­men­te a la prác­ti­ca. El pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol en­vió es­ta semana una carta a la FIFA en la que acu­sa­ba al Go­bierno de Es­pa­ña de in­je­ren­cias en la au­to­no­mía del or­ga­nis­mo rec­tor del ba­lom­pié es­pa­ñol. El es­cri­to po­dría re­su­mir­se en que Vi­llar acu­sa al eje­cu­ti­vo de ur­dir una tra­ma con el ob­je­ti­vo de in­ha­bi­li­tar­lo. Y que el CSD no tie­ne ca­pa­ci­dad le­gal pa­ra fis­ca­li­zar los mo­vi­mien­tos de di­ne­ro de la fe­de­ra­ción por­que la RFEF so­lo se so­me­te a la nor­ma­ti­va de la FIFA. Es de­cir, que las le­yes es­pa­ño­las no van con el fút­bol, que tie­ne sus pro­pias nor­mas.

Lo peor de la carta de Vi­llar es lo que no ex­pli­ci­ta. Ape­la a los artículos 13 y 17, los de las in­je­ren­cias gu­ber­na­men­ta­les. Una fal­ta que pa­ra la FIFA con­lle­va la sus­pen­sión de la fe­de­ra­ción del país de turno. Los es­ta­tu­tos del or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal, en los ci­ta­dos artículos, es­ta­ble­cen que los miem­bros de FIFA de­ben ad­mi­nis­trar sus asun­tos de for­ma in­de­pen­dien­te y ase­gu­rar­se de que no se pro­duz­ca nin­gu­na in­je­ren­cia por par­te de ter­ce­ros en sus asun­tos in­ter­nos.

To­do es­to vie­ne a cuen­to por la fis­ca­li­za­ción que des­de el Con­se­jo Su­pe­rior de Deportes se es­tá ha­cien­do de la ges­tión de Vi­llar. Es­ta fis­ca­li­za­ción se ha plas­ma­do en los úl­ti­mos días en la pe­ti­ción al Tri­bu­nal Ad­mi­nis­tra­ti­vo del De­por­te de que se in­coe un ex­pe­dien­te por las ayu­das irre­gu­la­res al Re­crea­ti­vo de Huel­va. Si el TAD coin­ci­de con el cri­te­rio del CSD, el di­ri­gen­te vasco po­dría ser in­ha­bi­li­ta­do, sien­do una po­si­ble con­se­cuen­cia que no pue­da pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes fe­de­ra­ti­vas.

Por ello, la es­tra­te­gia de Vi­llar es un «o yo, o na­die». Por­que la sus­pen­sión de la fe­de­ra­ción por par­te de la FIFA ten­dría gra­ves consecuencias, en­tre ellas la ex­pul­sión de la se­lec­ción es­pa­ño­la de la Eu­ro­co­pa y de Ma­drid, Atlé­ti­co y Ba­rça de la Cham­pions. ¿Pe­ro tie­ne po­si­bi­li­da­des Vi­llar de sa­lir­se con la su­ya? Los ex­per­tos co­no­ce­do­res del fun­cio­na­mien­to de la FIFA creen que la carta no ten­drá nin­gún efec­to prác­ti­co. Que la si­tua­ción de ines­ta­bi­li­dad ac­tual del or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal ha­rá que no se me­ta en se­me­jan­te char­co. En cuan­to al Go­bierno Es­pa­ñol, a di­fe­ren­cia de los tiem­pos de Lis­sa­vetzky, ya ha de­mos­tra­do que no se so­me­te a las ame­na­zas FIFA, tal y como su­ce­dió en ma­yo del pa­sa­do año. En­ton­ces, la FIFA ad­vir­tió al Go­bierno de que po­dría es­tar ata­can­do la au­to­no­mía de la fe­de­ra­ción y que ello po­dría aca­rrear la sus­pen­sión del fút­bol es­pa­ñol. Y el CSD en­vió una carta a la FIFA en la que res­pon­día que no acep­ta­ría nin­gún chan­ta­je y que no de­ja­ría de apli­car las le­yes es­pa­ño­las y de fis­ca­li­zar a la fe­de­ra­ción pa­ra que cum­plie­ra con las mis­mas.

AN­DRÉS CRIS­TAL­DO EFE

Vi­llar, en su úl­ti­ma pre­sen­cia en la Con­me­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.